¿Qué pensamos ver en Dresde?

“Previamente, en Pasión de Vacaciona2″… os habíamos dicho que no íbamos a decir nuestra siguientes destino para mantener la tensión, como hacen las series de televisión. Ya es hora de decir a dónde vamos a ir después de Praga en nuestro recorrido europeo por Interbús: ¡Dresde! Lo decidimos tras un profundo debate sobre cuál debía ser nuestra siguiente ciudad a visitar, en la frontera alemana. Teníamos tres finalistas: Dresde, Hannover y Leipzig. Ganó aquella porque considerábamos que hay mucho que ver en Dresde. Estaremos sólo un día, así que durante esta visita relámpago hemos hecho un itinerario express:




Qué nos gustaría ver en Dresde.

Aquí no vamos a hacer noche. Aunque hay mucho que ver en Dresde no vamos a estar más que un día y haremos noche en el tren hasta nuestro destino final: Hamburgo. La ciudad tiene la mayoría de sus grandes atracciones turísticas (monumentos, museos, etc.) bastante concentrados en el centro de la misma. Esto nos permitirá verla bien para el poco tiempo en que estamos.

Desde la estación central de Dresde llegaremos al centro de la ciudad, donde encontraremos los primeros monumentos. Nuestro primer edificio de interés va a ser la Iglesia de la Santa Cruz, propiedad de la Iglesia Evangélica Alemana y sede de los chicos del coro de la Dresdner Kreuzchor.

Luego visitaremos el Castillo (o Palacio) de Dresde, un imponente edificio que en el pasado fue un palacio real. Por su colección de arte y belleza arquitectónica es uno de los imprescindibles que ver en Dresde. Una colección de monedas antiguas, una colección de grabados y algunos de los cuadros más antiguos de Alemania es lo que podemos encontrarnos en él.

Tras ello seguiremos al Zwinger, otro antiguo palacio de estilo barroco y donde también hay varios museos. Destacan las Colecciones estatales de arte de Dresde (con obras de Tiziano, Velázquez, Rembrandt, Rafael, etc.). También hay colecciones de porcelana, armas, un espacio dedicado a las matemáticas y física, etc. Bien merece la pena echar un vistazo. Seguiremos en dirección de la Ópera Semper, edificio del siglo XIX y reconstruido tras la II Guerra Mundial. Un edificio de gran valor arquitectónico.
 

Vista del Castillo o Palacio de Dresde. FUENTE: User:Kolossos.

 
Después seguiríamos hasta la Catedral de la Santísima Trinidad o Hofkirche. Esta catedral, de estilo barroco es el más importante edificio católico de la ciudad y el de mayor religioso que hay en la zona de Sajonia. Aprovechando que estamos en esta zona observaremos la imponente torre Hausmannsturm. También veremos el Desfile de los Príncipes (Fürstenzug), un enorme mural que representa a la familia real de los Wettin desde la Edad Media a 1906.

Posteriormente pasaremos a otro templo sagrado, la iglesia de Nuestra Señora o Frauenkirche. Al igual que la Catedral es de estilo barroco, aunque este caso es una iglesia luterana. Quedó en ruinas tras la II Guerra Mundial y se mantuvo así durante la RDA. Tras la reunificación alemana el templo fue reconstruido. 

Seguiremos nuestra ruta en dirección a la Terraza de Brühl (una magnífica terraza o plaza que es una de las atracciones imprescindibles que ver en Dresde). Desde esta zona tenemos una vista privilegiada del río Elba y del barrio nuevo o Neustadt. Tras ello daremos una visita al Albertinum, al menos a su fachada y ahí elegiremos si entrar o no a ver las obras de los maestros modernos.

Una vez visitada esta zona pasaremos al Neustadt, cruzando el río Elba. En él veremos la fachada del edificio neoclásico y actualmente Ministerio de Educación del Estado de Sajonia. Nuestro itinerario sigue en dirección al Palacio Japonés. El edificio de estilo barroco cuenta con tres museos en su interior.

Lo siguiente que haremos es decidir entre dos opciones. Si vamos en dirección al Museo de Historia Militar (considerado uno de los museos de historia más importantes de Europa, donde el enfoque se centra en la reflexión que en presentar armas porque si), que está en torno a 30 minutos a pie. La otra opción es seguir en dirección al  Jardín botánico de Dresde (del siglo XIX y con una interesante colección de plantas) y que está casi a la misma distancia a pie que el museo.
 
DÓnde comer en Dresde.

Time to eat! Como en el resto de lugares que visitaremos tendremos que comer, digo yo. La verdad es que Dresde no es una ciudad especialmente barata donde comer. ¡Por lo que hemos visto hasta hay casos donde se recomienda para comer barato el McDonalds! Pero como nosotros somos cabezotas pues hemos buscado algunos lugares alternativos y tradicionales.  

Nos moveremos por el Alstadt y el Neustadt nada más, por lo que encima sólo comeremos en lugar turístico (casi nada). En el caso del barrio Antiguo (Alstadt) hemos puesto el ojo en el Curry 24. Este lugar es un espacio de comida rápido que abre las 24 horas del día (lo que es bastante cómodo). Se sirve el Currywurst, algo que ya comimos en nuestras visitas a Colonia y Berlín años atrás.

En el caso que el hambre nos encuentre en el barrio Antiguo lo suyo sería comer en el Sophienkeller. Este es un restaurante de buena comida de calidad. Aunque no es especialmente barato (no para nuestros bolsillos de menos de 10€ por comida). Somos exigentes pero si queremos ahí comeremos. Si tenemos tiempo podemos tomarnos una rica tarta en la cafetería Dresdner Kaffeestübchen.
 

El Currywurst también es Typical German Food en Dresde. FUENTE: Benreis.

 
Si finalmente el hambre nos encuentra en el barrio Nuevo (Neustadt), la verdad es que la calidad-precio mejora bastante. La joya de la corona es, sin duda, el Zum Bautzner Tor, con unos precios más que competitivos y calidad alta. Aunque nos exige salirnos un poco de la ruta de monumentos en esta zona de la ciudad. Otro lugar por el que apostar es el Louisengarten.

Otra de las opciones de comida típica alemana a buenos precios es sin duda el Villandry Dresden. Queda claro que hay varios lugares que elegir, sobre todo en Neustadt. Aunque nos exija salirnos un poco de la ruta la buena comida y el mejor precio es muy goloso.
 
DÓNDE alojarnos en Dresde.

No nos vamos a alojar en la ciudad. Haremos noche en el tren hasta nuestro último destino: Hamburgo. No sabemos cuál va a ser el resultado de esta noche sobre ruedas. Pero en nuestras experiencias anteriores hemos sobrevivido.

Estas son nuestras propuestas para ver en Dresde. Esperamos vuestros sabios consejos sobre qué otras cosas deberíamos ver y otras de las que más bien tenemos que dejar en segundo lugar. También esperamos que os haya servido de hoja de ruta si planeáis visitar la ciudad alemana. ¡Gracias y hasta la próxima!

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *