La historia de Berlín a través de 10 monumentos

Berlín es una de las grandes capitales de Europa. Una ciudad que recibe durante el año a millones de turistas interesados en conocer uno de los lugares con más historia de Europa, al menos durante el siglo XX. Recordemos que se trata de la capital de un país que nace en 1870, para luego volverse a separar en 1945 y no volverse a unir completamente hasta la década de los 90. Pero Berlín es más que la unificación alemana o la Alemania nazi (aunque hay que reconocer que es una etapa muy destacada). La historia de Berlín la podemos conocer a través de sus monumentos más destacados, que podemos visitar de turismo:



    1. Iglesia de San Nicolás. Se trata del templo más antiguo en Berlín que se conserva en pie. Como prácticamente todos los edificios de la ciudad, sufrió daños importantes durante la II Guerra Mundial. Tanto la iglesia como el resto del edificio fueron reconstruidos durante varias décadas tras la guerra. En la rehabilitación se respetó el diseño del edificio, tanto las partes originales del medievo como los añadidos del Renacimiento y del Barroco. Tanto el propio barrio (que recibe el mismo nombre) como la iglesia es un recuerdo de la historia de Berlín en la Edad Media y su distribución urbana. Actualmente la iglesia alberga un museo que recuerda el pasado del templo e incluye varias objetos de su propiedad.  
      La iglesia de San Nicolás es de lo poco que queda de la Berlín medieval. FUENTE: Euroviajar

    2. Palacio Real de Berlín. El palacio es uno de los monumentos más importantes de la historia de Berlín. Esta fue la residencia principal de la dinastía Hohenzollern desde el siglo XVIII hasta la caída del Imperio Alemán en 1918. El edificio quedó muy dañado tras la guerra y fue derribado por el gobierno de la RDA (Alemania comunista). En este mismo lugar fue levantado el Palacio de la República. Pero hace unos años se decidió derribar este viejo edificio y el palacio está siendo reconstruido para albergar el Humboldt Forum. Se trata de un espacio cultural con zonas de exposiciones, biblioteca, etc. Es un edificio ideal para recordar a los antiguos Kaisers alemanes y la unificación del país llevada a cabo por la monarquía prusiana.
      La reconstrucción del Palacio Real va a buen ritmo y posiblemente abra este año (Imagen del año 2016)

    3. Isla de los Museos. Esta isla recibe dicho nombre al albergar algunos de los museos más importantes del mundo en su tipo. Estos museos son el Museo de Pérgamo, Museo Antiguo, Museo Nuevo, Antigua Galería Nacional y Museo Bodé. Algunas de las colecciones más destacadas que podemos encontrarnos en los museos son el Templo de Pérgamo, la Puerta de Istar, el busto de Nefertiti, entre otras. Este espacio es uno de los mejores ejemplos de la historia de Berlín en su época de riqueza e industrial, surgida en la segunda mitad del siglo XIX y a su búsqueda de prestigio internacional como una de las ciudades culturales más importantes de Europa. Una Berlín que ya a comienzos del siglo XX se estaba convirtiendo en una dura competidora contra el Reino Unido como principal potencia industrial.
      La Isla de los Museos es un lugar único en Europa. En otros pocos lugares hay concentrada tanta cultura.

    4. Detlev-Rohwedder-Haus. Esta infraestructura llama la atención por ser un lugar extremadamente sobrio pero a la vez monumental. Fue diseñado para albergar el Ministerio del Aire del Reich. Fue además uno de los pocos edificios que tras la II Guerra Mundial se mantuvo prácticamente intacto. Por ello y por su diseño funcional fue empleado como centro de ministerios durante el gobierno de la RDA.  Actualmente alberga el Ministerio Federal de Finanzas. Este se trata del mejor edificio para recordar la arquitectura de la Alemania nazi que en el pasado ocuparon gran parte de Berlín y del que hoy están en su mayoría en ruinas. Además es de lo poco que queda del gran proyecto de Hitler Welthaupstadt Germania.
      Al fondo a la derecha puede verse un detalle de la Detlev-Rohwedder-Haus. La piedra gris le da un aspecto que mezcla lo sobrio con lo monumental.

    5. Campo de Concentración de Sachsenhausen. Se trataba de uno de los campos más cercanos a la capital alemana y por lo tanto era importante que tuviese un funcionamiento impecable. Este no llegó a ser nunca un campo de exterminio, ya que éstos solían estar en lugares muy apartados y lo más lejos posible de Berlín y de Alemania. Pero sí que fue un campo para apresar a enemigos políticos y a pueblos de razas inferiores (sin incluir judíos), como gitanos. Por su funcionamiento se consideraba un campo modelo para todos los demás que se extendían por los territorios bajo dominio alemán. Este es un fiel recuerdo de la historia de Berlín en sus peores momentos, cuando los alemanes no sólo hacinaron en campos a judíos sino también a otras razas y a políticos críticos con el Reich.
      Entrada al campo de concentración.




