‘Museo Nacional de Eslovenia’ presenta: el instrumento más antiguo

La capital eslovena no tiene un número de alternativas culturales como lo pueda tener París o Londres, por ejemplo. Pero sí que tiene joyitas que merecen la pena descubrir. Una de ellas es el Museo Nacional de Eslovenia, que exhibe restos arqueológicos que hablan de la historia de su territorio hasta conformarse como Estado actual. Esculturas romanas, espadas medievales, incluso sarcófagos egipcios (what the f**cker!). Sin embargo la pieza que parte allí la pana es el instrumento musical ¡más antiguo del mundo! Con esta referencia, cómo no íbamos a ir…




Pues sí. Cuando buscamos información de qué ver en Liubliana, preparando nuestro tour #EuropaCentra2 en agosto de 2017, reparamos en este dato. Nos decidimos por este motivo entrar en el Museo Nacional de Eslovenia, localizado en un palacio neo-renacentista construido para la ocasión en 1888. Además, está cerca del Parque Tívoli, el Parlamento, la Galería Nacional y… bueno, todo en Liubliana está cerca por lo pequeño que es su casco urbano. 
 

Entrada principal del Museo Nacional de Eslovenia, tan elegante y patriótico.

Aunque la visita del Museo Nacional de Eslovenia está incluida en la Liubliana Card, nosotros íbamos más a callejear por la ciudad. Así que pagamos religiosamente los 6€ que cuesta la entrada, ni tanto ni tan poco. No es un museo muy grande, eso sí. Pero tiene secciones divertidas que te hacen parar un buen rato. Al final estuvimos cerca de una hora y pico, que se nos pasó enseguida y para nada aburrida.

No adelantemos aún conclusiones y empecemos por preguntarnos qué hacíamos en el Museo Nacional de Eslovenia. Como ya dijimos, nos atrajo la idea de ver el primer instrumento del mundo. Es una flauta neandertal tallada en hueso, con más de 60.000 años. Fue descubierta en el parque arqueológico de Divje Bebé en 1995 (vamos, ayer). Algunos incrédulos dirán, “ah, no, que se parece pero no es porque los primates esos no entendían todavía de música y esos agujeros fue de alguna mordedura”. Pero, ¿por qué no puede ser una posibilidad de que sí lo sea?
 

 
El Museo Nacional de Eslovenia tira mucho de esta pieza. De hecho veremos una recreación en 3D en la sala de “juegos”. Y es que en la zona central de la planta baja hay una exposición de objetos para mirar, pero también para tocar. Hay símbolos que te animan a ello. En el vídeo anterior sobre nuestra visita habréis visto que nos animamos con todo, sobre todo David, que estaba pletórico tratando de tocar todo lo imaginable con piedras y huesos. De lo que se trataba es de comprender cómo pudo emerger la música y los instrumentos. ¡Vaya si lo consiguió!

Y luego, claro, hay exposiciones permanentes que empiezan con el paso de los romanos por sus tierras. En el vídeo destaca esa figura dorada en bronce que recrea a un ciudadano de la época e imitaba a la Columna de Trajano, en Roma. Muy cerca de ella hay una sala dedicada a su colección egipcia. No es que llegasen desde tan lejos y se dejaran un sarcillo olvidado. Son donaciones de diplómaticos en la época en que se abrió el Museo Nacional de Eslovenia. Pero está curiosamente ambientado con esas luces de discoteca, aunque es una sala muy estrecha.
 

Pero seguimos prefiriendo la parte interactiva del museo. No podíamos evitar parar en cada sitio.

La visita acaba en la planta alta con un combinado primitivo, romano y medieval. Ahí el recorrido se hace más rápido si no te paras a leer mucho los paneles (en esloveno e inglés). Y como tenemos este tipo de cosas algo vistas fuimos más con paso ligero. 

A nuestro amigo Cesáreo no le convenció demasiado, como bien comenta al final del vídeo. Pero si me preguntan por la recomendación, yo diría que sí. Esa parte interactiva ayuda muchísimo a meterte dentro del ambiente cultural. Y por ver la flauta antiquísima, que está bastante bien conseguida para la época en que data. Te puede hacer una idea de cómo los neandertales no se aburrían, desde luego, y pudieron conocer el sonido musical más allá de las palmas.

    • Web: Museo Nacional de Eslovenia.
    • Precio: 6€, entrada general; 4€, niños estudiantes y jubilados.
    • Horario: 10-18h, todos los días (hasta las 20h los jueves).

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *