Maletas de viaje baratas: dónde conseguirlas y cuáles llevar

Lanzarse en viajes baratos implica, muy a menudo, que debamos llevar poco equipaje. Las aerolíneas suelen reducir bastante sus precios al no incluir equipaje en bodega, limitándonos al equipaje de mano. Lejos de parecer una molestia, este hándicap se ha convertido en una ventaja si te decides hacer turismo low cost. Y es que cuánto menos cargues, más cómodo será el viaje. Ahora bien, hay que elegir bien qué tipo de maletas de viaje vamos a llevar y de qué forma. Te proponemos recomendaciones que se adaptan a cada plan de vuelo y cómo conseguir maletas de viaje baratas.



¿Mochila o maleta?

Nosotros ya nos planteamos esta cuestión en un artículo anterior, sobre 5 consejos para preparar una maleta de viaje low cost (17 días). En ese caso, hablando de viajes largos, hicimos la recomendación de llevar mochila y no una maleta. Vamos a pasar días de aquí para allá, entrando y saliendo de estaciones. Quizás no pasemos por el alojamiento hasta el final de la jornada porque nos pilla lejos. Para optimizar el tiempo en destino no nos queda otra que llevar nuestras cosas a cuesta. Sin embargo no es pesado viajar con mochila si además son ergonómicas, con almohadillas en la parte de la espalda. El peso se hace así mucho más ligero de lo que te puedes imaginar.

Hay una gran variedad de mochilas de viaje: tipo trekking, escolar, para ordenadores portátiles, incluso modelos híbridos con ruedas… Podemos adaptarlas según lo que llevemos y por cuánto tiempo. Otra ventaja de las mochilas de viaje es que suelen tener bolsillos. Vienen genial porque podemos distribuir mejor nuestras pertenencias y tenerlas más al alcance. Esto es un puntazo a la hora de echar mano a la tablet, la documentación, la comida o aquella otra cosa que necesitemos en momentos puntuales. De esta forma evitamos estar escarbando en el interior y tener que sacarlo todo. Elegir maletas de viaje con ruedas para recorridos largos resulta algo más incómodo. Va a sufrir las inclemencias del asfalto, de las aceras, de la tierra, los charcos, los baches… especialmente si no vamos a zonas muy urbanas.

Una maleta rígida es una buena opción en la mayoría de las ocasiones, pero hay otras en las que cabría preguntarse…

¿Maleta rígida o blanda?

No nos engañemos. Las reinas del equipaje en cabina son las maletas de viaje. Y es una excelente opción en rutas cortas o para recorridos donde tengamos un alojamiento fijo, donde no tengamos que desplazarnos mucho con ellas. La gran ventaja de las maletas con respecto a las mochilas es eso, las ruedas. Ya pueden pesar un quintal que la sensación de arrastrarlas es de llevar una pluma. Es muy frecuente el uso de maletas de viaje que son duras. Esto permite que nuestras cosas no sufran golpes.

Hay que recordar que durante el viaje va a sufrir vaivenes. En el bus se pueden desplazar si coge una curva ‘dramática’; en el avión, que si los descarga-maletas no tienen cuidado y las zumban como un muerto. La mejor de las recomendaciones es que si llevamos muchas cosas, lo mejor es pillar maletas de viaje rígidas. Y cuanto más duras, mejor. En alguna que otra ocasión ya me ha ocurrido que aparece por la cinta de equipaje resquebrajada por esos golpes.




Por otro lado, si viajamos con una aerolínea low cost, es probable que nos reciba en la puerta del embarque con un carro de medidas de equipaje. Da igual la cantidad que llevemos dentro que si la maleta de viaje rígida respeta las medidas de la aerolínea, no vamos a tener que cargar además con una penalización por exceso de equipaje (por eso es mejor comprobar las medidas de una y otra antes de salir de casa). Así podemos llegar a la puerta sin preocupaciones y entrar en el avión con la cartera intacta.

Las maletas de viaje blandas, tipo bolso, son más incómodas de llevar. Sin embargo la ventaja que llevan es que se pueden amoldar más a cualquier espacio y son más flexibles. Mejor que llevar una maleta de viaje rígida medio vacía, nuestra recomendación es optar por un bolso que cabe en todos sitios. Hay ocasiones en que queda poco espacio en cabina, si subimos de los últimos en el avión, y justo nuestra maleta rígida no cabe. O bien si viajamos en bus, no cabe en la parte superior y nos obligan a dejarla en bodega.

Las maletas de viaje tipo bolso también son buenas opciones. Son cómodas de llevar por su flexibilidad.

Maletas baratas de viaje: ¿la mejor opción?

Por lo general las mochilas, a diferencia de las maletas de viaje, suelen ser más económicas (especialmente las mochilas sencillas). Las podemos encontrar en cualquier sitio, incluso en el ‘chinos’ de debajo de casa. Sin embargo hay cada vez más maletas baratas, que podemos pillar además cómodamente por Internet. Si te decides por esta última opción, te recomendamos echarle un ojo a aquellas webs profesionalizadas y que se dedican a la venta de equipaje. En ellas podrás ver mucha más variedad de modelos y precios, como Mis Maletas. Si compras en ella tienes además el 5% de descuento en maletas de viaje, utilizando el código VACACIONA-5 (del cinco por ciento de descuento, guiño-guiño).

 

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.