La historia de París a través de 10 monumentos

La historia de París puede encontrarse reflejada en muchos de sus monumentos. Sin duda podemos hacer un recorrido sobre su historia a través de varios conjuntos culturales que hoy son símbolos propios de la capital de Francia y que pueden considerarse imprescindibles de nuestro viaje (salvo algunas excepciones). Nosotros hemos elegido los siguientes diez monumentos, que permiten tener una idea amplia de la historia de París e incluso de todo el país.



  1. Museo del puerto romano. Posiblemente, aunque hayas visitado varias veces París, este lugar te haya pasado totalmente desapercibido. ¿Por qué? Pues simplemente porque está en frente de nada menos que la Catedral de Notre Dame. Esto hace que muchos miremos más a ese magnifico monumento que a este pequeño museo subterráneo. En su interior están los restos del puerto de Lutecia (París romana), así como algunas casas. Nos recuerda que París es muchísimo más que la ciudad medieval y que tiene un pasado como ciudad romana y hasta anterior. Lo más llamativo de la visita al museo es la recreación que se hace del puerto (con sonido incluido).
    Los restos del puerto romano. Se hace una recreación con imágenes de como sería el puerto y con sonido de mar

  2. Notre Dame (Edad Media). ¿Cómo no hablar de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad? Esta catedral gótica fue todo un ejemplo en su estilo (gótico) para toda Europa. La construcción, Patrimonio de la Humanidad, tardó en acabarse casi 200 años. Su construcción no deja lugar a dudas de la importancia que estaba adquiriendo París como centro político y religioso desde la Edad Media. También este edificio está relacionado con la Revolución Francesa: las estatuas de reyes (28 en total) representan a los reyes de Judea e Israel. Sin embargo los revolucionarios pensaron que eran reyes franceses y las destrozaron a pedradas. Por lo tanto las actuales no son originales.
    Notre Dame es un símbolo de París de ayer, de hoy y de siempre

  3. Sainte Chapelle (Antiguo Régimen). Localizada en la isla de la Cité, se trata de una capilla construida durante el siglo XIII. El objetivo de la capilla era (y sigue siendo) el de guardar varias reliquias importantes compradas por Luis IX (San Luis), rey de Francia. Entre las reliquias está la corona de espinas de Cristo (¿en serio?), y un largo etcétera. Sin duda es uno de los edificios que más representan al Antiguo Régimen y a los reyes de Francia. Sobre todo porque es de lo poco que queda de los palacios de los reyes franceses que vivieron ahí hasta el siglo XIV. Es por ello por lo que los monarcas de Francia consideraban la isla un símbolo de su poder, y por lo tanto un lugar clave para conocer la historia de Paris y de toda Francia.
    Fachada de la Sainte Chapelle. Si el exterior impresiona, ya es que el interior…

  4. Jardín de las Tullerías (Revolución Francesa). En esta zona se levantaba antiguamente el Palacio de las Tullerías. Este se convirtió, tras la Revolución Francesa, en el palacio principal de los reyes franceses. Antiguamente este edificio estuvo unido al Palacio del Louvre (hoy museo) mediante un corredor. Durante el siglo XIX fue la residencia de Napoleón y de los monarcas Luis XVIII, Carlos X y Luis Felipe I. También fue hogar de Napoleón III. Finalmente durante la Comuna de París fue incendiado y posteriormente derruido. Hoy en día solamente quedan sus jardines y el arco del Triunfo, que había en la entrada al palacio. Es sin duda uno de los mejores lugares para explicar la Revolución Francesa y posteriores revoluciones del siglo XIX.
    El arco del triunfo es lo único que queda del viejo Palacio de las Tullerías (hoy únicamente queda el jardín que lo rodeaba)

  5. Arco del Triunfo (Napoleón). El gran emperador y conquistador de media Europa bien se merece un reconocimiento aparte. Este gran personaje hoy se encuentra enterrado en el antiguo Palacio de los Inválidos (también construido por él). Pero destaca entre sus monumentos el Arco del Triunfo. Su espectacular tamaño lo ha convertido en uno de los arcos más conocidos del Mundo y un imprescindible si visitáis París. Napoleón mandó a construirlo para conmemorar la victoria que había logrado en la batalla de Austerlitz. Un monumento clave de la historia de París, al ser una de los principales construcciones mandadas por uno de los personajes claves de la historia de París y de la francesa.  
    El Arco del Triunfo de Napoleón es uno de los grandes símbolos de parís

