Nuestro TOP 7 de ciudades en Europa Central

Y al fin este verano nos fuimos de viaje por Europa. Aunque no es el más grande de los continentes tiene bastante que ofrecer, y para tan sólo 17 días que tuvimos decidimos cruzar el centro continental, desde el Mar Adriático hasta la apoteósica salida al mar del Río Elba. Pudimos ver hasta 10 ciudades en Europa Central de 7 países diferentes. Quizás todo fue demasiado rápido pero la verdad es que mereció la pena. Vimos lugares para no olvidar jamás.




Nos quedamos impresionados con las bellas ciudades en Europa Central. Los lugares que visitamos (en orden de ruta) fueron: Verona, Venecia, Liubliana, Budapest, Bratislava, Viena, Brno, Praga, Dresde y Hamburgo. Pero como siempre en la vida hay lugares que nos han gustado más que otros. Nosotros, hemos elegido los siguientes por diferentes motivos, pero siempre podéis opinar y dejar vuestros comentarios.
 
Brno (República Checa)

Pequeña pero matona. Esta es posiblemente una de las mejores maneras para describir Brno, la segunda ciudad más importante de República Checa (¿o era Chequia? ¡Bah, qué más da!). No os vamos a engañar, las afueras no es que sean las más bonitas que hayamos visto pero lo que es el centro de la ciudad… ¡Madre mía! Sus plazas, su catedral y sobre todo… su castillo. Un lugar extraordinario sobre todo porque engaña las expectativas del turista.

Zelný trh o Cabbage Market Square. ¿Qué nombre preferíis?

Budapest (Hungría)

La capital de Hungría tiene mucho que aportar a los viajeros. Es una de las ciudades en Europa Central más enormes, demasiado para que pudiésemos verla completa en los días que estuvimos (sólo dos). Pero al menos conseguimos quedarnos con su esencia (¡que poético me ha quedado!). Más que recomendable la visita al Parlamento de la ciudad, sus jardines, el Castillo de Buda. Aunque también sus bares-ruina y disfrutar de un balneario es imprescindible.

El Castillo de Buda acoge hoy diferentes museos y la Biblioteca Nacional.

Dresde (Alemania)

Es una de esas ciudades que, aunque no muy grande, tiene mucho que aportar. Al menos así lo percibimos en el viaje por Europa. Su cultura y sofisticación no dejará indiferente a nadie. Al haber sido capital del principado de Sajonia hay una interesante colección de palacios (Zwinger y Palacio Real). También hay iglesias para todos los gustos y corrientes del cristianismo: evangelistas, luteranas, católicas…

El Palacio de Zwinger es demasiado llamativo. Tendrá dos plantas, y cada ala es un museo.

Hamburgo (Alemania)

Siendo sincero, cuando estuve buscando algo sobre la ciudad para preparar nuestro tour por ciudades en Europa Central no quedé muy impresionado. Ya sea porque no iba con grandes expectativas o posiblemente porque la ciudad lo merece, Hamburgo se convirtió en un auténtico descubrimiento. Hay mucho que se puede visitar en la ciudad con más ricos de toda Alemania. Una visita a su puerto se hace imprescindible. Tanto que si no hay mucho tiempo lo mejor sería visitar la zona bañada por el río Elba. No verás nada igual en ningún otro lado del mundo.

Polémico coloso al pie del río Elba, hoy orgullo de sus ciudadanos (¡como para no estarlo!).

Praga (República Checa)

Una de las grandes capitales de Europa. No es casualidad que sea una de las ciudades en Europa Central más visitadas y turísticas. No es sólo que sea larga en extensión sino que también es preciosa. Ya desde que entras en ella piensas “pero que bonitos edificios, ¿será así todo el rato?”. Y la mayoría de las veces esa pregunta se hace realidad. Todo, desde su reloj astronómico a su castillo, etc., son una maravilla. Su principal hándicap, ¿demasiado turismo?

En la ciudad checa se combina lo antiguo con moderneces como esta, la Casa Danzante. Un lujo sólo con mirarla.

Venecia (Italia)

La ciudad de los canales ya de por sí es bastante carismática. No en todos los sitios del mundo se pueden ver barcos ambulancias, taxis, autobuses o vaporettos, etc. Ya esto le da varios puntos a la ciudad. Además a esto hay que unirle que es verdaderamente bonita. No se puede decir nada negativo sobre Venecia (salvo la cantidad de gente que hay). Siendo sinceros, ¿a quién no le gustaría tener una casa en el centro de Venecia? Eso sí, ¿quién puede pagarse una? Al menos pudimos sufragarnos un ticket en vaporetto para conocer sus afueras. No es más romántico que montar en góndola pero fue algo inolvidable.

Desde el Puente Rialto puedes ver el ancho tráfico en su gran canal. También apoteósico.

Viena (Austria)

Cuando se llega a Viena ya se sabe que se está en un lugar especial (y no solo especialmente cara). Para los amantes de la historia y de la arquitectura se quedan pasmados antes la belleza de toda la ciudad. Tal y como dijo nuestro compañero de viaje Cesáreo es una “Alemania pija”, un lugar donde no sólo se nota que hay dinero sino que también hay un gusto exquisito por todo. ¡Si hasta las fábricas de las afueras parecen relucientes y brillantes! Lo nunca visto.

Con lo que le gustan a los austríacos un edificio neoclásico. El Parlamento del país, por supuesto.

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *