5 consejos para preparar una maleta de viaje low cost (17 días)

Viajar durante varias semanas con tan sólo el equipaje de mano es posible. No sólo es por ahorrarnos facturar una maleta extra. También es por la comodidad de no estar cargando demasiado, sobre todo si nos vamos a tener muchos desplazamientos. Es lo que vamos a reinvindicar en este artículo a la hora de preparar una maleta de viaje y nosotros os vamos a descubrir el secreto.




Ya han sido numerosos viajes que hemos hecho así y todo nos ha salido de lujo. Es más, hasta hemos regresado con hueco libre. No ha sido por arte de magia. Es más bien por experiencia, que es lo que os vamos a transmitir a través de estos 5 súper consejos para preparar una maleta de viaje para largos períodos. ¡Ojito, porque no tienen desperdicio!
 

01. Equipaje de mano.

Ya os lo adelantamos. La vértebra de cómo preparar una maleta de viaje low cost pasa por llevar una única mochila. Sí, mochila y no maleta. Es decir, algo que te puedas cargar a la espalda y no la tengas que arrastrar por el suelo. Al menos para viajes largos en los que nos movamos de una ciudad a otra.

Una maleta de ruedas va a recibir más golpes y se ensuciará enseguida. No hablemos de los bolsos, que los brazos se resentirán y pagarás el pato por ello. Si es una mochila tipo “Quechua”, con miles de bolsillos y diseñada para repartir el peso por la espalda, mucho mejor.

Llegamos a Venecia con nuestras mochilas de viaje, la mar de frescos.

02. Mudas.

Hemos añadido al título lo de “17 días” porque ha sido nuestra experiencia más reciente. Nos hemos recorrido Europa central en ese período de tiempo. Pero, claro, en una sóla mochila no nos va a caber 17 mudas. Lo que hemos hecho en otras ocasiones a la hora de preparar una maleta de viaje ha sido llevar cinco mudas (incluyendo la que llevamos puesta).

Esto quiere decir que vamos a tener que lavar a mano. Llevaremos de casa un jaboncillo (aunque en el aseo de muchos alojamientos os lo vais a encontrar) para poder lavar las prendas y ponerlas a secar en el perchero, o sillas, o donde buenamente se pueda.

Por otra parte siempre es mejor llevar ropa oscura y no clara. Se van a notar menos en una camiseta negra aquellas manchas que nos va costar sacar. En este sentido, durante ese viaje por Europa central alquilamos un apartamento que disponía de lavadora, para mitad del viaje. Es trabajo que nos quitamos de encima y en un momento en que nuestra ropa más lo va a agradecer. 

Otro truco que tenemos es llevar las ropas más pesadas encima, a la hora de embarcar. Está claro que una chaqueta va a ocupar más espacio en el equipaje de mano. Si viajamos a destinos fríos lo mejor es llevar este tipo de prendas encima, aunque sudes la gota gorda en el aeropuerto. También la puedes llevar en la mano. Yo he llevado hasta dos abrigos encima. ¡Todo sea por el low cost!
 


03. Productos de higiene.

Habréis visto que os hemos enlazado nuestro vídeo explicativo de todo esto. En el mantuvimos un debate sobre si es mejor llevar los productos de higiene desde casa o comprarlos en destino. La primera opción te permite elegir los productos que sueles usar y posiblemente te salgan más baratos de precio. La segunda opción desde luego te va a ahorrar espacio en el momento de preparar una maleta de viaje. Vosotros elegíis, pues es cuestión de cada uno.

Hay que ser cautelosos con lo que llevamos y cuánto llevamos. Hay que tener en cuenta ciertas limitaciones fundamentales en cuanto a líquidos que podamos pasar por el control de seguridad en aeropuertos, al menos en la Unión Europea:

  • Cada frasco no puede superar los 100 mililitros.
  • Todos los líquidos han de ir en una sóla bolsa.
  • La bolsa ha de ser hermética. No todos los aeropuertos disponen de ella.
  • La bolsa no puede superar el kilo de peso ni 20x20cm de tamaño.

¿Llevar toalla por si acaso? Nosotros siempre, aunque sea de las pequeñas (casi toalla de lavabo). Sobre todo si vas a hospedarte en albergues, que en estos sitios no van a tener o te cobran un extra. En nuestro viaje de 17 días nos quedamos en algunos hostales que no tenían de ninguna manera (aunque a la hora de reservar es algo que te indican, pero a veces pueden equivocarse o no lo ves tú en la letra pequeña).


04. Resto del contenido.

Hasta ahora hemos metido lo indispensable a la hora de preparar una maleta de viaje. Pero hay otras cosas que recomendamos llevar, por ejemplo, las chanclas (o esclavas). Van a ser importantes si nos alojamos en sitios donde los baños son comunes, y nos pueden ahorrar un disgusto y posibles infecciones en los pies.

El material de ocio es otra alternativa, especialmente si viajas solo, tus compañeros no te van a dar mucha conversación o te quieres librar de ellos por un rato (nunca se sabe). No recomendamos libros físicos porque ocupan demasiado espacio. Si eso, una tablet.

Además, un dispositivo móvil te va a servir para ver películas o buscar datos interesantes en Internet sobre el destino. A pie de calle puede ser importante pues nos ayuda con mapas y otras aplicaciones, además de poder sacar fotos y vídeos. El cargador será indispensable entonces. Y si llevas una batería externa, mejor que mejor.

En mis viajes largos suelo llevar almohada, como la que me ven en la foto de cabecera. Es de las pequeñas y se puede meter en el momento de preparar una maleta de viaje enrollándola bien. Parecerá innecesaria, pero cuando tengas que pasar muchas horas en aviones, buses o dormir en estaciones, te vas a acordar de mí.




05. Organización de la maleta.

Ya sabemos todo lo que vamos a llevar. Este punto es sumamente importante a la hora de preparar una maleta de viaje, pues de ello dependerá el espacio. Recomendamos meter primero lo menos necesario y dejar en alto (y más accesible) lo más importante. Tendremos así más a mano documentos, cargadores, jerseys… que vayamos a necesitar según lleguemos al destino.

Un consejo propio que ya he puesto en práctica es llevar en estos viajes largos ropa desgastada que pensemos tirar. Es decir, que nos va a ocupar espacio en la maleta de viaje pero que al final del mismo por fin nos deshagamos de ella. Esto nos ayudará a tener más espacio en la mochila a la vuelta si nos llevamos souvenirs, mapas de recuerdo o lo que sea.


Y bien, esto ha sido todo. Tengo ahí una cosita que me dice que me dejo algo en el tintero. En el vídeo anterior desarrollamos todos estos puntos y os damos consejos extras, así que echadle un ojo. Y si teneís algún truco más que aportar será bienvenido en los comentarios. ¡Buen viaje, mis “vacacionaditos”!

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *