10 cosas que hacer en Amsterdam sí o sí

¿10 cosas solamente? Amsterdam da para hacer muchas cosas. Nosotros estuvimos casi una semana en la capital de los Países Bajos y en ningún momento nos sentimos aburridos. De hecho, la ciudad holandesa es uno de los destinos con más actividades y alternativas de ocio que nos hemos echado en cara. Pero una selección como ésta os vendrá de perlas incluso si vais a estar poquito tiempo. Basándonos en nuestra experiencia os detallamos qué cosas ver, qué platos comer, qué sitios visitar, en fin, que hacer en Amsterdam. Y atención porque algunas recomendaciones son un pelín descaradas. O te entregas a Amsterdam o te quedas en casa. ¡Allá vamos!





 
01. Visitar sus coffeeshops.

Empezamos fuerte. Sin duda descubrir la legalidad (limitada, eso sí) del consumo de la marihuana es algo que hacer en Amsterdam de forma obligada. No estamos diciendo que te “emporres”, pero flirtear con el cannabis de forma razonable es cuanto menos una experiencia que deberías pasar una vez en la vida. En los famosos coffeeshops te asesorarán en qué medida consumirla y de qué manera. Nosotros fumamos porro pero también como ingrediente de la felicidad en un muffin. Diviértete y hártate de reír.


02. Comprar en el Mercado de las Flores.

¿El qué? Pues flores. Las tienes de todas clases, colores y condiciones. Bien semillas como plantas ya bastante creciditas. Yo me llevé de aquí una planta carnívora. Sí, como lo oyes. Me llamó la atención y me la dejaron pasar en el control del aeropuerto. No se comió a nadie durante el vuelo. También me traje semillas de tulipanes, la flor más icónica de Amsterdam. Y si no quieres cargar en la mochila, simplemente déjate impresionar por el Bloemenmarkt y recorre sus enormes puestos, todo un colorido escaparate que demuestra el increíble gusto de los holandeses por la flora.


03. Conocer la casa de ana frank.

Amsterdam no es sólo desfase y cosas bellas. Acercándonos a la casa-museo donde se ocultó Ana Frank de la represión nazi también nos permitirá la reflexión de la tragedia humana. En el Prinsengracht se halla el edificio, hoy reconstruido, donde su familia judía se mantuvo escondida hasta que finalmente fue apresada. Muchos sabemos del célebre Diario de Ana Frank donde ella misma cuenta sus circunstancias. Si no es así, igualmente conocerás su historia a través de testimonios y una estupenda recreación de la vivienda y su zulo oculto.


04. RECORRER AMSTERDAM EN BICICLETA.

La capital de los Países Bajos es uno de los destinos con más cultura sobre dos ruedas que hemos visitado. De hecho habían más bicicletas que coches en el centro. Los holandeses tienen no sólo conciencia ecológica, sino también práctica. Amsterdam tiene una superficie llana y junto a la infraestrucura que las instituciones han privilegiado para este vehículo, es muy fácil moverse. Hay empresas que alquilan bicicletas a los turistas, y no hay manera más sencilla, atractiva y sobre todo rápida para recorrerse sus calles.


05. METERTE EN UNA CABINA ERÓTICA.

Después de sudar sobre la bicicleta, qué mejor que seguir sudando dentro de una cabina erótica. Dejarse caer por el Barrio Rojo es una de las cosas imprescindibles que hacer en Amsterdam. Pero lo más sublime es entrar en uno de sus espectáculos a puerta cerrada. Más de uno sudamos la gota gorda viendo cómo la chica daba vueltas mientras se contorneaba (comprendedlo, no estamos acostumbrados a este tipo de shows). Es la forma más light de vivir la esencia del Barrio Rojo. Si quieres llamar a la puerta, eso ya es cosa tuya. ¡Y bravo por ti!


06. ATIBORRARTE A CROQUETAS.

El queso, el arenque crudo, las patatas fritas… Todas esas cosas típicas holandesas están muy bien. Pero la auténtica experiencia es comer las kroketten y más si son de una máquina expendedora. Más de una vez pasamos por delante del FEBO, una red de franquicias que dispone de servicio de vending con croquetas (más bien croquetones), ya sean sueltas o en formato bocadillo. También tienen pollo frito y hamburguesas. Esto viene genial si vamos con prisas de un museo a otro y queremos algo realmente “fast fast fast food”.

FUENTE: Tripadvisor.

07. DESCUBRIR LA RONDA DE NOCHE.

Una de las obras de la pintura universal está en la capital holandesa. Y visitar el Rijksmusem de cualquier manera es casi obligado entre las actividades que hacer en Amsterdam. David se emocionó con la enorme obra de Rembrandt, y nos comentó que realmente no se trata de La Ronda Nocturna sino que se había descubierto que inmortalizaba una escena diurna pero que el lienzo se oscureció con el tiempo. Si ver esta pieza maestra te parece poco, tienes muchas más obras famosas del Siglo de Oro holandés, así como una colección de arte asiático y egipcio.

08. SENTARTE EN UN CANAL A VER EL ATARDECER.

Esta fue una de mis actividades que hacer en Amsterdam preferidas. Paseando por sus calles nos coincidió la caída del sol y, ¡ale!, me senté en un muelle a escuchar el murmullo del agua. En cualquier caso disfrutar de los canales holandeses es todo un honor. Forman parte de su cultura y estilo de vida, de manera que muchos ciudadanos viven en ellos, dentro de viviendas flotantes. Si te quedas un rato en uno de los canales de Amsterdam verás cómo la vida pasa. Y tan ricamente.


09. ESCAPARTE DEL TOUR DEL AMSTERDAM ARENA.

Exacto. En Amsterdam nos soltamos la melena y en la visita al estadio del Ajax, David, Vanesa y Lindsay se saltaron el tour programado para sus visitantes. Así, por toda la jeta. Gracias a ello vieron rincones que de otra forma no hubiesen podido (en este vídeo sobre nuestro viaje a Amsterdam lo veréis). De todas formas disfrutaron de la visita a uno de los estadios más impresionantes y quedaron alucinados por el techo retráctil del campo.


10. cruzar el río ij.

Quizás una de las cosas que hacer en Amsterdam menos conocidas pero que nosotros recomendamos fervientemente. Dejamos para el último día montar en ferry desde la Estación Central de Amsterdam (más bien desde atrás). Fijaos bien en el destino al que os lleva, porque nos equivocamos de ruta y nos llevó para otro barrio (amén). Volvimos atrás y tomamos al que nos llevó al The Eye. Aún así gozamos de las vistas del enorme río IJ y de su actividad marítima.

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.