La historia de Budapest en 10 monumentos

Budapest es una de las grandes capitales europeas, sin duda. Y sus monumentos hacen que la ciudad siga manteniendo un encanto de siglos que la hace única en su estilo. Como otras tantas ciudades repartidas por Europa (y el mundo) sus edificios, plazas, etc., sirven como fiel reflejo de su pasado. Los monumentos de Budapest conservados nos recuerdan el pasado glorioso de Hungría y su peso histórico en Europa. Nosotros hemos elegidos 10 de ellos, que nos permiten conocer un poco más sobre la historia del país y de la ciudad.



  1. Restos de Aquincum. Muchas de las ciudades europeas tienen su origen en ciudades romanas o celtas, estando las modernas encima o bien cerca de ellas. Este es el caso de la ciudad de Budapest. En este caso destaca la ciudad celta/romana llamada Aquincum. Aunque no se localiza exactamente en el mismo lugar sí que nos permite ver esta relación entre la antigua Roma y la Budapest actual. La ciudad romana nació alrededor de una fortaleza que servía de defensa de la zona. Su rápido crecimiento le sirvió para ser nombrada la capital de la Provincia Panonia Inferior romana. Gracias a esto la ciudad fue adquiriendo importancia en el territorio así como contando con todas las comodidades. En ella podemos encontrar desde termas a palacios, teatro, un amplio foro, etc.
    Para ver los restos de esta ciudad hay que salir de Budapest. FUENTE: Németh Ádams

  2. Basílica de San Esteban. Esta basílica está dedicada al primer rey de Hungría, Esteban I. Recordado como un santo en su interior se conserva una reliquia del mismo: su mano derecha. Esta basílica fue diseñada con el objetivo de ser el edificio religioso más grande de toda Hungría. Es precisamente por esto por lo que se tardó casi medio siglo en terminar su construcción. Los motivos para realizar un edificio de esta envergadura es la intención de recuperar la gloria del pasado de Hungría. El estilo elegido para la construcción del edifico fue el Neoclásico y la planta es de estilo de cruz griega. Tampoco se escatimó en gastos en la elección de los materiales. Se empleó mármol y jaspe para decorar sus bellos interiores. Además no hay que olvidar el empleo de oro, pinturas, estatuas y relieves que terminan por embellecer el lugar.
    La basílica de San Esteban es uno de los templos imprescindibles que visitar en la ciudad.

  3. Plaza de los Héroes. Es uno de los monumentos de Budapest más interesantes por el simbolismo que guarda. Para muchos húngaros es uno de las plazas más representativas del país por lo que representa. Lo más destacado de este espacio son, además de la gran plaza abierta con la que cuenta, las siete estatuas que decoran el monumento. Cada una de ellas representa a cada una de las tribus que fundaron Hungría. El espacio además goza de más importancia si cabe al encontrarse cerca de allí el Museo de Bellas Artes. Este monumento junto con el conjunto que está en su alrededor es Patrimonio Mundial por la UNESCO desde 1987.
    La plaza de los héroes es un espacio con un gran simbolismo. FUENTE: Marga.

  4. Castillo de Buda. Este espacio se compone por un conjunto de palacios donde han habitado (y gobernado) los reyes húngaros, por lo menos desde el siglo XIV. Sin embargo el edificio actual fue profundamente remodelado durante el siglo XVIII en estilo barroco. Este edificio es el más vivo ejemplo de la historia de la ciudad así como de todo el país, por lo menos desde los últimos siglos. Es el vivo recuerdo de los reyes húngaros, de la posterior invasión turca y recuperación de nuevo, así como de la larga relación que vivió el país cuando estuvo unido al imperio austriaco. Su gran historia lo ha hecho merecedor del título de Patrimonio Mundial por la UNESCO. Hoy en su interior conserva la Galería Nacional Húngara o el Museo de Historia de Budapest.
    Al otro lado del río está el castillo o palacio de Buda.

  5. Ópera de Budapest. De estilo neorrenacentista, es uno de los principales símbolos culturales de Budapest. Mandado a construir por el emperador de Austria-Hungría Francisco José I, es un fiel recuerdo de la histórica relación entre Austria y Hungría. Durante aproximadamente 50 años ambos imperios estuvieron unidos. Esto obligó a los emperadores austriacos a invertir en este territorio con el que no tenían ni una cultura ni lengua común y con gobiernos autónomos. La infraestructura fue diseñada para rivalizar con las óperas de Viena y de París. Sin embargo la única exigencia del emperador Francisco José I fue que no fuese tan grande como la ópera vienesa. Actualmente sigue siendo la sede de la Orquesta Filarmónica de Budapest y una de las óperas más importantes del mundo y con mejor acústica.

