La historia de Nueva York a través de 10 monumentos

Este es el primer de muchos capítulos donde vamos a centrarnos en la historia de las ciudades a través de algunos de sus monumentos históricos. Se trata de un «proyecto piloto» que se acompañará también de artículos sobre la historia de esos países. Hoy comenzamos con la historia de Nueva York a través de 10 monumentos. 
La historia de Nueva York es bastante rica y variada. Debido a que se localiza en un espacio ideal desde el punto de vista geográfico (cerca del mar que garantiza la pesca, un río y una isla bastante fértil). Muchas tribus indias se establecieron en el lugar aprovechando esta abundancia de recursos. El valor de este lugar tampoco pasó desapercibido entre los conquistadores, que convirtieron la zona en uno de los principales puertos comerciales de las colonias (tanto en época colonial holandesa como británica). 

Su espacio geoestratégico ha permitido que Nueva York haya sido siempre una de las ciudades más prósperas y habitadas primero de las colonias y luego del país. Esto ha permitido que la ciudad cuente con varios monumentos de gran valor histórico, no sólo para la ciudad sino también para los Estados Unidos. Es hora de comenzar.
 

  1. Manhattan. Aunque no se trate de un monumento en sí, podemos decir que se trata del epicentro de la ciudad de Nueva York. Su importancia histórica radica en su origen. Habitado por la tribu india de los Algonquines, quienes le daban el nombre de Manna-hata (Isla de las Muchas Colinas). Esta isla fue comprada por el holandés Peter Minuit por 60 guilders (como unos mil dólares) a los indios Canarsie, de la tribu Lenape. Minuit se dio poco después que se la compró a la tribu equivocada. Sin embargo esto no evitó que los holandeses se establecieran en la isla. El nombre de la isla es el mejor recuerdo del pueblo originario que vivió en esa tierra durante generaciones.

  2. Wall Street. Todos conocemos que en este mítico lugar está la bolsa de Nueva York. Pero otra cosa es conocer el origen del nombre que recibe esta calle. El nombre lo recibe precisamente porque en el pasado era por esta calle por la que pasaba el muro (wall) de la ciudad colonial y cuyo objetivo (como no podía ser de otra manera) era proteger la ciudad de ataques enemigos. Esta zona es una en las que mejor nos podemos acercar a la antigua ciudad, que recibía el nombre de Nueva Amsterdam y estaba bajo control holandés. Los holandeses perdieron la soberanía sobre la ciudad en 1667 tras su derrota en la Segunda Guerra Anglo-Neerlandesa, donde pasó a manos de los ingleses que la rebautizaron con el nombre de Nueva York.

  3. Estatua de la Libertad. La estatua fue un regalo que hizo el gobierno francés al estadounidense con el fin de conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de Estados Unidos. Este servía además como un signo de amistad entre las dos naciones, que mantuvieron buenas relaciones desde el nacimiento del país en 1776. Por cuestiones técnicas la estatua no pudo estar terminada hasta diez años después. Fue en 1887 cuando se eligió el sitio que ocupa actualmente (Liberty Island). Se trata de una obra de arte de la ingeniería, gracias a su estructura interior hecha por el mismísimo Gustave Eiffel. Aunque un siglo más joven es sin duda uno de los mayores símbolos de la independencia del país y de la formación de los Estados Unidos. También se relaciona con la llegada de emigrantes durante los siglo XIX y XX. 

  4. Isla de Ellis. Se trata de un islote cercano al puerto de  la ciudad y es clave en la historia de Nueva York y de todo el país. Recibe su nombre de Samuel Ellis, quien compró el islote en 1770. Son sus familiares quienes en 1808 lo venden al Estado americano, quienes lo convierte primero en un cuartel y luego en un fuerte de defensa de la ciudad. Finalmente, con la llegada masiva de emigrantes desde Europa a finales del siglo XIX, se convirtió en el principal espacio aduanero. La Isla de Ellis es el fiel reflejo de la llegada de emigrantes europeos al país, algo imprescindible para entender la historia cosmopolita y multicultural no solo de la ciudad sino de todo el país.

  5. Antigua Catedral de San Patricio. La historia de Nueva York es la historia de la llegada de personas de todas las culturas y de todas las religiones. Aunque anteriormente existieron otras iglesias católicas en la ciudad, destacará entre todas la antigua catedral de San Patricio. Menos lujosa que la actual (localizada en la céntrica Quinta Avenida) tiene una gran historia. Incendiada por protestantes en la década de 1860, fue reconstruida con el aspecto actual. Es precisamente el incendio de los protestantes lo más destacado. Más bien los motivos. Los católicos no fueron bien vistos en una ciudad formada principalmente por protestantes. Esto obligó a amurallar (como si de un fuerte se tratase) la antigua catedral para defenderla en caso de ataque de los protestantes.

  6. Puente de Brooklyn. Es sin duda uno de los puentes más fotografiados del planeta. Recorrerlo de punta a punta es casi una obligación. Fue durante 6 años el puente colgante más largo del mundo, además del primer puente suspendido usando cables de acero. Que fuera el primero de este tipo demuestra históricamente la gran expansión industrial que tuvo la ciudad y el país a finales del siglo XIX, convirtiendo a Estados Unidos en una de las principales naciones productoras del mundo. Este hecho se consolidó en el siglo XX, cuando el país se convirtió en una de las dos superpotencias mundiales. Un espacio clave para conocer la historia de Nueva York y de Norteamérica a nivel tecnológico e industrial.

  7. Empire State Building. La historia de Nueva York está relacionada claramente con sus rascacielos y uno de los más míticos es el Empire State. Terminada su construcción en 1931, durante 41 años fue el edificio más alto del mundo. Es un símbolo de la historia de Nueva York no sólo por sus 442 metros (incluyendo la antena) sino también por ser un ejemplo de la superación del país durante la gran depresión, que se produjo tras el crack del 29. Fue durante esa gran crisis cuando el edificio fue realizado, siendo levantado únicamente en un año y 45 días. Pero no todo fue positivo. Durante una década el edificio de oficinas más alto del mundo (1931-1941) tenía alquiladas solo el 50% de sus oficinas. Para evitar imagen de fracaso empresarial durante esos diez años hubo una curiosa política de iluminar varias oficinas sin ocupar durante la noche para dar imagen de que estaban al completo. ¡Es Nueva York, damas y caballeros!

  8. MoMA. El Museum of Modern Art (o MoMA) sigue hoy siendo uno de los principales museos de la ciudad de Nueva York. Pero como no podía ser de otra forma su historia es también muy interesante. Surgió del filantropismo de algunas de las familias más ricas de la ciudad: apellidos como los Sullivan, Barr, Rockefeller, etc., han estado históricamente relacionados con el MoMA. Al igual que el Empire State surge durante la gran depresión (1929) sin muchas expectativas, pero logró superarlas. ¿El objetivo del museo? Difundir y hacer valorar a la gente las artes visuales del mundo actual. Hoy en día su dirección sigue siendo uno de los mejores ejemplos a seguir por los museos.

  9. Memorial a John Lennon. Cuando John Lennon, uno de The Beatles, murió asesinado en Central Park la gente de la ciudad se sintió conmocionada. Uno de los grandes miembros de la cultura pop del siglo XX había muerto de repente. Hoy en el mismo sitio donde falleció hay un monumento para el recuerdo. Lennon había elegido Nueva York por ser uno de los principales focos culturales del mundo. Sin duda la Gran Manzana durante el siglo XX fue tomando una importante influencia cultural. Sus teatros, galerías de arte, etc., fueron creciendo y haciendo a la ciudad un foco de la cultura primero y del mundo después. Sin duda la relación de la ciudad con la vanguardia social y cultural es historia de Nueva York pero también de todo el país y del planeta. 

  10. Memorial 11-S. El 11 de septiembre de 2001 se produjo uno de los mayores atentados terroristas sufridos hasta hoy en occidente. El impacto de dos aviones en las Torres Gemelas  dejó a más de 3000 víctimas y la desolación en la población de Estados Unidos y del mundo. Tanto el propio monumento memorial como One World Trade Center se han convertido uno en el recuerdo a las víctimas y el otro en el afán de superación de los neoyorquinos tanto en nombre de ellos mismos como de los asesinados en las dos torres. Este lugar también recuerda el comienzo de una era: el de la lucha del terrorismo (especialmente contra el fundamentalismo islámico) que se ha convertido en uno de los principales problemas tanto en occidente como en los países musulmanes.

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.