Casa-Museo Lope de Vega, un tesoro escondido en Madrid

Si habéis visitado alguna vez Madrid seguramente que ya conocéis los lugares más popularmente conocidos: Puerta del Sol, Cibeles, Playa Mayor, Palacio Real, etc. ¡Pero mira que Madrid es grande y tiene sitios que conocer! En caso de que seas un cultureta empedernido o estés interesado en conocer algo más sobre la ciudad, cansado de ir siempre a los mismos sitios, nosotros te invitamos a ir a este rincón: la Casa-Museo Lope de Vega, el llamado “fénix de los ingenios” (¡menudo nombre!). 




Durante su época fue muy popular gracias al teatro. Gracias a ello, Lope de Vega se hizo de oro con sus obras teatrales, sus poemas, etc. La verdad es que el hombre no se lo montó nada mal y tuvo más suerte que otros grandes escritores como el pobre Cervantes. Visitar la Casa-Museo Lope de Vega, en pleno Barrio de Las Letras (cerca del Congreso de Los Diputados), nos permitirá conocer mucho no sólo sobre la vida del autor sino también para conocer cómo era la sociedad del Madrid del barroco (siglos XVII y XVIII).

Nosotros visitamos este museo, allá por septiembre de 2016. Aún hoy hay que concertar su visita, que de igual forma va a ser guiada durante cerca de una hora. Cuando nosotros entramos lo primero con lo que no encontramos es con una maqueta del Corral del Príncipe. Nosotros antes habíamos visto en persona la corrala de Almagro durante la Ruta del Quijote.

Durante la visita guiada recorrimos toda la vivienda donde vivió Lope de Vega durante varios años, hoy totalmente reconstruida como según éste contaba en sus escritos y basándose en documentos de la época. Cada una de las dependencias nos permiten ver cómo era una vivienda madrileña del siglo XVII. Así se va entremezclando la historia popular de la ciudad con la del propio Lope, lo que hará la visita todavía más interesante.

En la primera planta estuvimos en las habitaciones donde hacia vida Lope de Vega, así como parte de su familia. Llama sobre todo la atención el espectacular despacho del escritor, con una gran biblioteca incluida. Contrasta esta enorme obra con lo sobria que es la habitación donde dormía Lope. Lo único raro era una ventana que le dejaba ver desde la cama la capilla que tenía en la casa.  
 

En el despacho hay tomos cedidos por la Biblioteca Nacional (incluso cuadros por el Museo del Prado).

También nos llamó la atención el comedor y la cocina, que estaba bastante bien recreada y que nos hacía pensar que estábamos de verdad en una cocina del siglo XVII. Una vez vistos todos, los cuartos subimos al segundo. Algo que a muchos le llamara la atención es que cómo es posible que la casa tenga tres pisos, si por fuera solo se ven dos.

La guía nos lo explicó y fue muy interesante y forma parte de la picaresca española: cuando los reyes hicieron Madrid corte (y capital) necesitaban viviendas para los funcionarios. Así se hizo un decreto que obligaba a la gente a arrendar sus casas si tenían una planta de más. Así que muchas viviendas escondieron la tercera planta colocando el techo sobre ella.

Cuando subimos a la última planta de la Casa-Museo Lope de Vega, vimos algo muy común en este tipo de casas. Si sabían esconder bien esta parte podían arrendársela a quien quisieran también. Esto ayudaba a tener más dinero. A veces, en caso de que la familia fuera muy grande, se solía reservar para hijos y otros familiares.
 

Habitación supuestamente de la única hija superviviente de Lope de Vega, Marcela de San Félix.

Llamó mucho nuestra atención una cuna que había en una de las habitaciones que estaban en la última planta. Había dentro un sonajero barroco. No los confundamos con los actuales. Eran como colgantes hechos en plata o metales más pobres y madera que servían para expulsar a los malos espíritus y evitar enfermedades.

Acabamos nuestra ruta en el precioso jardín que ha intentado ser rehabilitado de la misma forma que estaba cuando Lope de Vega estaba vivo. La verdad que nos fuimos con un buen sabor de boca después de una interesante charla que nos permitió conocer más sobre la vida de Lope así como de la Madrid del siglo XVII.

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *