7 lugares desconocidos de Canarias

Cada año visitan las Islas Canarias millones de turistas, tanto nacionales como internacionales. Esto nos convierte en uno de los destinos españoles más importantes. Sus hoteles son ejemplo de calidad y los paisajes no dejan indiferente a nadie. Sin embargo los visitantes no se conocen todos los tesoros del Archipiélago. Para celebrar el Día de Canarias queremos daros a conocer algunos lugares no tan conocidos en las islas y que os van a dejar con la boca abierta. Esperemos que disfrutéis estos sitios cariñosamente escogidos, como canarios que somos:




1. El Tamaduste (El Hierro). Un pequeño pueblo pesquero situado en las costas del municipio de Valverde, al noreste de El Hierro. Está a menos de 10 minutos en coche del aeropuerto. Su belleza os dejará impresionados. No encontraremos grandes playas de arena blanca pero sí un espacio natural envidiable. Su precioso paseo perfectamente adaptado al medio enamora a cualquiera. Recomendamos que llevéis el bañador para que os podáis dar uhn chapuzón en sus costas. No os preocupéis por los acantilados, ya que se han colocado escaleras y rampas para facilitar el acceso a las zonas de baño. Es un lugar tan especial que es uno de los favoritos para los herreños para tomarse un descanso.
 


2. Montaña de Tindaya (Fuerteventura). Hace unos años esta montaña se hizo muy mediática por el proyecto que quiere hacer Eduardo Chillida en su interior. Un atentado medioambiental para unos y la posibilidad de una nueva oferta turística para otros hace que la polémica esté servida. Nosotros queremos dejar a un lado este proyecto y hablar de la magnífica montaña que tenemos ante nosotros, una belleza natural. Es uno de los lugares de Canarias con más diversidad de flora y fauna endémicas del Archipiélago. Para los amantes de la arqueología también hay una sorpresa: en la cumbre de la montaña hay grabados rupestres con forma de podomorfos (pies), aunque actualmente hay problemas para llegar hasta ellos por peligro a que los destruyan.
 


3. Artenara (Gran Canaria). El vecino municipio de Tejeda cada vez es más famoso, después de haber sido considerado uno de los pueblos más bellos del mundo. Sin embargo Artenara no se queda atrás. Es un bello pueblo en lo alto de unas bellas laderas. En él podremos disfrutar de la vida apacible, algo que parece imposible si únicamente visitamos el turístico sur. Los habitantes de esta zona de Gran Canaria viven la vida con tranquilidad, alejados del caos urbano. Recomendable es ver su museo etnográfico y comer productos típicos en algunos de sus restaurante. Espectacular por sus vistas es el Restaurante la Cilla, en el propio pueblo (aunque no lo parezca).
 


4. Piscinas de Vallehermoso (La Gomera). Que un pueblo se llame Vallehermoso no creo que deje a lugar a dudas que estamos en un lugar especial en Canarias. Además de visitar el precioso pueblo de La Gomera, os recomendamos que vayáis hasta su costa, a su parque marítimo. Ahí podréis disfrutar de sus piscinas, con vistas privilegiadas a sus altísimas laderas y al océano Atlántico. Si no queremos pagar por la entrada de las piscinas nos podemos bañar en la Playa de Callao. Otras cosas de interés en esta zona son los restos del antiguo pescante (especio de grúa que servía para cargar los barcos usado hasta hace unas décadas) y un yacimiento arqueológico.


5. La Graciosa (Lanzarote). Conocida cariñosamente como la ‘octava isla’ de Canarias, tristemente no es tan visitada como se merece. Algunos prefieren únicamente contemplar el islote desde el Mirador del Río, en Lanzarote. Pero, ¿por qué no visitar el coqueto pueblo pesquero de Caleta de Sebo e ir caminando hasta el caserío de Pedro Barba? También y como no podía ser de otra manera, nada mejor que ir hasta una de sus playas desiertas y descansar ahí. La Playa de las Conchas es la más grande y conocida. No os preocupéis que os encontraréis con supermercados, restaurantes y hasta hoteles y apartamentos por si queréis quedaros un día más.
 


6. Garafía (La Palma). Las carreteras de La Palma no son fáciles. Llenas de curvas nos demostrarán que su belleza tiene un precio. Llegar hasta Garafía no es sencillo precisamente por esa carretera y muchos turistas deciden no visitar la zona. ¡Craso error! Si creíamos que era imposible superar el verdor de la isla estáis más que equivocados y Garafia os lo va a demostrar. Sus coquetos pueblos (como Santo Domingo o el Llano Negro) nos invitarán a pararnos y conocer a sus gentes. También encontraréis zonas arqueológicas de gran valor, destacando el de la Zarza y la Zarzita, donde encontraréis unos bellísimos grabados rupestres hechos por los Benahoaritas, las poblaciones prehispánicas de La Palma.
 
v2-garafia.gladysriego


7. Anaga (Tenerife). Mucha gente sube desde el sur de la isla hasta Santa Cruz de Tenerife para visitar lugares de interés como el Auditorio Adán Martín, diseñado por Calatrava, o a La Laguna, con el fin de pasear por sus calles, Patrimonio de la Humanidad. Parece increíble que no aprovechen a visitar un monumento natural de la talla del Parque Rural de Anaga. Es una zona muy verde y montañosa donde encontraréis tesoros como la mejor representación de laurisilva (bosques húmedos que existieron en Europa hace millones de años). Os recomendamos que deis un tranquilo paseo por la zona, y que luego bajéis a la costa y os bañéis en alguna de las espectaculares playas de arena negra que hay en Anaga.
 

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *