10 cosas que hacer en Bilbao sí o sí

¿Ir al Museo Guggenheim? Eso es tan obvio como lo de qué color es el caballo blanco de Santiago. Pero si tienes la suerte de pasar por la capital bilbaína, aunque sea un sólo día, aprovecha ese tiempo. Hay muchas más cosas que hacer en Bilbao y que tu estancia sea aún más inolvidable. Debes tener en cuenta que en 2010 recibió el premio Lee Kuan Yew World City Prize, que es lo que el Premio Nobel al urbanismo (¡y sigue recibiendo cotizados galardones!). Y es que desde la década de los 90 ha experimentado un cambio radical hasta posicionarse como uno de los destinos turísticos más llamativos del mundo. Así que pavonéate de que has estado en Bilbao y cuenta que has hecho, cuanto menos, las siguientes actividades que te proponemos como imprescindibles.




 

01. Entrar al Museo Guggenheim.

Parecerá una perogrullada, pero ir a Bilbao y no entrar en el Museo Guggenheim es sacrilegio. Insistimos en esto porque también es cierto que muchos turistas se acercan sólo por fuera a hacerse la foto y se vuelven. Sabemos que la facha es trending, pero te va a sorprender mucho más por dentro. Como bien dijimos en nuestra guía sobre Turismo ‘express’ por País Vasco en 4 días: itinerario y consejos, su galería nos pareció más sorprendente que su museo ‘padre’ en Nueva York. Dispone de tres plantas de galerías, que incluso hay obras que se trasponen entre ellas. Aunque la más enorme e interactiva es la de la exposición permanente, en la planta baja. No decimos más salvo que no es apto para sensibleros…


02. Sacarte una foto con Puppy.

Obvio que dejarse asombrar por el Museo Guggenheim es algo que hacer en Bilbao sí o sí. Pero no te quedes sólo con la parte de la fachada más escamosa, mirando a la Ría de Bilbao. Date la vuelta y visita a Puppy, otra de las mascotas del museo. Se trata de una de las esculturas exteriores del centro, obra de Jeff Koons. No te asustes pese a su tamaño, de casi 12 metros y medio de altura. Este perro terrier es bastante manso y alegre. De hecho está revestido con 37.000 plantas, que se cambian dos veces al año conformen se van marchitando. Cada época tendrá tonalidades distintas. Así tienes más excusas para volver a un Bilbao diferente en cada visita.


03. Perderte por su casco histórico.

Deambular por el centro originario es una de las cosas imprescindibles que hacer en Bilbao. En el Casco Viejo se concentran sus templos más impresionantes: las iglesias de San Antón, Santos Juanes y San Nicolás, sin olvidar la Catedral de Santiago. También este lugar es conocido como el de las Siete Calles, ya que desde su origen hace más de 700 años permanecen siete calles. Hoy en día el número ha subido a 40. Aquí se concentran los comercios y restaurantes más señeros de la ciudad, donde suelen reunirse los txikiteros, cuadrillas que van de bar en bar bebiendo el vino típico, el txikito.


04. Hacer la ruta de los pintxos.

Y puestos a beber vino, también hay que pedir los más que tradicionales pintxos (lo que las tapas en el resto de España). Es raro que los bares bilbaínos estén vacíos, de forma que suelen encontrarse repletos de gente pidiendo en masa los peculiares pintxos. Los hay de todas las formas e ingredientes posibles, desde banderillas hasta milhojas. Zonas que se prestan a tan viciada actividad son el Ensanche, Indautxu o el Casco Viejo. Cuando visitamos Bilbao nos marcamos la ruta de los pintxos para elegir entre nosotros nuestro favorito. Personalmente me quedo con una muy sencilla y de las más populares, el pintxo Gilda (aceitunas, anchoas y piparras).


