Toledo: recomendaciones para una ciudad histórica

Hay veces que tenemos más descuidado nuestro propio país y conocemos menos de él que del resto del mundo. Creemos que lugares más lejanos y exóticos nos aportarán nuevas experiencias que aquí no vamos a encontrar. ¡Y es verdad! Pero en España también nos podemos encontrar lugares espectaculares que nos impresionarán por su belleza. Un ejemplo es la vieja ciudad de ‘Toletum’, capital de Castilla La Mancha. La entrada al casco histórico de Toledo está presidida por la Puerta de Bisagras, enorme portada con un gran escudo del Emperador Carlos V. También podemos subir por un latera y cruzar el río Tajo a través del puente de Alcántara. Desde esta zona podemos subir hasta lo alto de su casco antiguo. Así lo hicimos en nuestra visita en septiembre de 2016 y que os vamos a narrar en clave de recomendaciones:



¿Por qué visitar el casco histórico de Toledo?

Pues por muchas causas. Porque por ellas pasaron y vivieron grandes personajes de la historia española y mundial (los reyes godos, Carlos V, Felipe II, etc.). También importantes escritores estuvieron en la ciudad: Cervantes, Quevedo, Góngora, Garsilaso, etc. Toledo mola porque es una ciudad con mucha historia y también con muchas curiosidades por descubrir. ¿Qué no te lo crees? Pues te recomendamos que leas nuestro artículo con unas pocas curiosidades de la ciudad (y las que quedan).

Toledo cuenta con muy buenos servicios turísticos. Se veía un gran movimiento de “guiris”, tanto españoles como de otros países. Nos impresionó la cantidad de personas jóvenes que estaban visitando los monumentos. Por lo general cuando hacemos visitas culturales hay más gente con edades entre los 40 y 50 años. Pero en este caso, ¡encontramos muchos que parecía que no superaban los 25! Vamos, unos pipiolos como nosotros.


¿Dónde alojarse?

Vamos al lío. Al ser una ciudad turística por supuesto tendréis una gran cantidad de sitios donde podéis alojaros. Desde hotelazos a hotelillos, hostales y albergues de todos los tipos y colores como se suele decir. Como bien sabéis nosotros somos mucho de ir a lo mejor de precio (sin pasarnos). En este caso optamos por albergue y elegimos bien. El nombre del albergue era Oasis Backpackers Toledo. La ubicación no podía ser mejor, a apenas dos minutos de la plaza de Zocodover. ¿Lo mejor de todo? Las vistas espectaculares que teníamos desde la terraza del albergue, que nos daban una vista privilegiada del casco histórico.
 

 
Nosotros aprovechamos una buena oferta que encontramos en Budget Places, portal del que ya os hablamos en nuestra guía de elegir un buen hostal. Aunque lo mejor para tropezarnos con verdaderos chollos es buscar en diferentes páginas (lo de siempre) hasta que logremos dar con el alojamiento y precio perfecto. No importa que sea hotel, hostal o albergue, lo relevante es que encontréis el lugar que más se acomode a vuestros gustos.


¿Dónde comer?

Sinceramente, ¿en qué lugar de España se come mal? Para ser sinceros, es cierto que hay restaurantes buenos y malos pero nuestra gastronomía es la leche. Como no puede ser de otra manera lo más recomendable es buscar un lugar donde podamos probar algo del producto local. Pasar por Toledo y no comer perdiz en escabeche o carcamusa debería ser delito. Si no os gustan estos platos al menos algo de su repostería sí que deberíais probar: mazapanes, yemas de Santa Teresa (que aunque no son típicas de aquí son muy buenas), etc. ¡Qué hambre me está entrando!

Nosotros elegimos para almorzar el Restaurante Palacios, que nos fue muy recomendado por muchos travel bloggers por tener un menú bastante extenso y con un buen precio. Por 6,95€ podéis comeros un menú con primero, segundo y postre, con pan y bebida incluidos. La comida es buena y con varios platos típicos donde elegir. ¿Qué más se puede pedir? Para más información os recomendamos que entréis en nuestra cuenta de Tripadvisor.


¿Qué visitar?

Pregunta muy complicada de responder porque ¡es que tenemos mucho que ver! En cualquier esquina nos podemos encontrar con alguna curiosidad, algún edificio precioso, algunos vítores pintados en las paredes, partes de antiguos edificios romanos o visigodos reutilizados para otros edificios, etc. Por ejemplo, nosotros pudimos ver los restos de una parte de un balneario romano ¡dentro de una tienda de ropa! Este tipo de cosas solo pueden pasar en ciudades con tanta historia como Toledo.

Obligatorio es ver la catedral, el Alcázar, el barrio judío, las innumerables puertas monumentales de acceso a la ciudad (incluyendo como no la Puerta de Bisagras), el Monasterio de San Juan construido por los Reyes Católicos y otros conventos, el hospital de Santa Cruz y de Tavera, los puentes de Alcántara y San Martín, innumerables museos, etc. Vamos, que preparad vuestros pies porque vais a caminar mucho por Toledo. Eso sí, merece la pena y en nuestro vídeo-resúmen damos fe de ello.
 

 
Otra recomendación que os damos sobre a donde ir y qué ver es que hagáis alguna ruta por la ciudad con alguna empresa cultural. Hay varias empresas muy profesionales en la ciudad. Para los que estén más justos de cash os recomendamos hacer un ‘free tour’ (cuánto anglicismo). Nosotros lo hicimos con la asociación cultural Cuéntame Toledo y la verdad es que no nos arrepentimos. Que no os engañe eso de “free”, porque eso no significa que no vayamos a dar un euro. Solo que daremos “la voluntad”. No nos sirve dar 1€, hay que ser más generoso, pero os aseguro que os saldrá más barato que un tour de pago (aunque no suelen ser muy caros). Este tipo de  rutas también tienen su lado bueno porque nos permitirá decidir qué compañía nos gusta más y así hacer un tour de pago con ellos luego más extenso.

También como en tantas ciudades de España y del mundo podremos pagar por un autobús turístico que recorre los principales puntos de interés de la ciudad. También cuentan con un tren que sale desde la plaza de Zocodover, que completa las zonas que no se pueden hacer con el bus y que se llama Trainvisión. Como siempre este tipo de tours nos pueden sacar de un apuro cuando tenemos poco tiempo para visitar una ciudad. Pero nosotros en el caso de Toledo no lo usamos.


¿Qué llevarme de recuerdo?

Para acabar, llega el momento de hacerse la pregunta, ¿qué me puedo llevar para no olvidarme de Toledo? Pues tenéis una gran cantidad de souvenirs donde elegir: desde los típicos llaveros e imanes de nevera hasta algo más sofisticado como artesanía local. Desde espadas artesanales (algo que nunca habíamos visto), objetos damasquinados (técnica consistente en la incrustación de hilos de oro, plata u otro material para crear dibujos en cuadros) bisutería, etc.

Como no otro de los mejores recuerdos que nos podemos llevar es una buena cantidad de fotografías de los lugares que mas no han gustado y que incluso nos hayan enamorado. Esto siempre nos servirá para recordar nuestro viaje. Sin embargo el mejor recuerdo va a ser sin duda las experiencias que nos llevemos de la ciudad, así que aprovechad cada momento para disfrutar de ella y de sus gentes.

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *