La historia de Praga en 10 monumentos

Praga es uno de los principales destinos de turismo cultural en Europa. Poco importa la época en la que visites la ciudad, siempre encontrarás gente por todas partes. ¿Cuál es el motivo? Pues simplemente porque la historia de Praga es del máximo interés. La actual capital de República Checa también fue en el pasado la capital del (desaparecido) Sacro Imperio Romano-Germánico, lo que la convierte en una de las más monumentales de las ciudades de alrededor. Por otro lado conserva perfectamente su casco histórico.




Pero no sólo es una ciudad de pasado. Como cualquier urbe europea moderna también mira al futuro, construyendo nueva obra que demuestra su potencial. Los monumentos no son todos los que son, pero han sido elegidos para conocer un poco más sobre la historia de Praga y que veremos a continuación: 

  1. Castillo de Praga. En esta colina, fácil de defender, se localiza el castillo más grande del mundo. Construido durante el siglo XII con el fin de que en ella vivieran los reyes de Praga está formado por una serie de palacios, la Catedral de la ciudad, así como varios edificios para la corte y espacios culturales que convierte a esta zona en una ciudad en sí. Nosotros ya os hablamos en profundidad de ella en un anterior artículo. El castillo ha sufrido importantes reformas a lo largo del tiempo, siendo en un comienzo un conjunto de edificios románicos para luego ser sustituidos por otros de estilo gótico y barroco. Este es el origen de la historia de Praga como ciudad, pues gracias a ellas posteriormente se fue estableciendo un casco urbano alrededor que se veía fácilmente protegida por este palacio-fortaleza. Este fue el desencadenante para que posteriormente surgiera la ciudad vieja.
    El castillo de Praga es el verdadero «barrio fundacional» de la ciudad.

  2. Plaza de la Ciudad Vieja. Hoy esta es la plaza principal y destaca por ser el origen de la ciudad de Praga como tal (ya que el castillo es un espacio limitado). En él se fueron distribuyendo los edificios más destacados, como es el ayuntamiento (con su famoso reloj Astronómico, todo un ejemplo de la ingeniería) o la iglesia de Tyn. El estilo que está alrededor de esta zona es sobre todo de estilo gótico y barroco. Poco a poco y alrededor de esta plaza, va a ir surgiendo una gran ciudad que, sobre todo la Edad Media, adquirirá una gran importancia en la zona de Bohemia por el lugar en el que se encuentra.
    Una gran plaza con una gran historia.

  3. Barrio judío. La historia de Praga va más allá de la ciudad vieja y del castillo. Un ejemplo es el barrio judío, el antiguo gueto donde habitaba este pueblo desde la Edad Media. Por la altura de sus edificios y el de su cementerio no deja lugar a dudas. Uno de los principales problemas que sufrió este barrio fue el mismo que en el resto del resto de guetos de Europa: el hacinamiento. El barrio llegó un momento que quedó tan limitado en tamaño que la situación fue asfixiante. No pudieron salir de esta situación hasta mediados del siglo XIX, cuando se decidió tirar las murallas e integrar el Josefov en el resto de la ciudad. Es uno de los mejores ejemplos en Europa para ver en qué situación vivía el pueblo judío en las ciudades Europeas desde el Medievo hasta el siglo XIX.
    El cementerio del barrio judío nos permite ver la enorme cantidad de personas que fueron enterradas en él y que el barrio se les había quedado pequeño desde hacía tiempo.

  4. Ciudad Nueva. Aunque su nombre parece indicar que se trata de una zona moderna, en realidad fue edificada en el siglo XIV. Fue un proyecto de Carlos IV con el fin de ordenar la zona de la ciudad que fue construida en las afueras de la Praga medieval. Es por ello por lo que se decidió reestructurar este espacio. ¿El motivo? El recién nombrado emperador quería reorganizar la nueva capital del Sacro Imperio Romano-Germánico y convertirla en la ciudad moderna y monumental que debía ser. Este espacio rodeaba y reordenaba los límites exteriores del casto más antiguo.
    Magnífico barrio donde se mezcla el arte gótico, barroco y también algunos más modernos.

