‘Verona Card’ o cómo ver Verona en un día

Cómo nos gusta una tarjeta turística para visitar las ciudades. Estos pases que se venden a un único precio permite el acceso a los monumentos y atracciones más referentes de cada lugar, así como a su sistema de transporte en algunos casos. Nos referimos a entradas libres fundamentalmente, aunque otras veces son accesos con descuento o bien una combinación de ambas. En cada destino que hemos viajado solemos pillarnos un city pass, un city card o como esté designado. Sinceramente, algunos nos han resultado un chasco ‘sacaperras’. Con otros hemos aprovechado nuestra estancia que de otra manera no hubiese sido posible. Con el Verona Card tuvimos nuestras dudas, pero aún así la compramos al llegar a la ciudad italiana.




Verona fue el primer destino de nuestra gira #EuropaCentra2, por la que en el verano de este 2017 nos recorrimos lo mejorcito de Europa central. Aunque previamente ya teníamos diseñado qué hacer en Verona cuando llegásemos, no fue hasta que estuvimos allí cuando optamos por comprarnos la Verona Card. ¿Por qué esta indecisión? Sólo estuvimos un día. O mejor dicho, ¡medio día! El viaje en avión nos hizo perder la mañana. Parecería absurdo gastarse el dinero en una tarjeta turística para apenas unas horas. Pero…
 

Piazza delle Erbe. ¿A qué es bonico? Pues ver esto es gratis.

… No. No fue ilógico comprar la Verona Card para una tarde. Vimos que ciertos lugares turísticos de Verona son un poco caros. Lo que hicimos, como siempre, fue pensar a qué sitios nos daría tiempo a ir y sumar el coste de cada entrada general. Teniendo en cuenta que la Verona Card de 24 horas nos costaba 18€, ¿creéis que pudimos ahorrar algo en una tarde? Increíblemente, sí. Pero hablemos un poco de la Verona Card, cómo conseguirla, qué modalidades hay y todo el percal por si decidís visitar Verona al modo low cost.
 

Tipos y precios de la Verona Card.

Existen dos modalidades de esta tarjeta turística, según las horas en que son válidas: 24 o 48 horas. La primera cuesta 18€ y la segunda 22€, sólo cuatro euros más. Así que el pase de 48 horas es genial si queréis pasar un fin de semana por esta región de Italia. Hay que tener en cuenta que se trata de una ciudad pequeña y os va a dar más que suficiente.
 

Cómo funciona la Verona Card.

Lo mejor de todo es que la tarjeta turística se activa desde el segundo en que visitéis la primera atracción incluida. Esto es: si lo compro hoy y no lo uso hasta mañana, ese día no cuenta. Basta con entregar en la taquilla de cada monumento la tarjeta, que el que esté allí os la validará a través de su código QR. Aunque aquí va un pequeño consejo: si vas a estar dos días en Verona, creemos que con el pase de 24 horas bastará. Patea la ciudad la mañana del primer día, ve de museos por la tarde y a la mañana siguiente, y tómate un buen café de despedida antes de irte, sin prisas.
 

Dónde se compra la Verona Card.

El pase turístico de Verona puede conseguirse tanto en las oficinas de turismo como en los propias atracciones adheridas a la tarjeta. O sea, que podemos pasar de perder el tiempo en ir a una oficina e ir directamente al monumento, que allí las venden.
 

Qué visitas incluye la Verona Card.

Pues los monumentos más destacados de Verona (no así el Arche Scaligere), así que lo esencial ya nos viene por la cara en esta tarjeta turística. Además, también están incluido los viajes en la red de bus urbano de la ciudad (se valida en el lector de tarjetas en el interior del vehículo). Estos son los lugares con acceso libre y sus correspondientes precios generales, para que hagáis cuentas:

  • Basílica de Santa Anastacia (2,50€)
  • Basílica de San Zeno (2,50€)
  • Casa de Julieta (6€)
  • Centro Internacional de Fotografía Scavi Scaligeri (6€)
  • Iglesia de San Fermo (2,50€)
  • Catedral de Verona (2,50€)
  • Galería de Arte Moderno / Palacio della Regione (6€)
  • Museo de Castelvecchio (6€)
  • Museo de Historia Natural (4,50€)
  • Museo de la Radio de Época (2€)
  • Museo Lapidario Maffeiano (4,50€)
  • Teatro Romano (4,50€)
  • Tumba de Julieta (4,50€)
  • Torre de Lamberti (8€)
  • Verona Arena (10€)

 

Aparte de todo esto tiene otros cuatro lugares cuya entrada se ofrece con un descuento de algo menos que la mitad de su precio general: Sala Boggian, Museo Miniscalchi Erizzo, Museo Africano, Palacio Giardino Guisti y Museo AMO.
 

Cómo ahorramos con la Verona Card.

Hemos visto la teórica. Veamos ahora la práctica, cómo nos lo montamos: en esa tarde planeamos ver unas pocas cosas pero en un orden más o menos de cercanía y horarios de cierre, siguiendo una ruta determinada para no perder el tiempo. Comenzamos con la Torre de Lamberti, la Basílica de Santa Anastacia, la Catedral de Verona y el Museo de Castelvecchio. De haber hecho la visita sin la Verona Card, estos cuatro lugares nos hubiesen costado 19€. ¿Cuánto nos ahorramos con la Verona Card de 24 horas? Sí, señores. ¡Un euro para el café! Más bien para el montadito, que no se nos ocurrió otra que cenar allí en el 100 Montaditos.



¿Vale la pena la Verona Card?

Desde lueguísimo que sí. Es cierto que un euro no es un gran ahorro, pero no recomendamos la locura de ver esta bella ciudad del Véneto en sólo una tarde. Si contáis al menos con un día entero merece comprar el billete turístico. Podréis visitar con calma al menos cinco lugares como mínimo. Os recomendamos no cometer nuestro error, y es no dejar el Verona Arena para el final. Es la joya de Verona y por dejarlo casi para lo último nos cerraron las puertas en las narices (a las 18h). Para todo lo demás, Verona Card.

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *