Cómo organizar un viaje a Marruecos

Organizar un viaje a Marruecos no es como organizar un viaje a La Alcarria, desde luego. Para visitarlo hay que ir muy bien preparados. De hecho, nosotros estuvimos casi dos meses discutiéndolo y preparándolo. Y aún así nos encontramos con varios imprevistos una vez en Marrakech, ciudad imperial a la que fuimos y que puede servir de ejemplo para otros enclaves. Por esta razón sirva nuestra experiencia y consejos para próximos viajeros: qué llevar, dónde alojarse, cómo moverse, cuánto gastar… De este modo vamos a comenzar a dar apuntes desde el mismo momento en que tomamos la decisión de ir a Marrakech. ¡Tomad nota, aventureros!



    1. Consultar información en foros y sitios web ¡y que sea antes de reservar nada! Craso error si lo hacéis antes. Por ejemplo, nosotros procedimos así y fue como nos enteramos de que Marrakech puede verse en tres días como mucho, no más. Imaginaos que reserváis vuelo y alojamiento para una semana íntegramente dedicada a la ciudad imperial salvo que queráis tomároslo como muuucha paciencia. Además, otros viajeros que hayan estado os pueden hablar de qué época del año es mejor para viajar, en qué hoteles o riads se han quedado… aspectos de los que dependerá la reserva. No os aconsejamos que consultéis por email a la Oficina Nacional de Turismo de Marruecos porque si es como a nosotros, jamás os contestarán.

    2. La reserva de vuelos la hicimos con Ryanair, que opera en 7 aeropuertos de Marruecos. Siempre la tenemos como primera opción porque cuando hacemos la comparación de precios con otras compañías aéreas suele salir ganando. En este caso no fue tanto así, pues a David y Lindsay, que venían desde La Palma, les salía un poco más rentable volar directamente con Binter (y ahorrarse la escala en Madrid). Nos dejamos llevar por la estrategia publicitaria de “sólo queda 1 asiento a este precio” y reservamos con prisa. Todos somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos. Así que si quereis ser menos humano, comparad con todas las aerolíneas hasta desangraros. ¡Ah!, y otra cosa: sí, reservamos seis días porque ida y vuelta nos salía más barato. Pero contando que Marrakech se ve en la mitad de tiempo, hablamos de hacer rutas por lugares cercanos.

    3. ¿Hotel o riad? ¿Qué alojamiento es mejor? Y vosotros preguntaréis, ¿qué es eso de ‘riad’? Son casas tradicionales ubicadas en el casco antiguo marroquí, de 5 ó 6 habitaciones, atendidas por sus propietarios (Diario del Viajero nos lo cuenta con más detalle). Pese a la exótica decoración, trato personalizado y cercanía de las riads con la medina, nosotros preferimos hosperdarnos en un hotel… por el simple hecho de que tenía piscina con la que consolarnos después de todo un día de ruta turística. ¡Y por el precio! Para septiembre dimos con una oferta en el Hotel Ryad Mogador Gueliz por 12, 33€/persona al día, con desayuno buffet incluído (y os prometemos que cundió). Todo dependerá de si queréis un alojamiento tradicional o disfrutar de mayores servicios.

    4. El pasaporte, ¡no os olvidéis del pasaporte!, que aunque se tarde una hora en ferry de Algeciras a Tánger, Marruecos no es la Unión Europea (pese a tener muchos convenios interesantes con España). Si no lo tenéis, pedid cita lo más pronto posible. En mi caso lo pedí a mediados de julio y no me dieron cita hasta mes y medio después (el periodo vacacional es lo que tiene). Llevad también una fotocopia de la página principal: tenedla encima cuando visitéis Marrakech que si os para la policía os valdrá igual, y dejad el pasaporte original en la caja fuerte del hotel que así nos ahorramos disgustos como la perdamos por el camino. Una última cosita, y es que no dejéis atrás el bolígrafo para rellenar el impreso aduanero que debéis presentar junto con el pasaporte a la entrada y salida del aeropuerto. Sois muy ingénuos si creéis que la policía marroquí os va a prestar uno.
       


    5. Buscad guías que os conduzcan, porque ¡no se os ocurra a meteros por la medina solos! Es cierto que a nosotros nos gusta viajar por libre, pero a veces hay que dejar de lado el orgullo aventurero y dejarnos guiar por alguien que conozca todas y cada una de las callejuelas (que no son pocas). ¡No hay mapa que valga!, pues ninguno refleja ese complejo entramado de calles. De hecho, una vez en Marrakech, en cierta ocasión lo intentamos y llegamos a un barrio sombrío ya fuera de La Medina. Por instinto volvimos a bordear la muralla que la cerca y regresamos a nuestro punto de origen. Antes de volar tanteamos a un guía no oficial que recomendaban en foros, y con el que nos escribimos por WhatsApp. Pero los precios que nos daba eran más altos que otros y lo dejamos estar. No os preocupéis, que cuando lleguéis a la medina se os van a lanzar muchos de ellos para ofreceros sus servicios a un módico precio (en nuestro caso, 5€ por grupo para un recorrido de tres horas por la parte norte). Otra opción y más segura es contratar previamente los servicios de una agencia de viajes. Nosotros también fuimos muy bien atendidos por Viajes Marrakech y con ellos conocimos además la parte sur de La Medina.

    6. ¿Cuánto dinero llevar en efectivo? ¿Dónde hacer el cambio en dirhams? ¿Es verdad que Marruecos es barato? Vayamos por partes: cada uno llevamos cerca de 300€, pensando que era lo que gastaríamos en 6 días. Al final no llegamos a gastar ni la mitad. ¡Bien por nosotros! Pero lanzarse al consumismo en Marruecos ha de hacerse a tientas. Es cierto que comer fuera es barato (un menú venía costando 5€). No así la cesta de la compra, ya que creyendo que comprando unos batidos y galletas para la cena nos saldría más rentable, al final cada artículo en el supermercado salía igual ¡o más caro que en España! Por eso os aconsejamos algo que en Europa es una quimera: ahorrad dinero comiendo en restaurantes. Incluso algunos os aceptarán pagar en euros metálicos, pues salen ganando con el cambio. 1 dirham equivale un poco más a 0, 10€, así que no os rebanaréis los sesos con los cálculos. Otra cosa es dónde os va a salir mejor realizar el cambio de moneda. Nosotros lo hicimos nada más llegar, en el aeropuerto. Pero lo más recomendable es en las casas de cambio. Y si hilamos aún más fino, saldréis con más dirhams en la mano por Marrakech si cambiáis en el Hotel Ali, donde paran los caballos de la Plaza Jemaa El Fna:
       


    7. El traslado del aeropuerto al alojamiento es el último punto que hay que planear antes de pisar Marruecos. Hay dos alternativas: pedir un taxi allí mismo y regatear el precio, o reservar antes un ‘transfer’ con un precio ya cerrado. Para nuestro viaje a Marrakech optamos esta última opción, a través de Disfruta Marrakech por 14€ (12€ con ZIPtransfers pero recibimos confirmación por su parte tres días después, cuando ya habíamos hecho la digestión de los tajines). Se trataba de nuestra primera toma de contacto con Marruecos y preferimos ir a lo seguro. Con nuestra experiencia en días sucesivos con los taxis, ya a la vuelta lo hicimos así y regresamos en uno por 10€ (que podía haber sido más barato, que hay gente que ha viajado por 6€, pero ya estábamos del regateo hasta la coronilla).

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

2 thoughts on “Cómo organizar un viaje a Marruecos

    Tera

    (7 junio, 2017 -16:42)

    Hola, me ha encantado vuestra página web. Me la recomendó una amiga. Este verano unas amigas vamos a preparar un viaje a Indonesia, pues hemos visto videos en Youtube que son increíbles.

      Vacaciona2 - Alberto

      (22 junio, 2017 -20:03)

      Muchas gracias. A Indonesia aún no tenemos la suerte de haber ido. Así que ahora somos nosotros quienes esperaremos recomendaciones vuestras.
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *