Vaporettos en Venecia: la opción ‘low cost’ a las góndolas

Cuando idealizamos Venecia se nos viene irresistiblemente a la mente un paseo en góndola por algunos de sus 177 canales. Y si queremos sorprender a nuestro acompañante, podemos picarle el ojo al gondolero para que se cante alguna serenata. Idílico, ¿verdad? Pues no tan idílico le parecerá a nuestra cuenta corriente, porque subirse en góndola es caro. Irse de Venecia sin surcar sus aguas puede parecer un poco deprimente para quien visite la ciudad, porque es algo muy típico. No te desilusiones si eres tan ahorrador como nosotros (o sea, agarrado). Los vaporettos en Venecia son la alternativa low cost para explorar la laguna. Nosotros lo probamos y te contamos cómo funciona.




Antes de viajar, entre las cosas que planeamos sobre qué ver en Venecia y qué hacer en ella, nos planteamos subir en góndola. Leímos que un paseo podía costar unos 100€ (35€ si ibas apretujado con gente que no habías visto en tu vida). Pero no fue hasta que llegamos hasta el mismo muelle donde atracan las góndolas cuando comprobamos los precios. En efecto, como podréis ver en la fotografía que le echamos al cartel, 35 minutos bien contados te cuesta lo mismo que una noche en el Ritz. Así que descartamos esta experiencia y ya lo pensaríamos si en un futuro volvemos con el amor de nuestra vida.

¿Preparado para soltar billetes en Venecia? Viajar en góndola no es barato.

La última tarde que estuvimos en Venecia decidimos finalmente cruzar la isla principal y visitar los otros pueblos. ¿Nadando con gafas de buceo? No. ¡En vaporetto! Son lo que los autobuses públicos para nosotros. Dado que las estrechas calles en Venecia no son aptas para el tráfico rodado, moverse en barco es la mejor opción. Por supuesto, existe una red de líneas públicas que recorren los canales más importantes y que unen las diferentes islas de la laguna. Eso sí, una recomendación general es ir a pie en las distancias cortas porque a veces se llega antes que en estos buses acuáticos.

La red de vaporettos en Venecia, gestionada por la empresa ACTV, es bastante amplia para lo que es la ciudad, contando con 25 líneas. Existe una línea nocturna (funciona desde las 4.30am, con una frecuencia de 30 minutos); algunas de ellas sólo funcionan según qué época del año, otras están numeradas hasta con decimales, y al final esto vuelve al visitante loco de la cabeza. Sin embargo si vamos a usarlos con fines turísticos nos fijaremos en las líneas principales del vaporetto, que hacen recorridos para no perderse los palacios más atractivos. A su vez os las resaltamos en rojo:

Línea 1: surca el Gran Canal con múltiples paradas, desde Plaza de Roma hasta la isla de Lido.
Línea 2: surca el Gran Canal con menos paradas, por la Isla de San Giorgio Maggiore, La Giudecca, Tronchetto, Plaza de Roma, hasta Lido.
Línea 3: Piazzale Roma a la Isla de Murano.
Líneas 4.1 y 4.2: Murano, San Michele, Venecia.
Línea 7: San Marcos a Murano.
Línea 10: Plaza de San Marcos a Lido.
Línea 12: F.te Nove a Punta Sabbioni, pasando por Burano.
Línea 13: F.te Nove a Treporti.
Línea 15: San Marco a Punta Sabbioni.
Línea 17: Tronchetto a Lido
Línea 18: Lido a Murano.
Línea 20: Lido a San Giorgio Maggiore.
Línea N: Lido, Gran Canal, Tronchetto, San Giorgio Maggiore, San Marco.

Este es el mapa de rutas que nos encontramos de los vaporettos en Venecia. Sí, es algo para asimilarlo…

Pues bien, nosotros cogimos a las cuatro de la tarde uno de los vaporettos en Venecia no principales, la 5.2 en la parada de Orto (que más nos quedaba cerca del hostal). Pudimos comprar el billete en el mismo barco, aunque no siempre tienen disponible a bordo ni cobran con tarjeta. De hecho, no tenían el billete sencillo de 7€ que es válido durante 60 minutos. Así que nos pillamos el de 24 horas, por el que nos sablaron 20€. Y menos mal, no por el dinero, sino porque con una hora se nos iba a quedar poco ya que volvimos a la isla de Venecia a las 21h. ¡Fijaos todo lo que hay que ver en la laguna! Lo más recomendable es comprarlo en los puestos que hay en las estaciones principales, para ir más seguros. También disponéis allí de otros tipos de tarjetas.

Nos quedamos en F.te Nove e hicimos trasbordo en la línea 4.2. Aquí también validamos la tarjeta en una máquina a la entrada del muelle. No olvidéis hacerlo porque pasan revisores y nosotros nos encontramos con una. Por cuestión de morbo nos bajamos en la isla de San Michele, que es todo un cementerio ¡y larguísimo! No nos dio tiempo a verlo entero pero recomendamos pasar a chismear porque muchas lápidas son verdaderas obras de arte, entre otras curiosas. También visitamos Murano, bajándonos en la parada de Colonna. Desde ahí recorrimos lo más sobresaliente de la isla hasta la Iglesia de Santa María y Santo Donato, volviendo a la parada de Faro para tomar allí la línea 12 en dirección a Burano.

Tiempo de disfrute y reflexión sobre los vaporettos en Venecia, como la de esta señorita.

Aquí el viaje dura mucho más, unos 40 minutos. Pero la travesía en uno de los vaporettos en Venecia se hace deliciosa porque podemos ver lo grande que es la laguna, las casas construidas sobre esta superficie acuática artificial, algunas de ellas abandonadas ofreciendo unas fotos aún más idílicas. Nos bajamos en la parada de Mazzorbo, ya en Burano. No es el centro de la isla pero se hace un paseo tranquilo porque no hay nadie (hasta llegar al núcleo urbano, a 10 minutos caminando). Nosotros llegamos a dar la vuelta a toda la isla, mientras que los turistas se quedan en su canal principal y volvían. No hay miedo de perderse porque el sitio es realmente pequeño y al final acabas llegando al mismo sitio si sigues la costa.




Nos despedimos de los vaporettos en Venecia bajo el atardecer. ¿Es o no romántico? A esas horas pudimos coger los sitios traseros del barco, al aire libre, ya que en esas líneas el tipo de embarcación es mucho más grande (los hay de todo tipo, según la afluencia de cada línea, generalmente con los asientos a cubierto). Aunque ya todo estaba oscuro de vuelta a Venecia, disfrutamos de la calma y la brisa. No hubo gondolero que nos cantara pero la experiencia ya no nos la quitaba nadie.

Cae el atardecer en Burano mientras esperamos la llegada de uno de los vaporettos en Venecia.

 

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

2 thoughts on “Vaporettos en Venecia: la opción ‘low cost’ a las góndolas

    Eppie

    (11 marzo, 2018 -20:19)

    Gracias a ti, Pilar!

    daveiga

    (12 marzo, 2018 -20:49)

      La estación principal de Venecia se llama Santa Lucia y desde allí salen varios vaporettos que te llevan a los distintos distritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *