‘Vienna Pass’ o cómo ver Viena en pocos días

Hacer turismo en Viena, mires por donde lo mires, no sale especialmente barato. La capital de Austria tiene uno de los índices de costo de vida más altos de Europa. Y precisamente no es que tenga demasiadas atracciones que disfrutar gratis. Si no quieres limitarte a pasear y ver sus majestuosos palacios desde fuera, hay que soltar pasta. Salvo que hagas una escapada muy corta y quieras ver un número limitado de lugares, te recomendamos que compres el ticket general a la entrada. Si el propósito es conocer algo más en profundidad los tesoros de esta bella ciudad, el verdadero ahorro es hacerse con un pase turístico. El Vienna Pass nos salvó de un despilfarro impepinable.




Durante nuestro tour veraniego #EuropaCentra2, Viena fue una de las paradas más ambiciosas. Fue una de las ciudades europeas a las que más días le dedicamos, unos tres. Hacer turismo en Viena es un gran reto, ya que tiene bastantes exposiciones y lugares que visitar. El reto era mayor si queríamos que la visita fuera low cost, y eso pasaba con hacernos con un pase turístico. En la capital de Austria existen dos modalidades, el Vienna Card y el Vienna Pass. Estudiamos ambas posibilidades y nos decantamos por esta última. Aunque el Vienna Card incluye el acceso a toda la red de transporte gratuito, sólo ofrece además descuentos en las atracciones. Por su parte, el Vienna Pass sí permite la entrada gratuita en ellas. Su desventaja con la otra es el precio (lo cuatruplica) y que no incluye transporte (actualmente sí se puede adjuntar un Travel Card de 1, 2 ó 3 días, desde 8€ a 17,10€). Pero hay que tener en cuenta un factor importante…

Aquí estamos haciendo un receso para posturear con el mapa de Viena, que usamos para ir de una atracción a otra.

La ciudad de Viena es pequeña, o al menos las distancias entre las principales atracciones turísticas son tan cortas que se puede ir andando perfectamente. Está todo tan concentrado que incluso pillar transporte puede llevar más tiempo que si vas a pie. Luego hay lugares imprescindibles como el Palacio de Schonbrünn o el Belvedere que sí están más retirados. Sin embargo este pase de Viena incluye el bus turístico, válido para un día. El truco es utilizar el Vienna Pass durante la jornada en la que vayamos a visitar los lugares que no están en el centro, ya que el Hop On Hop Off Vienna tiene paradas en todos ellos.

El Vienna Pass no es que digamos barato. Estuvimos estudiándolo detenidamente el día anterior, a ver si nos compensaba. Existen diferentes pases en función de los días: 1, 2, 3 y 6. El precio para un adulto varía desde 59€ hasta 138,60€. El desembolso para dos días de pase en 2017 fue de 79€. ¡Agüita pelá! Anteriormente habíamos pillado el París Museum Pass de dos días a 48€ y el Musseum Pass Berlin de tres días a 24€. La diferencia es bastante… Nuestro truco en esta ocasión fue programar previamente qué es lo que queríamos ver y cuándo. Hicimos cálculos y sumamos los precios de las entradas generales, y lo comparamos con ese desembolso único del Vienna Pass. Nos arriesgamos y reservamos por Internet, para recogerlo físicamente en el punto de venta oficial (se puede enviar a tu domicilio previo pago del envío, o utilizarlo gratuitamente descargándose la app móvil). ¿Lograríamos sacarle provecho? Así fue cómo nos montamos los tres días en Viena:




Día 1 (día gratis). O así fue cómo llamamos a nuestro primer día en Viena, día de paseo, en el que no íbamos a pagar ninguna entrada. Lo que hicimos fue recorrer el centro y vimos lo siguiente.

  • Parlamento de Austria.
  • Ayuntamiento de Viena.
  • Iglesia votiva (entrada gratuita).
  • Parque Volksgarten.
  • Plaza de los Héroes.
  • Ópera Estatal de Viena.
  • Iglesia de San Miguel (entrada gratuita).
  • Catedral de San Esteban (entrada gratuita).
  • Iglesia católica de San Pedro (entrada gratuita).

Y aparte de esos sitios, por supuesto, recorrimos el casco histórico y paseamos por la ribera del río Danubio. Vamos, un pateo durante todo el día para conocer el urbanismo de la ciudad.

Durante nuestra visita a Viena coincidimos con una feria local y una carrera de coches, delante del Ayuntamiento.

Día 2 (con Vienna Pass). Sabíamos que para aprovechar bien este pase turístico íbamos a tener que ir a fuego de un sitio a otro, ver lo indispensable y pasar al siguiente. Tanto para este día como para el posterior nos compramos un bocadillo preparado en el supermercado Billa, y nos lo comimos de camino. Esto fue lo que vimos, por orden:

  • Museo de Historia del Arte de Viena (16€, entrada general).
  • Museo de Historia Natural de Viena (10€, entrada general).
  • Tesoro Imperial de Viena (12€, entrada general).
  • Palacio Imperial de Hofburg, Museo de Sisí Emperatriz (13,50€, entrada general).
  • Tesoro de la Catedral de San Esteban (5€, entrada general).
  • Cripta Imperial (7,50€, entrada general).
  • Museo Albertina (16€, entrada general).
  • Museo de la Casa de Mozart (11€, entrada general).
  • Casa de la Música (13€, entrada general).
Una de las leyendas de las que disfrutamos fue de la corona de Carlomagno, en la Cámara del Tesoro.

Día 3 (con Vienna Pass). Parece que durante nuestra última jornada de turismo en Viena vimos menos cosas. En realidad visitamos lugares que dedicaron un buen rato, como el Palacio de Schönbrunn y sus jardines, los cuales merecen toda una mañana. Por la tarde recorrimos el Prater, la feria al aire libre que es de acceso gratuito y donde se encuentra el Madame Tussauds y la Noria gigante.

  • Vuelta en Autobús HOP ON HOP OFF Viena (28€, entrada general).
  • Palacio de Schönbrunn (17,50€, entrada general).
  • Palacio Belvedere (20€, entrada general).
  • Time Travel Vienna – Viaje en el tiempo (19,50€, entrada general).
  • Madame Tussauds (23€, entrada general).
  • Noria gigante del Prater (10€, entrada general).
Vistas inmensas del Prater desde su Noria gigante.

Durante los dos días en que hicimos uso del Vienna Pass le sacamos uso en 15 atracciones de las cerca de 60 incluidas. Si hubiésemos ido por libre nos hubiésemos gastado 220€, ¡un pastizal! Por todo eso nos gastamos 79€ en un sólo billete turístico, por lo que nos ahorramos 141€. Vamos, que dio bastante de sí el pase. Ahora bien, para que cundiese hicimos una maratón increíble, el mayor que hayamos hecho nunca para ver museos y palacios. Disfrutamos como enanos pero también sudamos la gota gorda. Nuestra recomendación en Viena es que si queréis ver incluso sólo la mitad de estas cosas os hagáis con el Vienna Pass, porque también le sacaréis partido, ya que además incluye en Fast Track (aunque en muchas ocasiones no hace falta).

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.