    La ópera de Budapest sigue siendo uno de los mejores del mundo.





  6. Parlamento de Budapest. Este es sin duda el edificio más conocido y destacado de Hungría. Destaca por su singular belleza (a pesar del tamaño, que lo convierte en uno de los parlamentos más grandes del mundo). Terminado de construir a comienzos del siglo XX (1904), es una de las mejores demostraciones de la etapa de enorme crecimiento económico que estaba viviendo el país (unido a Austria) durante esa época. Además de por su tamaño, los lujosos materiales empleados en la edificación demuestran esta opulencia: sus interiores están recubiertos de mármol y oro. Es de tal tamaño este edifico que en su interior cuenta con varios negocios como una peluquería, etc. Más información, aquí.
    Una MÍNIMA parte del Parlamento de Budapest, uno de los más grandes del mundo.

  7. Fortaleza de la Ciudadela. Se trata de uno de los monumentos de Budapest más peculiares. Es un bunquer de la Segunda Guerra Mundial que hoy en día es un museo que nos recuerda esta época. En realidad la fortaleza que está en la zona es una zona de vigilancia en uno de los puntos más altos de la ciudad y su objetivo era evitar un ataque enemigo. Por lo tanto las vistas en la zona son de las mejores. En la década de los 40 se añadió un bunquer para defender la ciudad de ataques aéreos enemigos. Esta construcción estuvo a punto de ser destruida tras el fin de la guerra pero se salvó gracias a que fue declarado lugar de interés turístico en la década de los 60 del siglo pasado. Un espacio que nos recuerda que Hungría también sufrió los estratos de la terrible Segunda Guerra Mundial.
    Desde la ciudadela podemos tener algunas de las mejores vistas sobre Budapest.

  8. Holocaust Memorial Center. Además de haber sufrido la Segunda Guerra Mundial Hungría también sufrió las consecuencias de los actos de los nazis. Uno de los actos más abominables fue el más de medio millón de judíos húngaros que murieron en los campos de exterminio nazis. Hoy en su recuerdo el Museo del Holocausto tiene una exposición permanente que recuerda este terrible genocidio. Para el recuerdo de los fallecidos se cuenta con paneles informativos y pantallas que cuentan la historia de la persecución de los judíos por los nazis. Es uno de los monumentos en Budapest más bellos pero que a su vez que sirve para recordar uno de los actos más terribles que se cometieron en el siglo XX: el holocausto judío.
    Exterior del Holocaust Memorial Center de Budapest.

  9. Memento Park. Uno de los monumentos de Budapest más curiosos para visitar. Durante 44 años el país fue uno de los llamados “satélites de la Unión Soviética”. Cuando en 1989 finalmente vuelve a restablecerse la democracia en Hungría se tiene que tomar la decisión de qué hacer con los monumentos comunistas repartidos por la ciudad. La solución elegida al final fue colocarlas (casi) todas en Memento Park. Entre las estatuas y relieves no pueden faltar imágenes de Lenin, Engels y Marx, así como algunos de los líderes comunistas húngaros más importantes. Sin duda este es uno de los pocos lugares que todavía recuerdan el pasado comunista que vivió (o sufrió según los puntos de vista) el país durante casi mitad del siglo XX.  En  este  enlace podrás  saber  más  información  sobre  el  parque.
    Una de las muchas estatuas comunistas que encontraremos en Memento Park.

  10. Estadio Puskás Ferenc . Es cierto que es un edificio de nueva construcción, tanto que todavía en junio de 2019 no está terminado de construir. Pero sin duda este espacio está destinado a ser uno de los símbolos de la Budapest moderna y de futuro. Sustituye al antiguo estadio del mismo nombre que estaba exactamente en este mismo lugar e inaugurado en 1953. Históricamente ha sido la sede de la selección de fútbol de Hungría. En ella han vivido momentos históricos como la brutal derrota de Inglaterra en 1954. Ha sido sede de la Liga de Campeones de la UEFA. Más allá del deporte también es un lugar histórico al haberse celebrado en los 80 el concierto del grupo Queen, que hizo historia en el país.

    El nuevo estadio va «tomando forma».

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.