  6. Ópera Garnier (Napoleón III). Es uno de los edificios más emblemáticos de los construidos en la ciudad de la luz durante el gobierno de Napoleón III. Diseñado con el conocido como ‘estilo Segundo Imperio’, fue sinónimo de belleza y sofisticación tanto en París como en todo el mundo. Surgió del trabajo de Charles Garnier (del que recibe el nombre) formaba parte del proceso de modernización de la ciudad durante esta época. Esto convierte a este edificio en uno de los ejemplos de la modernización y refinamiento que sufrió la ciudad durante el siglo XIX, que cambió para siempre su fisonomía y que le dio el aspecto que tiene hoy en día.
    La Ópera de Garnier, construida en el ‘estilo Segundo Imperio’, es una verdadera belleza (en la imagen maqueta localizada en el Museo d’Orsay, con corte del interior del teatro)

  7. Torre Eiffel (ciudad moderna). Se trata de uno de los mejores ejemplos de un edificio tan vanguardista que no fue aceptado por todos, al menos cuando fue construido. Lo que hoy es parte de la historia de París en el comienzo fue muy criticado por artistas, intelectuales y por la propia población de la ciudad. Para muchos era un monstruo de hierro que rompía con el paisaje urbano. Las críticas feroces hizo que más de una vez estuviese a punto de proponerse la demolición de la Torre Eiffel. Lo más curioso es que fue construido para una feria mundial, por lo iba a estar ahí provisionalmente. Con la torre se intentaba demostrar el progreso industrial de todo el país y por lo tanto su modernidad. Hoy es historia de París y uno de sus edificios más representativos (y turísticos).

    La torre Eiffel es todo un ejemplo de un edificio que en un principio es muy criticado y luego se convierte en el símbolo de todo un país





  8. Llama de la libertad (relación con Estados Unidos). Se trata de una copia exacta de la llama que tiene la Estatua de la Libertad desde 1986 (la original fue sustituida). Se trata de un regalo hecho por el periódico International Herald Tribune tras su centenario. El monumento también sirve para recordar la relación histórica que existe entre Francia y Estados Unidos. La Estatua de la Libertad fue un regalo del país galo a los americanos para celebrar el centenario de su independencia. Hoy es además un monumento al recuerdo de la muerte de Lady Di (que falleció en el túnel que está justo debajo). Un monumento con mucha historia a pesar del lugar donde está localizada la llama.
    La llama recuerda la relación histórica que existe entre Francia y Estados Unidos

  9. Pirámide del Museo del Louvre (modernidad). La historia de París ha vuelto a caer varias veces en el mismo error. Con el tiempo la pirámide de cristal levantada en el Louvre se ha convertido en un símbolo del museo y de la ciudad. Sin embargo, tal y como pasó con la Torre Eiffel fue muy criticada durante su construcción. Para muchos no era más que un monumento faraónico (nunca mejor dicho) y de muy mal gusto. Incluso se llegó a criticar al ex-presidente francés Mitterrand, al que se le llego a acusar de querer ser recordado como un faraón. Esta obra tan transgresora es hoy un ejemplo para la ampliación de muchos museos del mundo.
    La pirámide de cristal es lo mismo que pasó con la Torre Eiffel pero en el siglo XX.

  10. Panteón (personajes ilustres). Mientras que las grandes personalidades militares del país se entierran en el Panteón de los Inválidos, el resto de grandes personajes se encuentran aquí. Encontramos en este lugar a importantes celebridades que van desde Voltaire a Rousseau (dos de los padres de la Ilustración). También grandes escritores como son Victor Hugo o Alejandro Dumas, o grandes científicos como Piere y Marie Curie o Émile Zola, entre otros muchos. El edificio neoclásico fue terminado de construir en 1790, un año después de la Revolución Francesa. Es precisamente por eso por lo que se decidió darle el uso de monumento para enterrar a los grandes personajes franceses.

    En el Panteón están enterrados algunos de los grandes «héroes» intelectuales del país

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.