  5. Ópera Estatal de Praga. Se trata de un bello edificio del siglo XIX (terminado concretamente en 1888) y en un origen recibió el nombre de Nuevo Teatro Alemán. Este fue mandado a construir por el nutrido grupo de habitantes originarios de otros territorios del Imperio Austro-Húngaro y de origen germano que querían contar con un espacio cultural a los presentes en Viena. Este edificio es uno de los mejores edificios para recordarnos  la dominación del territorio por parte del Imperio Austro-Húngaro (que había cambiado la capital a Viena en 1556 cuando todavía era el Sacro Imperio) y cuyo fin tuvo lugar en 1918, momento en el que este imperio desapareció y surgió la primera república en Chequia.
    Hoy el teatro es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad y cambió su nombre de Nuevo Teatro Alemán a Ópera Estatal de Praga.

  6. Casa Municipal. Este edificio, que destaca por su diseño modernista (concretamente Art Nouveau) también nos permite conocer algo más sobre la historia de Praga. Este edificio es, además de pionero en los estilos de la vanguardia del siglo XX en la ciudad, un ejemplo de la visión optimista que existía a comienzos del siglo XX. Se trata de una instalación construida sobre la antigua residencia de los reyes checos y seminario religioso. Desde comienzos del siglo XX y hasta hoy en día es el epicentro de la cultura de la ciudad. Por otro lado fue en este mismo edificio donde se proclamó la primera república checoslovaca y fue clave para el fin del gobierno comunista.
    Un imponente edificio, tanto por su bello estilo Art Decó, como por su tamaño, como por la cantidad de actividades que se pueden hacer.

  7. Muro de John Lennon. Si has visto el Muro de Berlín este no te parecerá un lugar especialmente interesante. Sin embargo juega un papel muy importante en la historia de Praga. Sin duda es uno de los mejores ejemplos de la lucha por la libertad de (por entonces) la República Socialista de Checoslovaquia. También hoy es un símbolo del combate contra el comunismo de los años 80. Lo más interesante de este muro es que habitualmente se van cambiando los grafitis, permitiéndonos ver un muro diferente si visitamos la ciudad de nuevo más adelante. Los temas que suelen ser pintados en la pared suelen ser alusivos a la paz y  democracia.
    Como puede verse es un muro bastante concurrido en la ciudad.

  8. Plaza de Wenceslao. Forma parte de la ciudad nueva de Praga y destaca por ser una de las más grandes de toda la urbe. En la plaza está erigida la estatua de San Wenceslao, de la que recibe el nombre. Pero también tiene un papel importante en la reciente historia de Praga, pues se convirtió en centro de acontecimientos de la ciudad desde que el país dejó de ser comunista y continua teniendo gran importancia hoy en día. ¿El motivo principal de esto? Pues precisamente por su gran tamaño y por estar localizada en el centro de la ciudad. Por supuesto también hay que tomar en cuenta la gran importancia que ha tenido en la historia democrática de la ciudad.
    Una gran plaza que ese día estaba completamente tranquila. Todo un símbolo de la República Checa contemporánea.

  9. La casa danzante. Uno de los mejores ejemplos de la modernidad y de la ciudad de Praga que nace en los años 90 está presentada en esta vivienda. Diseñada por Fran Gehry, sigue los estilos caprichosos del arquitecto marcado por espacios deformados pero estéticos, dando forma de escultura más que de edificio. La nueva ciudad democrática y capitalista buscaba simbolizarse a través de modernas construcciones que rompieran con la tradición de edificios medievales, barrocos o Art Nouveau. La obra contó con la oposición de parte de la población, pero hoy es un espacio de interés. Aunque al principio se tuvo la intención de que se convirtiese en un centro cultural finalmente acabó siendo un edificio de oficinas corrientes.
    El edificio es hoy un punto turístico de la ciudad, pero en el pasado no fue más que una obra polémica.

  10. O2 Arena de Praga. Se trata de un edificio construido en 2002 y que recibió originalmente el nombre de Sazka Arena. Llamado O2 desde el 2008, se trata de un gran centro multiusos que ha sido usado para temas tan dispares como partidos de tenis o competiciones de artes marciales mixtas. Por otro lado también ha recibido importantes cantantes que han usado este edificio como zona de conciertos. Sin embargo su uso principal es como estadio de hockey sobre hielo. Sin duda es uno de los edificios que más representan la modernidad del país. Mientras que la casa danzante puede simbolizar el final del siglo XX el O2 Arena presenta perfectamente el principio del XXI.

    El O2 Arena es uno de los mejores ejemplos de la Praga del siglo XXI.

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.