10 cosas que hacer en Nueva York sí o sí

Hay muchas cosas que hacer en Nueva York. Podrían contarse por miles. Y miles serán los artículos sobre qué ver en Nueva York, donde te recomendarán lo típico: visitar Time Square, sacarse un selfie en el mosaico Imagine de John Lennon, entrar en el Estadio de los Yankees, fliparse con los cuadros vanguardistas del MoMA… Está claro que hay cosas imprescindibles que hacer en Nueva York. Junto a ellas proponemos otras actividades que probamos en la ciudad de los rascacielos, mucho menos conocidas, pero que se convirtieron en los mejores recuerdos que nos llevamos. Si visitas la capital del mundo occidental, abre la app de notas que esto es lo que debes apuntar.

  1. Cruzar el Puente de Brooklyn. Parecerá una de las imprescindibles cosas que hacer en Nueva York. De hecho, lo es. Pero no es hasta que realizas ese paseo entre la isla de Manhattan hasta el barrio de Brooklyn cuando te das cuenta de lo genial que es. Partiendo desde la estación de metro City Hall, comienzas por un tramo de pavimento donde se reúnen los puestos de souvenirs. Después te espera el suelo colgante de madera desde el que divisar increíbles paisajes: los seis carriles de coche bajo tus pies, los 5.434 alambres que soportan la estructura, el devenir de barcos sobre el Río Este y el skyline de ambos barrios. Te esperan casi dos kilómetros de recorrido. Pero cuentas con bancos para que descanses, y un carril de bicicleta si quieres ir sobre ruedas.

  2. Bordear la Estatua de la Libertad. Desde el Puente de Brooklyn puedes contemplar la propia Estatua de La Libertad. Ahora bien, será a una distancia que te parecerá un muñeco de Playmobil. Una gran experiencia es montar en barco y ver Liberty Island de cerca. No hace falta que bajes en ella porque es más espectacular desde el mar, a medida que avanzas. La sensación es única. Tienes dos alternativas: tomar el ferry en Battery Park, o bien el ferry de la terminal de Whitehall. Este último es gratuito y sin apenas colas, a diferencia del anterior (aunque no pase tan cerca).

  3. Tomar fried dumplings en Columbus Park. Esto fue algo que hacer en Nueva York que improvisamos sobre la marcha. En nuestra lista de sitios baratos donde comer en Nueva York estaba el Fried Dumpling de China Town. Como era para llevar nos lo comimos sentados en un banco de Columbus Park, justo al lado. Pues esa estampa que teníamos delante no era de estar en Nueva York, sino en la propia China. Había música tradicional, juegos orientales, gente practicando kárate… El ambiente no podía ser más chino. Y la tranquilidad además era relajante. Es una de las cosas que hacer en Nueva York que repetiríamos sin lugar a dudas.

  4. Subir al Empire State. Ir a la ciudad de los rascacielos y no subir a uno de sus edificios más emblemáticos es pena capital. Al igual que cruzar el Puente de Brooklyn, aún sabiendo que es algo que hay que hacer en Nueva York sí o sí, ponerlo en práctica superó mis expectativas. Podía haberme quedado horas en la planta 86, donde además de hallarse la exposición de su historia, puedes apreciar la ciudad desde la tranquilidad de las ventanas. En la planta 102 puedes contemplar ese escalextric urbano a vista de pájaro, viento incluido.

  5. Perderse en el Museo Americano de Historia Natural. La película Una Noche en el Museo (Shawn Levy, 2006) puede darte una idea de lo que puedes vivir allí dentro. Sin embargo la vivencia dentro del titánico edificio en el Upper West Side supera esa imagen. Ya tienes que dedicarle al menos cuatro horas para ver las 46 salas con 32 millones de especies. ¿Te has puesto a sudar? Más lo vas a hacer cuando te adentres en esta manzana de 27 edificios. Tiene salas para aburrir, todas súper interesantes (bueno, la de aves disecadas es algo aburrida) y muy diferentes. Pero es una de las cosas que hacer en Nueva York indispensables.




  6. Comer en Joe’s Pizza. Comer pizza es el día a día de los neoyorquinos. Y eso lo sabíamos antes de viajar a Nueva York. Una vez allí comimos en varios sitios, aunque la calidad no era muy especial. Justo antes de marcharnos al aeropuerto pasamos por Joe’s Pizza, en un parquecito de la Sexta Avenida. No era de los lugares más baratos pero sin embargo sí fue el mejor de los que probamos. La pizza, aún costando 3$ la porción, estaba para chuparse los dedos (los de tus manos y las del compañero de al lado).

  7. Recorrer Central park de abajo a arriba. Nos propusimos dedicarle una tarde entera a cruzar Central Park. ¡Qué mejor forma de hacer la digestión después de comer! Fue otra experiencia que supera lo imaginado. Partimos desde el Hotel Plaza, al sur, y fuimos visitando Gapstow Bridge (donde Kevin se funde en un abrazo con la loca de las palomas en Solo en Casa 2), la pista de patinaje de Wollman Rink (aunque en verano se sustituyó por una feria), Bethesda Fountain, The Boathouse (donde puedes montar en barca), la escultura de Alicia en el País de las Maravillas o el enorme lago de Jaquelinne Kennedy. Lo recorrimos en cuatro horas, pero no vimos absolutamente todo. ¡Volveremos con ganas de más!

  8. Recorrer escenarios cinematográficos. Central Park condensa buena parte de los escenarios donde se han rodado las más populares películas de Hollywood. Si eres un cinéfilo, tendrás que echarte a andar por las numerosas calles a la caza de la foto. “¡Yo estuve allí!”. Fue a lo que nos dedicamos a hacer en Nueva York los últimos días, para poder fardar con nuestros conocidos. Nosotros visitamos además el edificio de Friends, el piso de Carrie Bradshow de Sexo en Nueva York, el misterioso edificio de La Semilla del Diablo, el escaparate de Tiffany’s de Desayuno con Diamantes o el cuartel general de Los Cazafantasmas. “Who you gonna call…?“.

  9. Visitar el 11-S Memorial. Una actividad diferente a lo que hemos planteado hasta ahora es pasear por lo que queda del World Trade Center. Allá donde se ubicaban exactamente las Torres Gemelas antes del atentado del 11 de septiembre, en 2001, se encuentran dos fuentes. Ocupan las mismas dimensiones de ambos edificios y la sensación del agua que cae, hacia un agujero central cuyo fondo no se puede distinguir, produce exactamente eso: la impresión de caer al vacío. Entre las dos fuentes se halla un edificio subterráneo con los restos y las historias de los familiares que sufrieron esta tragedia. Muy recomendable.

  10. Comprar tarta en Magnolia Bakery. Y para terminar de visitar Nueva York, mejor hacerlo con algo dulce. Quisimos emular a Carrie y Miranda y, aunque no tengamos el porte de las chicas de Sexo en Nueva York, nos permitimos esta licencia. Muy cerca de la casa de Carrie se encuentra esta famosa dulcería que también aparece en la serie. Nos deleitamos con su escapate colorido de azúcar y merengue, y nos pedimos para llevar un trozo de tarta. No estaba buena, ¡sino lo siguiente! Apúntate este capricho en tu lista de que hacer en Nueva York.

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.