  1. Checkpoint Charlie. Tras la derrota de los nazis en la II Guerra Mundial tanto Berlín como el resto del país fue dividido en 4 zonas de ocupación. Una de ellas fue ocupada por Francia, otra por Reino Unido, otra por Estados Unidos y otra por la URSS. Esta división es clave para la formación posteriormente de la Alemania Federal (RFA) y la Alemania Democrática (RDA). El Checkpoint Charlie fue un importante paso fronterizo para cruzar de Alemania del este a la del oeste y viceversa. Hoy en día es uno más de los recursos turísticos con los que cuenta la ciudad, ideal para hacerse un par de fotos. El Checkpoint actual es una recreación del primero que estuvo en la zona, ya que durante la historia de Berlín ha sufrido sufrido cambios importantes.
    Este se convirtió en el checkpoint más famoso de la Alemania dividida

  2. Muro de Berlín. Este muro ha recibido varios nombres, desde el de Muro de la Vergüenza (como muchos lo llamaban en occidente) hasta el de Muro de Defensa Antifascista (según la RDA). Esta división supuso para muchos berlineses un gran trauma, ya que estuvieron separados de sus familiares durante décadas. La construcción sufrió varias modificaciones con los años con el fin de hacerlo más “funcional”. Con motivo del muro hubo mucha controversia. Frente a él dos presidentes de Estados Unidos (Kennedy y Reagan) hicieron discursos muy famosos. Los restos que quedan distribuidos por la ciudad son el mejor ejemplo para recordar la historia de Berlín en su fase contemporánea, dividida en dos países diferentes.
    El muro que dividió Berlín durante décadas es hoy un museo al aire libre y muchos de sus trozos se reparte por todo el mundo

  3. Torre de televisión de Alexander Platz. Para finales de los años 60 empezaba a verse que habían diferencias de desarrollo entre el Berlín comunista y el capitalista. Mientras que en el lado occidental la reconstrucción estaba prácticamente terminada, en la oriental todavía quedaban muchos años. Además apenas se veían edificios modernos que dejasen clara la “hegemonía” y modernidad de la Alemania comunista. Ante esto se empezaron a construir edificios modernos (para la época) y verdaderamente trasgresores. Uno de los mejores ejemplos es la Torre de Televisión de Berlín. Se trata de una torre de 368m, lo que la convierte en el edificio más alto de Alemania.
    La torre de la Televisión es la construcción más alta de Berlín y el orgullo de la extinta RDA

  4. Monumeno al holocausto. Sería poco justo no recordar el holocausto judío, que es parte importante de la historia de Berlín. Y es que se llama así porque lo fue realmente. Los nazis diseñaron (o modificaron) algunos de los campos para que fueran destinados a la exterminación. Es decir, se diseñaban para ir matando a la gente progresivamente. Si estaban enfermos, eran ancianos o niños, es decir, no capaces para el trabajo, se les exterminaba directamente en las cámaras de gas. Si podían trabajar se les mataba lentamente dándoles una alimentación insuficiente. Ante estas atrocidades los alemanes se han visto obligados a pedir perdón repetidas veces. Como recuerdo a la atrocidad, en 2003 se decide construir este monumento para el recuerdo. Dicho monumento está formado por 2711 bloques de hormigón de diferentes alturas. 
    El monumento suele ser víctima de vejaciones (involuntarias) con poses de mal gusto y un poco irrespetuosas ante los fallecidos que quiere recordar

  5. Postdamer Platz. Esta ha sido una de las plazas más importantes en la historia de Berlín. En el pasado no destacaba especialmente por los edificios que la rodean. Sin embargo en la actualidad se ha convertido en todo un ejemplo de la modernidad que se está produciendo en la capital de Alemania. La sobria plaza que existió durante la RDA ha sido sustituida por un gran edificio de cristal. En él se encuentran el Sony Center y Quartier Damier Chrysler. En su interior alberga además el Museo de Lego, varias tiendas y restaurantes, convirtiendo a la plaza en un gran centro comercial. Este mismo espacio es también bastante famoso por albergar el Festival de Cine de Berlín, más conocido como Berlinale.

    ¿Nueva York? ¡No! Postamer Platz, uno de los puntos más modernos de Berlín

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.