05. Seguir la Ría de Bilbao.

¿Recuerdas la letra Desde Santurce a Bilbao? Pues tú también puedes ser como aquella vendedora de sardinas, que iba por toda la orilla con la falda remangada. Aunque no hace falta que recorras tantas ciudades, sí recomendamos seguir la también conocida como Ría de Ibaizábal a su paso por Bilbao. Se extiende en 23 kilómetros hasta su desembocadura en el Mar Cantábrico. La ciudad serpentea a través de la Ría de Bilbao o del Nervión, por lo que a tu paso descubrirás distintas estampas de la ciudad, desde la más moderna hasta la más gótica. Durante el día incluso verás ese fenómeno que a nosotros nos encanta, muy propio de las rías, que igual que se llena al poco tiempo se vacía. Aunque muchos aconsejan también pasear durante el atardecer, donde los colores también se transforman.


06. Sentirte bilbaíno en el Mercado de La Ribera.

Uno de los puntos más típicos de la ciudad es su mercado tradicional. Tiene su origen en el siglo XVI, a un costado del Casco Viejo, donde la vida más fluía en aquel entonces. Si te acercas hoy te va a extrañar su antigüedad. Lo que vemos en la actualidad es la reconstrucción de hace pocos años, manteniendo el estilo art-decó de hace casi un siglo. Sin embargo sigue siendo el mercado cubierto más grande de Europa. Dispones de cerca de 10.000 metros cuadrados para cotillear por sus puestos, considerados los más completos y numerosos.


07. Descubrir el Teatro Arriaga.

En efecto no abandonamos la Ría de Bilbao, que como ves tiene de todo a su paso. También un teatro, el de Arriaga. Recibe su nombre del compositor Juan Crisóstomo de Arriaga, considerado el «Mozart» español. Con el tiempo el edificio, que fue inaugurado en 1890, ha sufrido importantes reveses. Desde incendios hasta inundaciones. No obstante acercarse y ver el esplendor del arte neoclásico en su fachada es algo que hacer en Bilbao sin excusas. Si decides entrar a ver una de sus obras programadas, también te impresionarán la disposición de algunos de sus palcos. Los hay desde los inspirados en el Orient Express para las autoridades, hasta los que no presentan ninguna decoración para guardar la discreción de las viudas que iban de público.


08. Ir de compras por la ‘Milla de Oro’.

Bilbao es una ciudad bastante versátil. No sólo es apta para los más curiosos y amantes de la historia y el arte. También va a encantar a quienes les fascine ir de compras. La ciudad dispone para este colectivo de la denominada ‘Milla de Oro’. No es más que la principal zona de tiendas de Bilbao, conformada por el triángulo que hacen las calles de Gran Vía, Marqués del Puerto y Rodríguez Arias. Es el corazón comercial incluso de toda la provincia, donde se encuentran las marcas más exclusivas: Michael Korrs, Hugo Boss, Tous… Y si es fin de mes y aún no has cobrado, por lo menos puedes darle un capricho a tus ojos.

 


 

09. Pasear por el Parque de doña Casilda.

Si aún tienes energías date un salto por el Parque de doña Casilda. Y si no las tienes, pues también. Aquí puedes recargar fuerzas. El Parque Casilda Iturrizar queda bautizado en tributo a su benefactora, que donó estos terrenos en el barrio de Abando. Hoy son 8,5 hectáreas dispuesto en un exquisito estilo inglés. Es el principal parque ajardinado de Bilbao, y darse una vuelta por él es algo que hacer en Bilbao indudablemente. Cuenta con diversas atracciones, desde el carrusel clásico a la fuente cibernética. También en su interior se halla el Museo de Bellas Arte de Bilbao o la Fuente de los Patos. Hay rincones para todos los gustos y edades.


10. Poner Bilbao a tus pies.

Qué mejor que terminar esta visita de turismo en Bilbao que verlo desde lo alto. Para ello tienes que tomar el funicular, que en sí ya es toda una aventura para quienes no estén acostumbrados a este medio de transporte (una experiencia doble que hacer en Bilbao). Sube desde el funicular hasta el Mirador de Artxanda. Desde su parque podrás divisar la ciudad en toda su extensión y si pillas un día totalmente despejado, incluso el Mar Cantábrico. Con la panorámica comprenderás por qué la llaman además la «ciudad agujero», pues se encuentra situada en medio de las cordilleras.

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.