Museo Casa de Ana Frank, ¿morbo o memoria histórica?

Hace ya unos años que fuimos a Amsterdam para conocer un poco más sobre la ciudad. Dejamos para otro día los coffee shops y nuestra experiencia en ellos (que también dan para contar). Ahora vamos a hablar de uno de los museos más visitados de la ciudad y que no es otro que la Museo Casa de Ana Frank. Seguramente todos conoceréis la historia. Pero no está de más hacer un resumen para contarps nuestra experiencia en este centro conmemorativo. Quizás os respondamos si vale la pena o no hacer la laaaaarga cola para poder entrar.




Ana Frank era una niña judía nacida en Alemania, que tuvo que huir del país hasta Amsterdam (Holanda) para escapar de los nazis. Cuando los alemanes invadieron la ciudad la familia tuvo que esconderse en el ático donde trabajaba el padre. Fue con tanta mala suerte que en agosto de 1944 fueron descubiertos en su escondite. Un mes después fueron deportados. Tanto Ana como Margot, su hermana, fueron enviadas primero a Auschwitz-Birkenau y luego a Bergen-Belsen. Es en este campo de concentración fue donde ambas murieron de tifus en 1945.

Ana Frank se hizo famosa gracias al diario que empezó a escribir cuando tenía 13 años hasta que murió a los 16. En él empezó hablando sobre sus experiencias, amigos, chicos que le gustaban. Posteriormente habló sobre su vida, su opinión sobre los nazis y la situación de su familia y amigos. Este diario fue encontrado por su padre y publicado como ejemplo del horror del Holocausto.
 

Estatua que hay en la esquina del Museo Casa de Ana Frank.

El almacén, propiedad de su padre y donde fue encontrada, es hoy el Museo Casa de Ana Frank en recuerdo de su historia, así como de su familia y de todos los judíos que tuvieron que esconderse para no ir a campos de concentración. Las colas que hay que hacer para entrar ahí suelen ser bastante largas (con algunas excepciones).

Mientras esperábamos fuera de la Casa de Ana Frank, una chica muy amable y con una cesta vino con algunos folletos en diferentes idiomas (incluido español) sobre el museo. Una vez dentro del edificio debemos pagar 9€ de entrada (la mitad para niños a partir de los 10 años, más pequeños entran gratis).

La verdad es que la historia que se nos cuenta en los paneles explicativos es bastante interesante y necesario que se recuerde. Pero sí hay que reconocer que mientras uno está en esa laaaarga cola no puede evitar reflexionar sobre cuánta gente está ahí para conocer esa historia y que otra está simplemente por el morbo que tiene lo sufrido por Ana Frank.
 

Recreación del escondite de la Casa de Ana Frank, por donde se pasaba a través de una estantería.

Sinceramente espero que no sea así realmente, pero hay que reconocer que, al menos, la Casa de Ana Frank parece que muchas veces se convierte más en un espacio para el morbo de unos que como un lugar para la memoria histórica. Aún así esto no es culpa del museo. ¿Ellos que culpa pueden tener? A fin de cuentas es solo una fundación que intenta mantenerse a flote y servir como institución del recuerdo del sufrimiento del pueblo judío.

Dentro de la Casa de Ana Frank no hay mucho más de lo que hablar. Apenas tiene muebles (Otto Frank, el padre de Anna fue claro en esto, quería que el edificio se viera como lo dejaron los nazis: sin un solo mueble). Interesantísimos, eso sí, vídeos y paneles explicativos sobre la vida de Ana Frank y de su familia y amigos durante el tiempo que estuvo escondida en esta casa.

La Casa de Ana Frank es un sitio recomendado para todos aquellos que estén interesados en conocer y recordar la memoria de Ana Frank, y con ella de todos aquellos judíos que sufrieron el horror del holocausto. Si vais con esa mentalidad estoy seguro que os va a gustar.  

    • Web: Sitio web Oficial de la Casa de Ana Frank.
    • Precio: 9€, entrada general; 4,50€, de 10-17 años; gratis, menores de 9 años.
    • Horario: 09-22h, de abril a noviembre y sábados; 10-20h, el resto del año.

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.