Nuestras 7 experiencias viajeras más enriquecedoras

En nuestro modesto recorrido por el mundo hemos vivido muchas experiencias viajeras. Algunas mejores, otras peores. Sin embargo las buenas nunca se olvidan. Aprovechamos que estamos de fiesta, que es nuestro segundo aniversario, para recordar algunas de ellas. Son las que más nos han aportado como viajeros (y como personas), y que nos han seguido convenciendo de que es el mejor hobbie que puede haber.



    • Una de las mejores experiencias viajeras fue preparar nuestro primer viaje, que fue a La Gomera (2008). Realmente fue una casualidad. Unos amigos iban a ir a la isla un fin de semana y nosotros nos “colamos” por así decirlo. La idea era quedarnos en unos apartamentos en Valle Gran Rey. Éramos cinco para un piso de tres. La experiencia fue muy divertida y nos hizo preguntarnos por qué no un siguiente viaje.
       
      Foto de grupo en La Gomera.


    • La visita a Oporto (2010) a mí me encantó personalmente. Aunque estuvimos pocos días nos lo pasamos bastante bien. Hacía un frío infernal pero eso no evitó que lo pasáramos muy bien. Posiblemente una de las mejores experiencias viajeras fue perderse por las callejuelas de la ciudad. Sin mapa, sin referencias. Pasar por barrios poco turísticos que permiten que te empapes más de la verdadera ciudad, de su esencia real. Muy recomendable para quien visita Oporto.
       


    • En otra isla de Canarias donde vivimos muchas buenas experiencias fue en El Hierro (2011). Posiblemente la mejor fue el “almuerzo” que hicimos en el faro de Punta Orchilla. Y es que almuerzo está entrecomillado porque acabamos comiendo mientras anochecía. Nos habíamos perdido antes y eso hizo que no llegáramos hasta el faro (que teníamos programado) hasta última hora de la tarde. ¿Cuál es la lección que aprendimos? Es una putada no organizarse bien, así que desde entonces mejoramos nuestros horarios.
       
      David en Faro de Orchilla, El Hierro.





    • Otra cosa que hemos hecho en nuestros viajes es visitar muchos museos. Quizás el más peculiar ha sido el Museo de la Patata Frita, en Brujas (2012). Realmente nos pareció muy friki y es por eso por lo que nos interesó tanto ir a conocerlo. Se trata de un pequeño edificio donde hay una particular exposición. Primero te cuenta la historia de la patata, como llegó a Europa y luego el proceso de corte y cómo se fríe. Por eso aprendimos que detrás de lo extravagente siempre hay una interesante historia que contar
       
      Museo de la Patata Frita.


    • Subimos a pie el Peñón de Gibraltar (2012). Así de locos estamos. También hay que decir que no es para tanto. Esto también te permite pararte en algunos lugares interesantes y hacer fotos en sitios que casi parecen miradores perfectos para divisar todo este peculiar territorio que forma parte del Reino Unido. Muchos hacen este recorrido en vehículos. Pero como suele ocurrir, se quedarían inadvertidos tramos que merecen su atención.
       
      David en Gibraltar.


    • Del Camino de Santiago (2013) nos llevamos grandes experiencias viajeras. La espiritualidad que se encuentra a lo largo del camino es espectacular. Pero posiblemente la más satisfactoria fue la llegada al Monte do Gozo. El nombre no podía estar mejor puesto. No hay mejor gozo y satisfacción personal que llegar a este lugar y ver cómo has cumplido con el camino después de tanto esfuerzo.
       


    • Cómo no olvidar nuestra vuelta a Tenerife después de tantos años (2017). Regresamos para disfrutar del Travel Bloggers Meeting y la verdad es que lo pasamos la mar de bien. No me he cansado de decir que a esta isla canaria fuimos por primera vez para estudiar nuestras carreras, y regresamos para seguir aprendiendo (esta vez de grandes blogueros de viajes). No sólo la visita a una casa-museo te enseña cosas. También la gente con la que te encuentras, vengan de donde vengan.

 

 
Estas han sido tan sólo algunas de las experiencias viajeras que más nos han aportado lecciones y valores. Nos han hecho mejores viajeros, es decir, organizar mejor nuestras escapadas y ver con ojos diferentes hasta el detalle que parece más insignificante. Por eso seguiremos recorriendo mundo y os lo haremos saber. Compartir es vivir, señores.

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *