10 cosas que hacer en Lanzarote sí o sí

Ir a la playa, comer papas arrugadas, tomar el sol… Sí, pero es que las Islas Canarias son más que todo ese cliché y Lanzarote tiene un rico patrimonio cultural y paisajístico que degustar, con mojo o no. Nosotros visitamos la isla durante la semana santa de 2018 con las ideas claras de lo que queríamos hacer en Lanzarote, ver un poco de todo, no sólo lo típico que sale en los folletos de viaje. Y la verdad es que nos cundió la visita y las actividades que hicimos. Creemos que no nos faltó nada por disfrutar, al menos no imprescindible. Así que aquí van las cosas que no debes perderte de la isla conejera como hicimos nosotros. Añádelas a tu planning, ¡pero ya!



01. Rodear el Charco de San Ginés.

Nada más aterrizar en la isla lo más cerca que tienes es Arrecife. No basta con visitar la capital en media hora. Si es necesario, pasa allí el día y olvídate del reloj. Esto caerá por su propio peso cuando pises la zona del charco. Se trata de una laguna natural de agua marina en pleno centro urbano donde la marea sube y baja con total tranquilidad, a su bola. Siéntate en una de sus múltiples terrazas a disfrutar de la brisa, a ver las barcas flotar o varar en el transcurso del día. No tengas prisa. Todo lo que hay que hacer en Lanzarote es relajarse.

Panorama inmenso como el propio Charco de San Ginés, en Arrecife.

02. Desfilar por el Puente de Las Bolas.

No te vayas de Arrecife sin visitar el conocido Puente de Las Bolas, llamado así por las esferas que hay sobre las columnas de este puente levadizo. Fue construido en el siglo XVIII para unir la ciudad con el Castillo de San Gabriel, una fortaleza levantada sobre un islote para protegerse de los piratas y corsarios. A nosotros la pasarela nos pareció muy curiosa. Es bastante larga y su viejo mecanismo de izada nos dejó embobados. Un espacio totalmente para foto. ¡Click!

¿No os lo dije? Se puede hacer un desfile de Victoria’s Secret por esta pasarela en el Puente de Las Bolas.

03. Pringarte de aloe vera.

En varios municipios de la isla te encontrarás con un Museo del Aloe Vera. Esta es una planta medicinal y cosmética de gran cultivo en Lanzarote. El Cabildo patrocina esta iniciativa de la empresa responsable por su atractivo turístico, y la verdad es que visitarlos engancha. En Arrieta está el Centro de Interpretación con sala audivisual, aunque en el resto también hay colocados paneles informativos. Lo mejor, que puedes tomar gratis un trozo de esta planta rica en propiedades y pasártela por la piel.

Centro de Interpretación de Aloe Vera en Arrieta. Y tan frescos, oiga.

04. Volver al pasado en la Villa de Teguise.

Uno de los rincones que más nos sorprendió fue el casco histórico de Teguise, el primer núcleo urbano de la isla (de hecho fue su primera capital hasta mediados del siglo XIX). Es sin duda una de las cosas imprescindibles que hacer en Lanzarote, pasear por su viejas calles adoquinadas. Fácilmente te transportará al siglo XVII, con sus armoniosas casas bajas y blancas (una característica arquitectónica de toda la isla, en realidad). También hay que visitar el castillo de Santa Bárbara, donde hoy está el Museo de la Piratería.

La paz está asegurada en la Villa de Teguise. Amén.

05. Visitar las obras de César Manrique.

El artista lanzaroteño quiso hacer de la isla toda una obra de arte, alzarla como un destino ecológico y cultural a partes iguales. Tiene repartidos varios puntos de interés como el Monumento al Campesino (donde se celebran talleres de artesanía), el Jardín de Cactus o diseños vanguardistas que aprovechan el espacio volcánico como los Jameos del Agua o el Mirador del Río. Si quieres profundizar más en su figura, visita la Casa-Museo César Manrique en Haría y la Fundación César Manrique en Tahíche, que son mucho más que museos…

Monumento al Campesino, obra de César Manrique, tan ilustre él.

06. Tomar vino de Lanzarote.

Podemos hacer otro parón y seguir con calma, que es indispensable hacer en Lanzarote para realmente disfrutarla. El vino de Lanzarote es también otro de los símbolos gastronómicos de toda Canarias, de forma que tiene su propia denominación de origen y es característico por su cultivo en tierra volcánica. Nosotros visitamos la zona de La Geria, nombre que recibe de su método de cultivo único en el mundo. Aquí se encuentra una de las fábricas vinícolas y se puede visitar (y probar).

Aquí nace el vino, señores, en La Geria.

07. Bajar a la Cueva de los Verdes.

Es otro de los atractivos turísticos de la isla y, consecuentemente, algo que debes hacer en Lanzarote de cajón. Es una experiencia parecida a la de la Cueva de Nerja, en Málaga. Aunque luego hay bastantes diferencias, como que no hay muchas estalactitas ni estalagmitas. Aunque aquí también se celebran conciertos gracias a su acústica y tiene una parte donde la guía turística anima a lanzar una piedra al vacío desde una altitud para comprobar cierta maravilla de la naturaleza. ¿Cual? Visítala.

No se querrán perder este espectáculo de colores, ¿verdad?

08. Hacer la ruta del Oeste.

La parte Este de la isla cuenta con varios núcleos turísticos. Sin embargo nada tiene que ver el lado Oeste, más salvaje y natural. Puedes recorrerlo desde la Caleta de Famara, un pueblo pesquero bañado por la arena, y bajar a la zona surfera de La Santa. El tour sigue por El Golfo, donde está el famoso Lago de los Clicos (por la especie de cangrejos que vive en esta filtración de agua verdosa). Continúa por Los Hervideros, donde estalla la marea ofreciendo un vertiginoso espectáculo, y acaba en las tranquilas salinas del Janubio.

Qué verde era mi Lago de Los Clicos.

09. Cruzar el Archipiélago Chinijo.

Se dice también que Canarias no son 7 sino 8 islas. Muchos cuentan con La Gracisoa como esa octava, que forma parte del Archipiélago Chinijo (adjetivo usado para referirse a los más pequeños, como a dichas islas). Este sitio no tiene más de 30 km² y 750 habitantes, con dos minúsculos núcleos urbanos donde no existe asfalto. Prácticamente todo son playas casi vírgenes, por lo que la calma y quietud son sus principales reclamos. Tomas el barco desde el pueblo de Órzola y es ideal también para hacer camping y sobre todo perderse de la estresante monotonía.

Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en La Graciosa, tan graciosa.

10. Descubrir Timanfaya.

Hemos dejado para el final el súmmum de las actividades que hacer en Lanzarote de forma obligada. Nos referimos al Parque Nacional de Timanfaya, donde más vas a encontrar cola, lógicamente. Todos quieren dejarse fascinar por el recorrido a través de sus paisajes lunares, tal y como las dejó las sucesivas erupciones de lava siglos atrás. También verás cómo se brasea la carne con el calor de la tierra, cómo se quema paja y cómo sale con fuerza un géiser si arrojas agua. ¡Todo un espectáculo de mamá naturaleza!

Esta es sólo una muestra de las diferentes instantáneas que no nos cansamos de tomar en Timanfaya.

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.