7 monumentos comunistas en Berlín

Berlín estuvo hasta hace 25 años dividida en dos: una parte capitalista, la Alemania Federal (RFA); y la la Democrática (RDA) o comunista. Así fue desde que acabó la II Guerra Mundial. Hilter no pudo acabar con los Aliados, que finalmente conquistan Alemania. Tanto el país como la ciudad de Berlín quedaron divididas en 4 zonas de ocupación: una para Francia, otra Estados Unidos, otra Reino Unido y otra para la URSS. Con el comienzo de la Guerra Fría la parte capitalista se reunificó para formar la RFA, pero la URSS se negó a ello y crea su propia Alemania. Durante 40 años el este del país germano fue independiente y comunista, construyendo grandes monumentos. Aunque algunos han desaparecido otros continúan levantados. Son los siguientes:



    1. Treptower Park. Comenzamos con el gran monumento que conmemora la liberación de la ciudad por los comunistas en 1945. Además busca recordar a los soldados del Ejército Rojo que cayeron en su lucha para acabar con los nazis. Se trata de una espectacular zona verde en pleno centro de Berlín, donde entre su vegetación encontramos una serie de infraestructuras y esculturas que recuerdan la actuación de los soviéticos en la II Guerra Mundial. De esta composición destaca una infraestructura triangular construida de mármol rojo (extraído de la mismísima Cancillería del Reich de Hitler). Se encuentra decorada con relieves y por estatuas (de soldados), sucedido por una serie de relieves blancos en forma de sarcófagos. Al final de la composición y sobre una pequeña colina, se encuentra la colosal estatua al Soldado Libertador Soviético, que sostiene en su mano derecha una espada de gran tamaño y una niña en la izquierda.
       


    2. Muro de Berlín. Una muralla construida para separar a un pueblo y que hoy se ha convertido en un monumento más que visitar. Ya hemos hablado del Muro de Berlín y de su museo al aire libre (la East Side Gallery) en otros artículos más detenidamente. El muro en un comienzo se encontraba en edificios (que se demolieron con posterioridad) y que en un comienzo era de bloques. Tras la huida de un alemán de la RDA usando un camión para tirar abajo una parte del muro se cambia por el de un solo bloque de hormigón reforzado con acero, que evitaba que se pudiera escapar “alunizando” el coche contra la pared de nuevo. Además no era solo un “murito”, sino eran dos niveles de muros de hormigón y en cuyo medio había una “tierra de nadie”, que hacía casi imposible escapar.
       


    3. Monumento al T-34. El T-34 es uno de los tanques usados por los soviéticos para liberar Berlín en 1945. Se trata de una parte del Memorial Soviético de Guerra en Tiergarten. ¿Acaso te creías que los soviéticos se iban a conformar solamente con el Treptower Park? ¡Já! Se encuentra a escasos metros del Reichstag, siguiendo por la Avenida del 17 de junio. Este espacio tiene dos particularidades: para empezar es una infraestructura que se construyó a toda rapidez. Posiblemente estemos ante uno de las primeras infraestructuras que se construyen en la Berlín destruida. En segundo lugar llama mucho la atención que acabó en la zona de ocupación de los ingleses (Berlín se repartió entre los cuatro vencedores de la guerra, EEUU, Francia, Inglatera y la URSS) y que luego va a estar en la parte de la RFA o Alemania capitalista.
       


    4. Marx-Engels Forum. Se encuentra muy cerca de la Isla de los Museos, en el parque exterior de lo que fue el Palacio de la República (hoy en día desaparecido). Desde este parque veremos la cercana cúpula de la majestuosa Catedral de Berlín. Como su nombre indica se trata de una estatua en la que se representan a Karl Marx y Friedich Engels,  filósofos socialistas y autores del Manifiesto Comunista. Puede considerarse la única estatua del periodo de la Alemania de la RDA que sigue a vista del público. No ha estado libre de polémica. Desde la reunificación del país se ha debatido varias veces si estas dos estatuas deben o no desaparecer de la ciudad.
       


    5. Fernsehturm de Berlín. La mítica torre de Berlín todavía sigue siendo uno de los edificios que más destacan en la ciudad. Otro monumento digno de visitar en esta misma zona (Alexanderplatz) es el Reloj Mundial. Ambos fueron construidos cuando esta zona formaba parte de la RDA, por lo que estamos ante dos monumentos comunistas. En el caso del Fernshturm se trata de una torre de televisión construida en 1969 como antena para retransmitir para toda la RDA. Esta torre se diseñó para que fuera el símbolo de Berlín Oriental. Con respecto al Reloj Mundial fue colocado aquí en 1969. En él aparecen las zonas horarias de todos los países del mundo. Es también un símbolo para los berlineses, aunque no tanto para los turistas, que pasan de largo.ç
       


    6. Cabeza de Lenin. En 1970, para conmemorar el centenario del nacimiento de Lenin (líder de la Revolución Soviética de 1917) se inaugura por todo lo alto la Leninplatz, en donde se coloca una estatua de gran tamaño del líder comunista. Estaba construida en granito rojo y se alzaba a 19 metros de altura. En 1992, dos años después de la unificación de Alemania, se decide demoler la estatua. Los restos fueron rápidamente llevados a un lugar secreto, donde fueron enterrados. La Leninplazt fue rebautizada con el nombre de Platz der Vereinten Nationen. Sin embargo, hace pocos meses la cabeza de Lenin fue desenterrada de nuevo y será expuesta, según las últimas informaciones, en el Museo Zitadelle Spandau de Berlín.
       


    7. Mural en la sede de la Luftwaffe. Posiblemente sea uno de los lugares con más simbolismo de todo. Esto se debe a que es el mayor edificio nazi que sobrevivió a la II Guerra Mundial. En él se encontraban las oficinas de la Luftwaffe, dirigida por Hermann Göring. Por su tamaño sigue siendo hoy en día uno de los mayores edificios de oficinas de Europa. Al ser uno de las pocas infraestructuras públicas que sobreviven de una pieza a la guerra, se utiliza por los soviéticos primero, y por el gobierno de la RDA después. Ente 1950 y 1953 se cuelga un espectacular mural hecho con baldosas de porcelana diseñado por el pintor Max Ligner. En él se representa a obreros felices, celebrando la victoria del socialismo en Alemania Oriental. El edificio sigue en uso. Hoy en día es la sede del Ministerio de Finanzas.
       

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *