Vacaciona2 en #TBMTenerife

#TBMTenerife: el primer tocamiento con blogueros de viaje

Conocéis la depresión postvacacional, ¿verdad? Es ese pesar por dejar atrás unos días gloriosos y tener que volver a la rutina. Pues nosotros ahora mismo tenemos depresión “post#TBMTenerife”. El último finde de mayo David y yo acudimos al congreso anual de blogueros de viaje, celebrado en la isla canaria. En realidad allí jamás escuché mencionar la palabra “congreso”, que se usa para reuniones más formales incluso aburridas. El Travel Bloggers Meeting 2017 (o #TBMTenerife, como así tuiteamos el evento hasta ser Trending Topic varias veces) supuso un auténtico punto de inflexión para nuestro blog y lo que entendemos por formas de ver el mundo.

Sinceramente, ni él ni yo habíamos traspasado la pantalla del ordenador y reunirnos con otros blogueros en eventos habituales de este mundo: charlas, blogtrips, convocatorias promocionales… Pero, coño, ya llevamos casi 2 años de andadura y estábamos tardando. Teníamos ganas de saber cómo nos ven desde fuera y saber cómo trabajan (y viajan) los demás.

Se nos presentó una oportunidad única. Bueno, no tan única pues el Travel Bloggers Meeting se celebra cada año desde 2010, allá por mayo (como Eurovisión o la Copa del Rey, algo súper esperado). Algo habíamos escuchado de ediciones anteriores, que si eran charlas, canapeo, birras, actividades turísticas para dar de merecer a la ciudad “organizadora”. Y además este año se celebraba en Tenerife, allí donde David y yo nos conocimos estudiando 11 años atrás.
 

 
Nos emocionamos cuando recibimos la agenda de actividades del Travel Bloggers Meeting dos meses antes. No tanto cuando a las pocas horas se acabó el cupo de las actividades a las que queríamos apuntarnos. David, que había soñado siempre con escribir sobre una ruta gastronómica, se había quedado “con el mojo en los labios”. Y yo, que esperaba montarme en kayak para remar entre los riscos de Los Gigantes, me quedé a las puertas. Pero senderismo por Anaga también es bien. Lo malo es que nos perdíamos una semana entera de muchas más visitas culturales por motivos profesionales.

Así que el viernes 26 llegamos al #TBMTenerife. Ya en el avión desde el Aeropuerto de Madrid-Barajas coincidí con Diego (Donde te metes), David (Viajeros al blog) o Suzana (That Good Trip). Casualmente son algunos de los compañeros más majos a quienes conocimos, y mantuvimos charlas inquietantes sobre turismo en Corea del Norte. Con ellos también coincidí en la visita a San Cristóbal de La Laguna, ciudad Patrimonio de la Humanidad. Fue una ruta que se amplió casi dos horas. Y muy agradecidas, porque conocí datos nuevos y la disfruté.
 

Ejercí de anfitrión gastronómico y al grupo que quedaba lo llevé al Bodegón Viana, un guachinche urbano (y delicioso, aunque sigo diciendo que el escaldón de gofio con carne mechada está fuera de lugar) y al que voy cada vez que paso por la ciudad. Una de las ventajas del #TBMTenerife es que el Metropolitano de Tenerife nos obsequió con tranvía gratis esos días, así que subimos y bajamos como el propio termómetro, de una ciudad a otra. Ay, este microclima canario…

El TEA (Tenerife Espacio de las Artes) sirvió como escenario para las charlas del #TBMTenerife, donde me reencontré con mi idolatrada Arián (Andurriante), una década después de licenciarnos en Periodismo. Allí recogimos nuestras credenciales y un kit de bienvenida, que aquello parecía que habían llegado los Reyes Magos con la de regalos que había dentro. Unos 10 travel bloggers se presentaron sobre el escenario (ojalá pudieran hacerlo todos y conocerlos mejor, pero mi madre me espera en la cena de Nochevieja). David aterrizó a tiempo para una visita al Museo de la Naturaleza y el Hombre. Curioso escenario para las “lilibirras”, un fresco (y a la par que delirante) agasajo por parte de Liligo.

El sábado, en cambio, fue una jornada completa dedicada a charlas instructivas: desde lecciones de SEO por el Señor Muñoz hasta clases prácticas de viajes y salud por Irene (Tragaviajes) y Candela (El mundo patas arriba). Quizás lo más llamativo fue el “drinking class” de las chicas de Jamaica, Home of All Right y nos prepararon unos Jamaican Julep bien cargaditos. En este enlace tenéis esas clases muy bien detalladas por los chicos de 2 maletas y 1 destino. Pero también hubo varios sorteos de viajes y de maletas. A mí me tocó una maleta de Gladiator que me viene estupenda para viajes de larga estancia (pero que dejé con un amigo de Tenerife porque es de un tamaño enemigo para mi vuelta en Ryanair).
 

Por supuesto que en el #TBMTenerife vivimos momentos delirantes. Victoria Rodríguez (El Próximo Viaje) ejerció de maestra de ceremonias, con un alarde de buen humor (hasta que alguien le hacía descuadrar la agenda, entonces ya podía echarse a temblar la tierra). Nos hizo mezclarnos en las gradas y abrazarnos entre todos, como buenos cristianos en misa. También nos regalaron por sorpresa ejemplares de guías Lonely Planet (me tocó Argentina, que siempre he tenido curiosidad por las Pampas, que consumo mucha carne en lata de allí para la pasta). Aunque el premio “the best hilarious moment” fue cuando la sala enmudeció al verse proyectado este Tweet:
 

 
Del #TBMTenerife volvimos quemados del solajero y con unos kilitos de más. Nos mimaron demasiado. Entre charla y charla, descanso con café y bocadillos. Luego, catering en La Cascada Eventos. Después, más café y bollos. Y al final, canapeo en Strasse Park. Aquí nos recibió la mismísima Reina del Carnaval de Santa Cruz con su Primera Dama de Honor, así como una comparsa. Fue todo un detalle del Ayuntamiento de Santa Cruz. Y venga a comer, y venga a comer…
 

El domingo por la mañana no sé ni cómo mucha gente llegó a coger la guagua, rumbo a su actividad del #TBMTenerife. Nosotros nos pateamos los montes de Santa Cruz con Cao, el guía de Anaga Experience. Estuvimos en un estupendo grupo de colegas blogueros, entre los que estaban Lee (Qué gran viaje) y su increíble desparpajo, así como el increíble Carlos Olmo (Vagamundos), el hombre que susurraba a las cabras.

Bajamos desde Chamorga hasta la playa de Antequera, donde cogimos el water-taxi de Náutica Nivaria. Sí, un water-taxi. No hicimos dedo ni David tuvo que enseñar la patorra pero nos recogió y nos dio una buena vuelta. Nos metimos dentro de una cueva marina y paramos delante de calas, imponentes riscos ¡y un cementerio!, inaccesibles a pie. Así hasta Las Teresitas y de ahí, para “casa”.

Casi desde el comienzo del #TBMTenerife ya prometimos volver. Fue una experiencia bastante enriquecedora. Alimentó tanto nuestro estómago como el contenido del blog. Conocer cómo otros blogueros y profesionales de viaje se lo montan nos sirvió para analizar nuestro propio trabajo. Mejorarlo, siempre. Y con más ganas sabiendo que es un esfuerzo recompensado, el que la gente te reconozca y les guste lo que escribas para ellos. Por esto mismo seguiremos al pie del cañón. No habrá tiempo de aburrirse, ni nosotros ni ustedes, estupendos lectores.
 

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

2 thoughts on “#TBMTenerife: el primer tocamiento con blogueros de viaje

    Fernando

    (9 junio, 2017 -07:05)

    Ey! Mil gracias por recoger la charla en vuestro post. Espero que resultara interesante!

      Alberto

      (9 junio, 2017 -10:50)

      Desde luego que sí. ¡Tomamos apuntes! Gracias a usted por las aportaciones 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *