7 lugares desconocidos de Roma

Roma es una ciudad turística, quizás demasiado. La Ciudad Eterna sin embargo todavía esconde muchos lugares secretos y espectaculares de los que poder disfrutar. Ya sea porque queremos descubrir espacios escondidos de Roma, alejados de la foto-tópico, o bien porque queramos escapar de la masificación por un tiempo, estos lugares se convierten en un tesoro por descubrir. Todavía quedan muchos lugares que pueden ser descubiertos en la ciudad y que nos invitan a seguir conociendo la ciudad capital de Italia. Nosotros hemos decidido presentaros los siguientes:



    1. Domus aurea. Durante siglos estuvo perdido. Fue el palacio del Emperador Nerón. Después de que se suicidara durante una revuelta social el palacio fue abandonado. Con el pasar del tiempo otros emperadores lo enterraron bajo cientos de escombros para construir sobre él edificios públicos: las termas de Trajano y el Coliseo son solo algunos de los monumentos que se levantan sobre el enorme palacio de Nerón, que cayó en el olvido. Finalmente fue redescubierto en 1480. Muchos artistas del Renacimiento visitan Roma para ver con sus propios ojos el palacio. Para su fortuna, el palacio conservaba algunos frescos originales, que sirvieron a los pintores renacentistas para aplicar estas técnicas y estilos en sus composiciones. Tras una larga restauración finalmente el rico palacio está abierto al público, aunque sólo los fines de semana. Si quieres visitar un lugar diferente en Roma te recomendamos que visites la «casa dorada» de uno de los más famosos emperadores romanos (aunque sea por quemar la ciudad).
       


    2. Giardino degli Aranci. Conocido en español con el nombre de «Jardín de los Naranjos». El mejor lugar para los enamorados (también para los enamorados de Roma). Se localiza en el Monte Aventino, por lo que estaremos en una posición alta de la ciudad. Es el mejor lugar para presenciar las bellas puestas de sol. Desde su mirador veremos las cúpulas y techos de los edificios más altos. Aunque no va a estar saturada de turistas posiblemente os encontréis con más de uno. Pero el lugar está cargado de rincones íntimos donde poder pasar desapercibido sin sufrir grandes aglomeraciones de gente.
       


    3. Iglesia Sacro Cuore del Sufrragio. Se trata de una bellísima iglesia de Roma justo al lado del río Tíber y de estilo neogótico construida durante los siglo XIX y XX. Fue levantada después de que la original se quemara. Nos permitirá observar el curioso estilo gótico utilizado en Italia durante la Edad Media y que no tiene nada que ver con los altos y acristalados edificios que encontramos en el resto de Europa. En esta zona también es de obligada visita el Museo del Purgatorio, dedicado precisamente a estas almas en pena (aunque Benedicto XVI lo eliminó en 2011). Sin embargo parece que esta iglesia contradice al Santo Padre. En ella se encuentra una gran cantidad de «supuestas pruebas» que demuestran la visita de las almas del Purgatorio a la tierra. En él encontraremos curiosidades como libros con marcas de fuego en forma de manos o de caras con aspecto de estar sufriendo, etc. Sí, es un museo friki, como aquellos otros que citamos en un artículo anterior.
       


    4. Pirámide Cestia. ¿Una pirámide de estilo egipcio en medio de Roma? Pues sí, ¿dónde si no? Fue construida como enterramiento del magistrado Cayo Cestio Epulón, que posiblemente había visitado el reino del Nilo, que se había anexionado a Roma en el 31 a.C. Aunque su forma corresponde con una pirámide típicamente egipcia, los materiales empleados son típicamente romanos: interior construido de ladrillo, que luego está recubierto de mármol. En el siglo III el edificio, que hasta ese momento formaba parte de una necrópolis a las afueras de Roma, se convirtió en una parte más de la Muralla Aureliana (para que luego digan que la gente en el pasado no sabían reciclar).
       


    5. Porta San Paolo. Justo al lado mismo de la Pirámide Cestia. Aunque cuenta con algunos añadidos posteriores la puerta realmente es del siglo III. Así que su aspecto no os engañe. Su nombre original es el de Porta Ostiensis (al ser desde donde partía la Vía Ostiense, que unía Roma con el puerto de Ostia). Hoy la portada se conoce como San Paolo por encontrarse cerca de la basílica de San Pablo Extramuros. Esta portada no sólo defendió a los romanos en la antigüedad, pues incluso en la II Guerra Mundial tuvo un papel importante. Tras la muerte de Mussolini los nazis intentaron ocupar Roma. Sin embargo los italianos lograron cortarles el paso, a pesar de la superioridad de tropas y armamento de los alemanes. Un lugar que ha servido para defender la ciudad desde el siglo III y que siguió siendo útil en el siglo XX.
       


    6. Iglesia de San Stefano Rotondo. Indudablemente el templo de planta circular más célebre de Roma es el Panteón de Agripa. Pero no fue construido como una iglesia sino con un edificio para reunir a todos los dioses romanos (de ahí el nombre de Panteón). La primera iglesia católica construida en Roma es la de San Stefano, por mandato del Papa Simplicio en el siglo V. La edificación ha sido embellecida a lo largo de los siglos, lo que ha enriquecido más el lugar. Destacan los frescos mandados a pintar por el Papa Gregorio XIII en el siglo XVI. En ellos se representan 34 escenas del martirio hecho por los emperadores romanos a los cristianos (con los nombres de los emperadores inscritos). Se encuentra en el Monte Celio, que paradójicamente se encuentra muy cerca de un lugar tan turístico como es el Coliseo. No obstante pasa completamente desapercibido para el visitante.
       


    7. Tor Millina. Roma no es solo una ciudad con bella arquitectura clásica y del renacimiento. También cuenta con verdaderas bellezas medievales. La torre fue seguramente construida en el siglo XIII y hoy está rodeada por dos viviendas del siglo XV que han sufrido modificaciones. La torre tiene 4 plantas de altura y está rematada por una galería que se apoya sobre ménsulas decoradas y se encuentra coronada con almenas sobre las que se sostiene un techo a cuatro aguas. Se encuentra en la vía del mismo nombre, cerca de la Piazza Navona. Justo detrás de la iglesia de Sant Agnese in Agone (Santa Inés en Agonía). Aunque la torre pasa desapercibida para la gente, esta zona es bastante concurrida por los turistas.
       

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.