La Mezquita de Córdoba: la curiosa unión entre lo islámico y lo católico

En agosto de 2012 viajamos a la ciudad andaluza de Córdoba, con la ‘caló’. El termómetro marcaba 49º, y aunque estuvimos a punto de derretirnos sobre el asfalto, mereció la pena. La atracción principal es la Mezquita de Córdoba, declarada Patrimonio de La Humanidad en 1984. Y no es para menos. Este conjunto arquitectónico compendia en sus doce siglos de historia hasta cuatro estilos artísticos diferentes, cada cual más bello. ¡Desde luego que su visita es obligatoria!




La Mezquita de Córdoba carga sobre sus bases una larga historia de construcciones, cambios drásticos y remodelaciones. De hecho podemos retrotraer sus orígenes a los tiempos romanos, pues los conquistadores musulmanes aprovecharon los restos de la basílica de San Vicente Mártir para empezar a erigir su propio templo en el año 785.

Evolución de la construcción de la Mezquita de Córdoba.gif
De Américo ToledanoTrabajo propio, CC BY-SA 3.0.

Con el tiempo, la Mezquita de Córdoba fue ampliándose a manos de los respectivos emiratos y posterior califatos, llegando a ser el templo musulmán más grande del mundo después del de La Meca. Sin embargo en el siglo XVI comienza a remodelarse con elementos renacentistas después de la reconquista cristiana en el año 1238, superponiéndose a este elementos barrocos.

Lo primero que veremos al entrar por el lado norte es la Puerta del Perdón, de corte mudéjar, pero llamada así por ser el destino de los cristianos para pedir la indulgencia a sus pecados. Pasaremos al Patio de Los Naranjos, ideado también como espacio donde se desarrollan actividades sociales (administración de la justicia, enseñanza). Este nos pareció enorme y curioso, pues cuenta con una red de pequeños canales de riego en su suelo para conducir el agua.

No tardaremos en ver los famosos arcos de la Mezquita de Córdoba, pues nos recibirán nada más entrar en el propio templo. Se trata de la Sala de Oración, lugar en el que se hilvanan pilares unidos por arcos de medio punto donde se alternan dovelas de piedra caliza blanca con ladrillos rojos. Esta es quizás la representación más icónica del templo cordobés.

No os vamos a dar muchos más detalles porque el resto os lo contamos en el video de arriba. Pero sí que queremos confesar que nuestra visita a la Mezquita de Córdoba supuso un hito para nosotros, que tanto la habíamos estudiado en los libros y por fin pudimos vivirla de cerca. Nos pareció un conjunto gigantesco en el que es hasta posible perderse pese a ser de planta cuadrilátera. Las numerosas galerías de arcos tienen la culpa. Os aseguramos que su visita os va a fascinar. Su más de millón y medio de visitantes al año lo corroborarán.

    • Web: Mezquita-Catedral de Córdoba.
    • Precio: 8€, adultos; 4€ niños de 10 a 14 años; gratis, menores de 10 años.
    • Horario: 10 – 19 horas / 08:30 – 11:30 y 15:00 – 19:00 horas, domingos y festivos.

Autor entrada: Vacaciona2 - Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *