10 trucos para pasar el tiempo en el avión, en bus o en tren

Sabemos que en los viajes el tiempo es oro. Tenemos las horas contadas para hacer esto, aquello y lo otro. Pero lo que no podemos controlar (y es lo que más nos jode de los viajes, dicho en plata) es el rato que perdemos con el transporte. En su momento hablamos de cómo no desperdiciar el tiempo en aeropuertos y estaciones, mientras hacíamos la espera antes de partir. Hoy vamos a dar un paso adelante. Porque si en las estaciones teníamos más libertad para movernos, pasar el tiempo encerrado en un medio de transporte es mucho más complicado. ¡Pero no imposible! Toma nota de nuestros consejos de viaje:



  1. Reserva tu mejor asiento. Empieza por ahí, desde casa o si has preferido comprar el billete en taquilla. Elegir un asiento que te sea cómodo es vital durante el tiempo de viaje. Si eres de los que gozan de viajar en el asiento de enmedio, enhorabuena. Eres capaz de resistir hasta un volcán en llamas. Personalmente prefiero viajar en ventanilla para pasar el tiempo observando los paisajes. Siempre lo he dicho. Es una excelente forma de disfrutar de un viaje “pasivo”, descubriendo montañas, costas, o carreteras baldías.

  2. Relájate. Si lo vemos de otra forma, viajar en avión, bus o tren no tiene por qué ser un gasto de tiempo innecesario. En cambio, puede ser necesario. La vida rutinaria en casa quizás sea estresante, o el propio viaje si regresas del destino haya sido muy movidito. Ahora es tiempo para descansar, sin agobios. Has llegado a tiempo a coger el transporte y ya no hay prisas para nada más. Como dice la grabación cuando viajamos en Ryanair, “sit back, relax and enjoy your flight“.

  3. Muévete de acá para allá. Este es un consejo de viaje básico que muchos recomiendan. No sólo para pasar el tiempo más rápido, sino que es un truco saludable. Quizás sea un viaje de larga distancia en el avión, bus o tren y tu cuerpo va a necesitar que la sangre fluya. Cada hora o dos, salte al pasillo y camina de un extremo a otro. Saluda a los otros viajeros, canta Mi carro o lo que te apetezca. Sentado también puedes mover los dedos de los pies. Son maneras para evitar riesgo de trombosis venosa profunda (TVP) si te quedas momificado en el asiento tanto rato.

  4. Organiza tu viaje. Si se trata de un viaje de ida al destino que has estado soñando, pues sigue preparándolo. En nuestro tour #EuropaCentra2 me dediqué a pasar el tiempo en avión, bus o tren a darle el último retoque. Me había descargado en el móvil páginas de la Wikipedia y de otros blogueros de viaje, con información interesante de los que tomar nota en mi bloc de cara a optimizar la inminente visita. También llevarte una guía de viaje y leerla durante el vuelo es bien.

  5. Conoce a otros viajeros. Esto va para los viajeros más extrovertidos. Compartir experiencias con gente nueva es un punto a favor para pasar el tiempo de viaje. Otro punto de vista quizás te abra la mente. Ya no sólo hay por qué hablar de viajes, sino de otras historias. A lo mejor viajas incluso con el amor de tu vida. “Cuando el amor llama a tu puerta ábrela, no te lo pienses más”. Si eres de los introvertidos, pues al menos cotillea conversaciones ajenas, ríete por dentro, elucubra historias con ellos. ¿Parece cosa de psicópatas? Que levante la mano quien nunca lo haya hecho.

  6. Échate la siesta. Qué mejor para pasar el tiempo de viaje que dormir. A lo mejor nos hemos levantado temprano para coger el avión, bus o tren, o simplemente sea por cansancio. En algunos de nuestros viajes programamos las horas de dormir durante el vuelo para que, cuando lleguemos al destino, nos cunda más el viaje. Sabemos que no es igual echarse la siesta que en un sofá o cama, y sin nadie alrededor. Pero trata de no pensar en eso si te cuesta conciliar el sueño. Que las palabras de la bendita chica de Ryanair resuenen en tu cabeza como eco: “relax, relax, relax…”.

  7. Come con tranquilidad. En algunos viajes en avión y en autobús ofrecen la opción de comer. En tren, es más probable que sí. Y qué mejor manera de pasar el tiempo durante un viaje que hacer lo que mejor se nos da: comer. Es una manía que tenemos, sí. También podemos llevar desde casa algún tentempié si somos ‘especialitos’ con el menú a bordo o simplemente como medida low cost de viaje. Ya que no tenemos prisa, disfruta tomando algo. Además, con el estómago lleno es más fácil echarse luego la siesta. Así que no lo dejes para el final del viaje.

  8. Lee, escucha, mira. Es algo que hacemos cuando estamos de viaje en un avión, bus o tren. Nos llevamos un libro, escuchamos música a través de nuestro móvil o vemos una película desde la tablet. Personalmente, a veces preparo mis viajes antes de salir. Si prefiero llevarme algo de lectura, o meto una carpeta de música seleccionada para el vuelo, o descargo películas que tenía ganas de disfrutar y no he tenido tiempo para sentarme a ver. En algunos transportes incluyen este servicio a través de pantallas. Lo malo es que esté en un idioma del que no tengas ni idea.

  9. Llévate un juego. Va a ser muy difícil jugar al Twister durante el viaje en avión, bus o tren. Pero podemos ser más prácticos y llevar un juego de cartas. Es lo típico. Saca la baraja y ponte a jugar al burro contado con tu acompañante. Algunos trenes llevan mesas, y los autobuses y aviones suelen llevar las bandejas plegadas. Dales uso. Recuerda que hay juegos de mesa de viajes diseñados para tal efecto que también puedes subir a bordo como el Monopoly, Hundir la Flota o el mismísimo Catán.




  10. Ve al baño. Una obviedad como un templo, ¿no? Pero si quizás no te estás jiñando del todo, aún así ir al baño durante el vuelo es una oportunidad de pasar el tiempo. También es una excusa estupenda para continuar con los estiramentos, pues hay que desplazarse por el pasillo. Dentro del baño también puedes hacer otros estiramientos sin que nadie te vea y te sientas ridículo. Maquíllate, aséate, aprovecha tu tiempo de viaje. Es otra forma de coger aire. Eso sí, no abuses que quizás haya gente esperando fuera y ellos sí que se pueden estar cagando en tí…

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *