Interraíl VS Interbús: ¿qué viaje merece la pena?

Hacer el Interraíl es algo de lo que llevamos hablando, casi, desde que el mundo es mundo. Pero por fin los astros se han alineado y este verano vamos a viajar por Europa. La organización de un viaje de este tipo comienza por el transporte y nos empapamos de cómo funciona el Interraíl, qué pases tiene, cuáles son sus precios, los horarios de los tres… Vimos entonces que tiene unas complicaciones insalvables y lo pusimos sobre la balanza con recorrer el continente en bus, del que también estudiamos sus pros y contras. ¿Con qué medio de transporte valía más la pena viajar? Os contamos nuestros resultados y por cuál nos decidimos:




A todo el mundo le sonará eso del “Interraíl”, incluso a los que no son dados a viajar. Y es que esta forma de descubrir Europa tiene más años que la raspa. Nace en 1972 como un billete de tren con el que jóvenes europeos pueden recorrer distintos países. Los límites son pocos, así como el presupuesto. Desde entonces este billete ha evolucionado y se ha convertido sobre todo en una forma de viajar: hacerlo libremente, de modo que te des el gusto a improvisaciones y lanzarte a la aventura.

El Interraíl también ha cambiado en sus modalidades, sobre todo porque desde 1998 puede disfrutarlo cualquier residente europeo sin límite de edad. Lo jodido es que ha sufrido constantes modificaciones en cuanto a las zonas permitidas, y no hablemos ya del precio. Es en este punto cuando empezamos a rascarnos las cabezas y, viendo qué posibilidades tiene el pase, estudiamos en qué nos puede beneficiar… o no. El tren parece un medio de transporte mejor que el bus para recorrer Europa. Mejor estudiemos cada caso uno a uno:
 

Interraíl.

Ventajas.

  • La comodidad del tren. Amamos montar en tren, así de claro. Los asientos suelen ser bastante mulliditos, con mucho espacio. Algunos tienen hasta su propia mesa de trabajo. Suelen venir con aseos y servicio de bar/restaurante.
  • ¿Y lo seguros que son…? Son el medio terrestre más rápido, ligero y seguro al tener su propia vía. 
  • Sus ventanas son como pantallas de cine. Como pueden atravesar los lugares más inhóspitos te das el gusto de recrearte con panorámicas de película. ¡Para mí es el “must” de los trenes!
  • ¡También incluye viajes en ferrys! Porque Europa está bañada por muchos mares y el transporte marítimo facilita la aventura. El pase de Interraíl permite viajes marítimos gratis, mientras que otros se ofrecen con descuento.
  • Descuentos en otros transportes (Bus IC), alojamiento (Famous Hostels), zonas de ocio (Value Retail), restaurantes (Hard Rock Cafe), tarjetas turísticas (Barcelona Card), atracciones (Musement)…
  • 30 países visitables, más que los integrantes de la Unión Europea (que son 28).
     

    Mapa de Europa con los países válidos de Interraíl.
    FUENTE: Interraíl.

Inconvenientes.

  • El pase no incluye todos los trenes europeos (sólo trabaja con 37 empresas). Hay empresas que no forman parte de este acuerdo.
  • Tampoco entre tu propio país de residencia, por el que históricamente tenías que partir desde otro. Esto ha sido solventado pero sólo con el Global Pass, el cual sí que te incluye un viaje de ida y otro de vuelta (como forma de que no lo uses para ver pueblos de alrededor, sino para salir a un país distinto y volver sin tener que gastar).
  • No es válido en 20 países europeos. Ya te pierdes la oportunidad de ver el 40% del territorio restante del continente, como Albania, los países chiquititos (Mónaco, Liechenstein, Montenegro…) y los antiguos países ex soviéticos (Letonia, Ucrania, Bielorrusia…).
  • No incluye las reservas. Para algunos trayectos el propio servicio de Interraíl recomienda reservar plaza, especialmente por su alta acomodación. Para otros como los recorridos nocturnos y de trenes de alta velocidad sí que es obligatorio hacerlo. El precio varía en función de si es tramo nacional o cruza la frontera, o si es nocturno. Así nos encontraremos reservas que son gratuitas hasta alcanzar los 155€. Pero el precio medio está sobre los 13,66€. Esto también ha sido solventado con el Global Pass.
  • Las reservas de los trenes hay que hacerlas con dos meses de antelación (hasta dos días antes). Esto es lo ideal según la propia web del Interraíl. ¡Manda huevos! Esto va en contra de la filosofía del moverse libremente porque te limita.
  • No es especialmente barato. Viajar en tren tampoco lo ha sido, en general. Pero con los años el precio de los pases de Interraíl ha ido en aumento constantemente. Pongamos de ejemplo el pase Global Pass de 15 días, que en la actualidad cuesta 418€ para los adultos. El gasto diario sería de 27,86€. Claro que por este precio puedes coger dos o más trenes en un día pero, ¿cuándo vas a visitar la ciudad?
     

    Tren de Interraíl.
    FUENTE: Interraíl.

Hablemos por fin de la otra alternativa terrestre, esa que nosotros hemos denominado Interbús. Lo “googleamos” y lo único que aparece en español es la empresa interurbana de Madrid. Así que con permiso de ésta, nos vamos a apropiar la palabreja y vamos a hacer un análisis más comparativo del bus. Junto con el tren, este medio comparte ventajas como las estaciones céntricas, un mayor número de equipaje, llegar con menos antelación y más puntualidad. Pero a diferencia del tren…
 

Interbús.

Ventajas.

  • Es el medio de transporte más económico, ¡de siempre! Al menos si lo comparamos con el avión o el tren. De hecho nos encontramos con billetes de 1€ entre Bratislava y Viena. Encima su precio no varía como ocurre con los otros, que fluctúa especialmente en la fecha cercana a la salida.
  • Su billete se puede comprar al momento porque no se llena como los otros transportes, ¡y el precio seguirá siendo el mismo!
  • No suele implicar trasbordos y viaja directo de un destino a otro. Más bien suele hacer paradas de descanso en áreas de servicio. Esto es cómodo porque es un lío bajarse y tener que cambiar de transporte.
  • Puedes ir a dónde te de la real gana. ¿Qué país no tiene bus? Llega hasta el pueblo donde Cristo perdió la alpargata.
  • Cada vez más son las empresas de bus que ofrecen pases similares al Interraíl. Por ejemplo, la empresa Flixbus tiene el pase Interflix, que por 99€ te incluye cinco trayectos en bus de cualquier país europeo de su red. Por su parte, Eurolines tiene el Eurolines Pass que incluye viajes ilimitados durante 15 días o un mes. Su precio varía entre 195€ y 425€, dependiendo de esa duración, en la edad y en si es temporada alta, media o baja. Pero si hay una línea dedicada a esto es la de Busabout, que conecta 46 ciudades europeas (de 14 países) con este fin. Tiene el pase ilimitado desde 1235€ y el Stop Pass (de 3 a 15 ciudades) a 369€. Parecerá caro y además sólo funciona de mayo a octubre, pero cuenta con guías a bordo y puedes dejar tu mochila en el bus hasta el día siguiente.
     

    Bus de Eurolines.
    FUENTE: elines.cz

Inconvenientes.

  • Es más lento. Al ir en carretera hay que aflojar la pastilla. Por eso mismo también…
  • Es más arriesgado. “Precaución, amigo conductor, la senda es peligrosa”. Hay mucho temerario al volante.
  • Es más incómodo. Los asientos son más estrechos, los pasillos son más cortos y el vaivén en la carretera… ¡Ay, maldita carretera! Aunque hay que decir que cada vez son más los buses que se están modernizando y tienen baño, ponen películas e hilo musical, servicio de comida…

 
Y ahora vamos al caso práctico, el nuestro: en principio nos planteamos viajar a través de Interraíl, ya que es una experiencia tradicional de mochileo por Europa que todo viajero ha de vivir. Pero el precio nos asustó un poco. El pase que más consideramos fue el Global Pass, de viajar 10 día dentro del período de un mes, que cuesta 378€. Ya nos quemaba la idea de tener que ir a una ciudad a primera hora de la mañana, e irnos antes de las 7pm para no gastar otro día de tren (porque nos vamos a mover mucho).

Al final Cesáreo, uno de nuestros viajeros con el que vamos, nos habló de GoEuro. Se trata de un buscador de aviones, trenes y buses. Así que metimos las fechas, los horarios y destinos que más nos convenían y vimos no sólo que viajar en bus nos salía bastante más barato que el Interraíl, sino que además en ciertas rutas va más rápido al ahorrarnos trasbordos que en tren sí tendríamos que hacer. Definitivamente optamos por hacer el Interbús: en vez de 378€ pagamos 127.56€ (11 viajes en bus).

Hasta aquí nuestra recomendación en cuanto a precio y duración de trayectos. La experiencia en carne viva va a ser otra cosa. Pero eso ya os lo contaremos cuando hagamos la prometedora aventura del Interbús por Europa.

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *