Las 10 peores (y menos peores) atracciones de Parque Warner

El otro día fui al Parque Warner y porque me pagaron la entrada. Nunca he sido de montañas rusas o similares, que es por lo que este parque temático de Madrid tiene fama. Sin embargo es como cuando no te gusta la cerveza pero sales en grupo y acabas bebiendo por compromiso. Aquí, igual. Me subí no muy convencido en muchas de sus atracciones. Al final hubo pocos arrepentimientos, pero los hubo.




Puede que haya ido con las expectativas altas (los trailers promocionales tiene mucha culpa de ello). Lo que sí es cierto es que producto de dicha frustración es esta lista personal que pasa de las atracciones “pasables” hasta aquéllas que no merecen ni cinco segundos de cola. Con Disneyland París hice algo parecido (véase aquí), aunque reconozco que Parque Warner es mucho mejor (es menos infantil). De todas formas tened este ranking muy a mano para plantearos no montar en:
 

    1. BATMAN: Arkham Asylum. Confieso que puse esta atracción por poner, pues pese a que no me gustan las montañas rusas fue un bombazo la experiencia Samsung Gear VR. Si te armas de paciencia y haces una cola interminable, serás de los que se sienten en una parte del tren con un móvil a unas gafas pegado. Ves una recreación animada de cómo Joker te droga y te lanza al vacío, volando por Gotham City. Pero al final tuve que incluirla en la lista porque hubo gente que se pasó la atracción con la palabra ERROR en las gafas (eso sí, les compensaban dejándoles montar otra vez inmediatamente).
       

      FUENTE: Citeyoco.

    2. Superman: la atracción de acero. Desde luego que es de acero. Y que sale Superman y las oficinas del Daily Bugle mientras haces la cola, también. Parque Warner se elogia a sí misma diciendo que es “la única atracción de estas características en Europa compuesta por trenes sin suelo”. Tampoco me pareció para tanto. Hasta en La Máquina del Parque de Atracciones de Madrid lo pasé peor.
       

      FUENTE: world.tixalia.com

    3. Rio Bravo. Me fascinan las atracciones de agua, y el Parque Warner tiene un buen puñado de ellas. ¡Muchas con acierto! Lo malo es que se hacen cortas. Ésta en cambio, no. Es una amplia travesía subiendo y bajando por los cañones del decorado. Pero hay un “pero”: en una de estas que te lanza en picado, gira antes la canoa y lo hace a espaldas tuya. Vale que sea algo original, pero los que estamos acostumbrados a ver lo que se nos viene encima corremos peligro de desnucarnos.
       

      FUENTE: Intamin World Wide.

    4. Oso Yogui. Es una atracción acuática que parece una chorrada cuando llegas (de hecho se trata de disparar chorros de agua). Pero una vez montado ves que no contabas con un serio peligro: el público puede lanzarte también agua desde la “calle”, no sólo los otros coches. Lo malo y también muy cutre es que para ello tienes que dejarte las muñecas girando unas manivelas, que pareces que estás en una máquina urbana para la tercera edad.
       

      FUENTE: Parque Warner.

    5. Correcaminos Bip Bip. Aunque está en el área de Cartoon Village no hay que fiarse. Mientras que su tren me daba vueltas yo gritaba que cómo es posible que aquello fuese para niños. Es más vertiginoso de lo que parece. ¿Lo malo? Que no me dio tiempo a acabar mi perorata. En un minuto ya estás en el punto de salida, y te preguntas cómo coño has aguantado una brutal cola para esta maldita broma del destino.
       

      FUENTE: Parque Warner.

    6. Hotel embrujado. Por esta atracción tengo sentimientos encontrados, de ahí que ocupe el ecuador de la lista. Aquí van entrando por grupos a los que hacen sentar alrededor de un banquete nupcial, tras un vídeo que les cuenta una historia chunga. De pronto los asientos comienzan a sufrir un vaivén como el del típico barco pirata de feria. Pero el resto de la habitación parece que se mueve también pero a la inversa, porque no tienes la sensación de dar un giro de 360º. Cuando aún no has acabado de preguntarte cuál es el truco, ya estás fuera.
       

      FUENTE: Theme Park Review.




    7. Lex Luthor.Otra típica atracción que puedes encontrar en cualquier feria ambulante pero que Parque Warner se encargó de disfrazar con algo de Lex Luthor. No me enteré porque ni me digné a entrar (mi única ausencia de esta lista). Y eso que la gente que pasaba por delante se animaba porque hasta sobraban asientos. Por algo será. Yo me quedé haciendo fotos y la gente no parecía emocionarse demasiado.
       

      FUENTE: Capte Foros.

    8. Las tazas de té de Scooby-Doo. Que a ver cuándo Scooby-Doo ha tomado té (salvo que lo aprendiese del sombrerero loco cuando fue invitado a su no cumpleaños). La excusa aquí es montarse en esas tazas que, como en Disneyland Paris, giran y a su vez las puedes hacer girar sobre sí misma. El trauma que yo le cogí fue porque duraba demasiado y mi cabeza no lo podía soportar. 10 segundos más y mi “arrojadura” hubiese pintado de gotelé sobre la pista.
       

      FUENTE: Parque Warner.

    9. Los carros de la mina. También por llamarlo de otra forma, porque éste es el Mega Rana de toda la vida. Fui seducido para montar al ver que no había ni dios en la cola. Y cuando comenzó a moverse es que ni me di cuenta. De repente empezó a dar unos bandazos que aquello no era ni normal. Sólo por tiempo limitado, como la McRib, porque decías “ay, que emoción” y enseguida volvía a aflojar la cosa para no volver nunca más.
       

      FUENTE: Ofertas PW.

    10. Horror West: Pasaje del terror. Y acabamos con lo peor de lo peor, porque lo más tenebroso de esta atracción de Parque Warner es que esté catalogado dentro de las más intensas. Más intenso es el café que ese “teatrillo” de 5 minutos por el que tienes que pagar 4,95€. No había ni sugestión, que es la gracia con la que se juega. Quizás porque estaba demasiado oscuro, habían pocas caracterizaciones y pocas habitaciones. Nos hicieron poner unas gafas 3D que aún no sé para qué servían porque yo allí no vi nada espectacular. Lo original es que a la entrada el típico mayordomo cachondo le pregunta el nombre a alguien del grupo y luego aparece proyectado en las paredes. El grito de verdad lo pegué cuando salí de allí.
       

      FUENTE: YouTube.

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *