Qué hacer en Brno en un día: qué ver y cómo moverse

“He ido a Brno“. Afirmación a la que es probable que le sigan respuestas del tipo “¿perdón?, ¿Brqué?”. Se trata de la segunda ciudad más importante de la República Checa (porque no todo va a ser Praga), por lo que tampoco hemos de dejarla de tomar en cuenta. Fue una de nuestras paradas del tour #EuropaCentra2 que realizamos el pasado verano de 2017, entre Viena (a dos horas por carretera) y la capital checa (a tres horas, sí, Europa central no es tan grande). Disfrutamos en un día de las ofertas culturales y arquitectónicas de esta ciudad que es ciertamente desconocida pero con calidad. Por eso os contamos qué hacer en Brno durante ese tiempo para optimizar vuestro viaje. Repasemos los puntos:



Qué es Brno.

Pues eso, la segunda ciudad (en población y extensión) de la República Checa tras Praga, de la que se cuenta que tienen cierta rivalidad (lo que viene siendo un Madrid-Barça, para que nos entendamos). Sólo su ciudad tiene 400.000 habitantes. Se fundó en el siglo XIII y desde entonces ha estado de acá para allá, rifándose entre las órbitas checa y alemana porque está a medio camino (de hecho fue un centro industrial importante para el Imperio Austro-húngaro en el siglo XIX). Al final, tras la disolución del Imperio acabada la Primera Guerra Mundial, se quedó en Checoslovaquia y hasta entonces, como República Checa. Parque Denisovy Sady, Brno.

Datos prácticos para manejarse en Brno.

Os aclaramos desde ya que se pronuncia ‘Bernó‘, y no ‘Berno‘. Fue un debate sobre dónde colocar la tilde que mantuvimos durante nuestro viaje por Europa central. El idioma oficial es el checo, aunque tiene un dialecto local que es el “hantec” que mezcla el checo, alemán y yidis/judío. Aunque si habláis en inglés muchos también os entenderán. En cuanto a la moneda, como en el resto del país, se usa la corona checa (1 euro equivale a 25 coronas checas, a groso modo). ¿Qué hacer en Brno para cambiar euros? Cuando llegamos desde Viena lo primero que tuvimos en cuenta fue dónde cambiar monedas, y nos recomendaron la caja de ahorros Česká spořitelna, que está por la calle Janska (muy cerca de la Plaza Zelny, en el casco histórico) porque tienen el mejor cambio de moneda en Brno.

Cómo moverse en Brno.

En cuanto al transporte en Brno, pues en realidad ni lo usamos. Las principales atracciones turísticas en Brno están en su casco histórico, y es tan pequeño que de un extremo a otro podemos llegar en media hora a pie. Eso sí, prepara las piernas porque tiene cuestas muy importantes. Además, alrededor del casco está la Estación Central de Tren y la Estación de Bus (llegamos por esta y nos pusimos en quince minutos, pasando por un gran centro comercial). Si no quieres sacar muslos, Brno dispone de 12 líneas de tranvías aunque ya te decimos que no va a ser muy necesario.Calle Postovská, Brno.

Qué ver en Brno.

La Oficina de Turismo, que está en el viejo Ayuntamiento, tiene un folleto gratuito en castellano al que no le falta de nada. De hecho es uno de los mejores que nos hemos encontrado porque está escrito de manera clara y divertida. Ofrece incluso dos rutas, una corta (sin salir del casco antiguo) y otra larga (incluyendo fuera de él) que es ideal para la gente que va con el tiempo contado. Aún así la larga también se puede hacer en un único día. Basándonos en lo que vimos, os vamos a recomendar los siguientes lugares que ver en Brno sí o sí:

  • Ayuntamiento viejo. Partimos de donde está dicha Oficina de Turismo, que fue sede administrativa hasta 1935. Su portal gótico es maravilloso por su torre curvada (se dice que lo hizo a posta el constructor porque no cumplieron con su pago). Pasando por su pasillo vemos colgado un cocodrilo enorme, que las leyendas suponían que era un dragón. Sí, choca un poco, pero es uno de los iconos de la ciudad y su visita es lo que hay que hacer en Brno de forma obligada. Se puede subir hasta su torre por 35 coronas checas.Ayuntamiento, Brno.

  • Plaza Zelny o Mercado de las Coles. Es llamado así desde el siglo XV porque en este punto se monta el mercadillo de verduras. Curiosamente se organiza alrededor de un lugar flanqueado por un conjunto arquitectónico histórico. La plaza se levantó en el siglo XIII y desde entonces se ha colocado aquí el Palacio Dietichstein que acoge el Museo de Moravia, el Teatro Reduta (de los más antiguos de Europa central y donde Mozart ofreció un concierto con 11 años) y por supuesto la Fuente de las Parnas que simboliza una cueva con alegorías a imperios de la Antigüedad tales como Babilonia, Persia o Grecia. 

  • Cripta de la Iglesia de los Capuchinos. La verdad es que el interior de la iglesia no es muy particular. Sí lo es su subsuelo y lo que hay que hacer en Brno es visitarla. Se accede por un callejón a la izquierda de la iglesia, y su precio es de 20 coronas checas. Su función es acoger el descanso eterno de los miembros de su orden, así como el de otras personalidades destacadas. Notareis la diferencia social porque mientras uno están en preciosos sarcófagos, otros están echados en el suelo tal cual (son los propios monjes, que no querían ostentosidades). La humedad ha hecho que los cuerpos se conserven más o menos bien. Da un poco de ‘canguele’ pero si te gusta el turismo morboso, este es tu sitio ideal.Cripta de los Capuchinos, Brno.

  • Catedral de San Pedro y San Pablo. Subiendo una cuestita la mar de cabrona llegamos a la Catedral de Brno. Se sitúa sobre la colina de Petrov y su estilo es gótico principalmente (originario románico con reconstrucciones neogóticas). Ya os decimos que no vais a tener cuello para ver sus torres al detalle, ya que el templo mide 84 metros. Su interior es menos espectacular porque se notan las reformas, pero es una de las cosas que hacer en Brno sin duda.Catedral de San Pedro y San Pablo, Brno.

  • Castillo de Špilberk. Y no nos referimos al director de E.T., sino que se sitúa en una colina del mismo nombre (no se hace tan pesado subir, pues además se rodea de jardines y bonitos miradores donde descansar). Su origen se remonta al siglo XIII como castillo real que luego pasaría a ser la fortaleza más famosa del reinado de los Habsburgo. Cuenta con un foso, un puente espectacular y hoy alberga el Museo de Brno. Cuando fuimos de hecho estaba celebrándose funciones en su patio.Castillo Spielberk, Brno.

  • Villa Tugendhat. Si alho hay que hacer en Brno es visitar este icono funcionalista declarado Patrimonio de la Humanidad en 2001 por  ser “un ejemplo remarcable del estilo internacional en la arquitectura moderna, tal como se desarrolló en Europa en el correr de los años veinte”. Obra de Ludwig Mies van der Rohe, está algo retirado del centro de la ciudad. Por eso hemos de confesar que no llegamos a verla de lo cansados que estábamos. Se recomienda pedir cita aquí para visitar el interior, no así su jardín.

    FUENTE: Turismo de República Checa.

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *