Descenso por los montes de Anaga, Tenerife

Durante los días que duró el Travel Bloggers Meeting, el congreso de blogueros de viaje celebrado en Tenerife, disfrutamos de muchísimas actividades chulas. Una de las mejores, sin duda, fue nuestra caminata por los montes de Anaga. Alberto y yo ya habíamos ido cada uno por su cuenta al macizo de Anaga, aunque no esta misma ruta. El paseo bien merece la pena, pues el cambio del paisaje y las magníficas vistas son perfectas. 




La Reserva de la Biosfera de Tenerife nos descubre una belleza sin par. Para esta excursión contamos con la colaboración de la empresa Anaga Experience. Nuestra salida tuvo lugar en la Plaza de España de Santa Cruz de Tenerife con un grupo de travel bloggers bastante variado y divertido: Lee de ¡Qué gran viaje! (y qué gran blogger), Carlos Olmo de Vagamundos (el Willy Fogg del grupo).

Tampoco nos olvidamos de David, representante de De Pronto a Bordo. Ni de Edgardo de Un mundo de experiencias (sin su pequeño hijo), o Salva y Lesly de El Viajero Curioso. También disfrutamos de la compañía de David, de Cuaderno de Viaje y Javier, de El Mundo de Magec. Vamos, un repertorio de blogueros para no aburrirse, pues entre nosotros compartíamos experiencias e ideas viajeras entre tute y tute.

Nuestro guía de Anaga Experience era Cao, quien nos hizo la ruta la mar de divertida y didáctica. Al pasar la Villa de San Andrés seguimos hasta el albergue, donde nos recibieron con un desayuno. Después de cargar fuerzas seguimos hasta la zona conocida como cementerio de Chamorga, donde empezaba nuestra ruta.
 

 
El destino era la playa de Antequera, una bonita cala de arena negra y con unas pocas viviendas. Al acabar en la costa esto quiere decir que prácticamente toda la ruta fue en descenso. No era especialmente difícil pero en ocasiones hay que pisar con cuidado. Bien lo sabe la encantadora Roberta Zennaro, que al final vio que no es nada complicado de bajar como parecía. Supongo que no hace falta decir que hay que llevar calzado adecuado.

Al comienzo estábamos a la sombra de la laurisilva pero mientras descendíamos por los montes de Anaga la vegetación cambia y la sombra desaparece. A partir de entonces la sustituimos por, sobre todo, tabaibas, cardones y por algún que otro drago y palmera. 

Para ser sinceros no nos encontramos con muchos animales propios de la zona. ¡Y eso que dicen que Anaga es el lugar de Europa con más endemismos! Lo que sí vimos son algunas cabras mientras hacíamos el descenso, como habréis visto (y oído) en el vídeo.
 

 
Mientras caminábamos nuestro guía, Cao, nos iba dando información muy interesante. Además de a nivel natural también nos hablaba sobre la historia de la zona. Visitamos una aldea, abandonada a mediados del siglo pasado debido a una sequía, como vivían los guanches en la zona, etc. 

Cuando llegamos a la playa de Antequera comimos nuestro esperado almuerzo. Se trataba de unos bocadillos y un zumo cortesía de Anaga Experience. En el caso de que contratéis a esta empresa podréis disfrutar de un rico catering de lujo cocinado por Lucas Gamonal. 




La playa de Antequera es una maravilla. Eso sí, si tenéis pensado hacer esta ruta os recomendamos que la hagáis entre semana. Durante los festivos y fines de semana se llena de gente que llega por barco y no es lo mismo. 

Una vez terminamos de comer fuimos hasta un muelle que hay al lado de la playa. Ahí nos recogió un water taxi, que nos hizo otro pequeño tour por la costa de Anaga y nos dejó en la playa de las Teresita. Pero como bien decimos en el vídeo, esa ya es otra historia. 

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *