7 curiosidades sobre Toledo

Toledo no es una simple ciudad. Es un lugar cargado de historias y, como no puede ser de otra forma, de curiosidades. Sin dudas es una ciudad de gran interés y atractivo que debe ser visitada si estamos por Castilla La Mancha. Y no sólo por ser la capital de esta Comunidad Autónoma sino también por la belleza de su patrimonio, que no defrauda a nadie. Repasamos con vosotros algunas de las muchísimas curiosidades que existen de la ciudad:



    1. Capital visigoda. Cuando los visigodos son derrotados por los francos en la batalla de Vouillé deben abandonar el reino de Tolosa (Tolousse) y crear uno nuevo, llamado Toledo. La capital recibirá este mismo nombre estableciéndose en la ciudad los reyes godos entre el siglo VI y VIII. El territorio de la Península lo compartirán sin embargo con Suevos y Vándalos. La extensión de todo el reino se extendía por toda la Península Ibérica y la Septimania francesa. Sin embargo a mediados del siglo VI pierden parte del territorio ocupado de manos de los Bizantinos, que crean en el Levante la provincia de Spania. El reino de Toledo cae con la entrada de los musulmanes en el 711 y es rápidamente ocupada.
       


    2. Por qué falta una torre en la Catedral de Toledo. Una de las curiosidades más destacadas de la Catedral es que le falta una de sus torres. Aunque esto es muy normal en la arquitectura gótica resulta llamativo ver como se conserva la base para construir la torre, pero que esta fuera sustituida por otra torre. Algunos pueden pensar que al igual que «La Manquita» de la Catedral de Málaga se debe a que faltó dinero para su construcción. Pero no es así. La causa fue que el arquitecto, mientras levantaba el edificio, se percató que esa parte del terreno era inestable y que no aguantaría el peso. Levantarla pondría en peligro la integridad tanto de la propia torre como de todo el edifico, por lo que se decidió no arriesgarse. La torre fue sustituida por la capilla mozárabe.
       


    3. El entierro de los Reyes Católicos. A nadie se le escapa que los Reyes Católicos están enterrados en la Capilla Real de Granada. Sin embargo en un comienzo iban a ser enterrados en Toledo. Para ellos se construyó en la iglesia de San Juan de los Reyes, adherido al monasterio del mismo nombre. Para albergar los restos de los reyes se construyó uno de los mejores ejemplos de gótico isabelino existentes en España. Sin embargo la victoria de Fernando e Isabel en Granada hizo que se decidieran por enterrarse en este lugar. Había sido un gran éxito y con gran simbolismo. No solo significaba ocupar un reino muy rico sino también era poner fin a la reconquista, que llevó varios siglos llevar a cabo. Los Reyes Católicos no podían desaprovechar la oportunidad de enterrarse en el lugar que para ellos significaba una de sus mayores victorias.
       


    4. Cambios en la Plaza de Zocodover. La plaza principal de Toledo no siempre ha sido igual. En su momento era una pequeña plaza que para muchos debía ser ampliada ante el crecimiento de población. Aunque durante la Edad Media habían existido proyectos de reforma el más ambicioso (y loco) fue el proyectado durante el reinado de los Reyes Católicos. En 1502, Isabel la Católica solicitó que se alargara la plaza en dirección al Alcázar de Toledo, lo que exigía salvar la altura que los separa a ambos. Obviamente esto era imposible de salvar (incluso hoy en día sería una obra de envergadura). Una ampliación menos ambiciosa (o más bien loca) sí que se hizo en el siglo XVII. Consistió en derrumbar unas casas que se encontraban entre la calle Comercio y la calle Sillería. Esto permitió que la plaza ganara un poco más de tamaño y se alineara con ambas calles, favoreciendo el acceso a ellas.
       


    5. ¿Por qué Ciudad Imperial y de las Tres Culturas? Primero vamos a explicar por qué se la conoce como Ciudad Imperial. El nombre lo recibe porque en ella fue donde se estableció habitualmente el emperador Carlos V y toda su corte. La elección de la ciudad no era casualidad. Además de ser una de las zonas más prósperas del reino de Castilla también había sido el centro del movimiento comunero. Con la llegada del rey, la ciudad logró crecer y vio cómo se incrementaba su monumentalidad para dar cabida al monarca. Otro nombre que se le da a la ciudad es el de «las Tres Culturas». Históricamente este territorio fue conocido en la Edad Media como el ejemplo de la buena relación entre las tres culturas que habitaban el país: cristianos, judíos y musulmanes. En otros lugares del reino eran comunes los conflictos, sobre todo contra los judíos.
       


    6. El Greco. Doménikos Theotokópulos había llegado desde Grecia al núcleo del Imperio Español durante el reinado de Felipe II, Madrid. Previamente estuvo en otros reinos: Estados Pontificios (con capital en Roma) y en la República de Venecia. Cuando Felipe II invita a los mejores artistas italianos a decorar sus edificios (como El Escorial) El Greco se anima a ir a Madrid. Llega en 1576. Sin embargo su estilo no es del agrado de Felipe II, por lo que un año después viaja a Toledo, donde desarrolló su principal obra. Su estilo único mezclaba el renacimiento italiano con el estilo artístico propio del cristianismo ortodoxo. Este estilo era tendente a alargar y difuminar las imágenes de los seres divinos. Grandes obras como el Expolio de Cristo, El Entierro del Señor de Orgaz (el nombre correcto, puesto que cuando murió no era Conde), etc., hoy son parte del arte toledano. Su hijo, Jorge Manuel, también ha dejado un importante legado en la ciudad.
       


    7. El reconstruido Alcázar. En lo más alto de Toledo hoy sigue siendo el símbolo más reconocido de la ciudad imperial. No es para menos, ya que preside toda la ciudad y es un edificio precioso. El aspecto actual es obra de Alonso de Covarrubias, Francisco de Villalpando y Juan de Herrera por mandato de Carlos V. Ha sido un edificio que ha sufrido varios atentados en su historia que han obligado a reconstruirlo. Así durante la guerra de sucesión entre la dinastía Borbón y Austria sufrió un incendio. Un segundo incendio tuvo lugar en 1810, cuando los franceses ocupaban el edificio. Pero también hubo un tercero, en 1887, que obligó a una profunda reconstrucción. Para rematar todo esto, durante la Guerra Civil fue constantemente bombardeado durante el asedio que hizo la II República a la ciudad. Durante los años 40 fue reconstruido de nuevo y convertido en uno de los símbolos de la victoria franquista. En el exterior se respetó el estilo original, pero el interior no tiene ningún interés histórico.
       

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.