Qué ver en Córdoba en un día

El día 28 es el día de Andalucía. Esta es una de las Comunidades Autónomas espaolas que destaca por sus contrastes. Siempre ha sido un territorio de mestizaje, de mezcla de pueblos y culturas. Y eso se nota en todo: en su forma de ser, en sus edificios, en su color … ¡en todo! Córdoba no iba a ser una excepción a esta norma, y tuvimos la suerte de comprobarlo en un sólo día de paso.




Lo primero que uno detecta cuando llega a Córdoba es que el pasado está por todas partes. ¡Hasta hay restos arqueológicos en la estación de autobuses, donde llegamos desde Madrid! Todo parece indicar que se está en una ciudad mágica. Al menos así parece que lo sintieron también los musulmanes cuando establecieron en Córdoba la capital de Al-Andalus.

Hoy su magnífico palacio, el de Medina Azahara, es una zona en ruinas, pero conserva todavía la Catedral – Mezquita de Córdoba, una de las consideradas como más espectaculares que fueron construidas en el mundo árabe. Un día es poco tiempo para visitar Córdoba. Sin embargo vamos a esforzarnos a presentaros algunas de las cosas que son imprescindibles que visitar en ella.

Para empezar  está claro que no podemos dejar de pasar por la Mezquita de Córdoba. Es sin duda un ejemplo de ese mestizaje. Hoy en día la Mezquita tiene en su mismo medio una catedral y desde hace siglos es usado como templo cristiano. Nosotros cuando la visitamos todavía estaba en debate si debía ser llamada “catedral” o “mezquita” solamente. El edificio es enorme y es uno de esos lugares donde las fotografías aparentan menos grandiosidad de la que tiene en realidad.
 

Puente romano, demasiado restaurado para nuestro gusto.

Muy cerca de la Mezquita de Córdoba se encuentra el puente romano de la ciudad y a la puerta de entrada a la ciudad desde él. Desgraciadamente este lugar ha sido, desde nuestro punto de vista, muy mal restaurado. Este es uno de esos desastres cada vez más comunes en nuestros edificios históricos. Una verdadera pena.

Aunque, dejando de lado este pequeño problema, poco más se puede quejar uno de Córdoba (salvo el intenso calor cuando visitamos la ciudad en pleno agosto, ¡a 49º!). Las calles estrechas del casco histórico son todo un ejemplo de conservación. ¿Y qué decir de sus magníficas plazas decoradas con macetas de flores? Pues que, además de ser hoy en día Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, su aspecto es espectacular.
 

Callejuela de Córdoba. Dan ganas de meterse y no echar la vista atrás.

Fue todo un espectáculo “perderse” por las serpenteantes y estrechas calles de la ciudad y encontrarse este tipo de “espacios-regalo” en forma de paredes blancas decoradas con flores de todos los colores (y olores). Ver como se mezcla la tradición y la belleza de esta manera fue todo un descubrimiento. Si sólo estuvieseis una hora en Córdoba esto sería lo que os recomendaríamos hacer: perderse.

Otro de los imprescindibles de Córdoba es el Alcázar de los Reyes Cristianos. Este magnífico palacio mudéjar del siglo XIV destaca, como la mayoría, por sus grandes jardines por los que cruza el agua y fuentes. En este edificio también se mezcla el estilo gótico (otro ejemplo más de mestizaje cultural). 

En la ciudad hay mucho más que iglesias y viejas (y bellas) mezquitas. También os podréis encontrar algunas viejas sinagogas que recuerdan que estas tres religiones convivieron juntos dentro de los muros cordobeses durante generaciones. Y hoy queda esta evidencia en los viejos edificios, sobre todo religiosos, de estas tres culturas.
 

Calle Deanes, donde comprar y tomarse una tapa que da gusto.

No podemos dejar de visitar otros espacios religiosos. Si tenemos tiempo (y queremos, claro) podemos ir a la Casa Sefarad.  Este último edificio es actualmente un museo en recuerdo de la cultura sefardí. Este grupo formaba a la mayoría de los judíos que vivieron en España hasta su expulsión en 1492 por los Reyes Católicos.

Si tenéis solo un día os aseguro que muy poco más podrás ver. Salvo que pongáis el turbo y no paréis ni para comer. Pero, sinceramente, no es para nada recomendable para una ciudad como Córdoba. Es una ciudad para disfrutar con todos los sentidos. De verdad, aprovechad para verla, pero sin tomarse muchas prisas.

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *