Camino de Santiago: 10 imprescindibles en la mochila

¿Estás pensando hacer el Camino de Santiago y no sabes qué es lo que tienes que llevar? Pues felicidades, ¡este es tu post! La mochila tiene un espacio limitado y no solo es eso. También es determinante el peso que llevamos en la espalda durante varias horas (la mayoría de las veces harás una media de 20 kilómetros al día, que aunque no es mucho, con una maleta muy cargada llega a ser algo pesado).

No vamos a incluir cosas que llevaréis fijo como una cámara de fotos (¿a dónde vamos ya sin subir una foto a Instagram cada 5 minutos?), o el DNI (¿sabías que ir sin él es delito?). Y si ya tenemos que recordaros que llevéis el móvil y el cargador es para que os penséis seriamente en no hacer el Camino de Santiago, ¡ni salir de casa! Pero sí que es mucho más imprescindible no dejar atrás las siguientes recomendaciones si no queréis acabar en la cuneta:



    1. Ropa y calzado adecuado. Si, suena a topicazo. Pero es muy importante tratar este tema. Llevar un calzado adecuado para hacer senderismo y ya usado, con unas buenas plantillas (para evitar ampollas dolorosas), unos calcetines sin costuras y ropa cómoda (dejad los vaqueros en casa). De ropa recomendamos que llevéis 2-3 piezas y que vayáis limpiándola a lo largo del camino (a mano, como las viejitas de pueblo). No, no es una locura. Es que la mochila no da para mucho más y tarde o temprano tendréis que lavarlas. Tampoco os olvidéis de unas chanclas.

    2. Pastilla de jabón. Después de un cansado día de caminata, sudados, después de haber pasado por varias pistas de tierra, ¿qué mejor que un baño relajante? El jabón será un importante compañero de viaje. Muchos os preguntaréis por qué decimos ‘pastilla’ y no ‘gel’. Pues sinceramente por seguridad. No sería la primera vez que alguien lleve un bote de gel de baño y se le abra en el camino dejando toda su ropa hecha un asco. Mejor para eso una pastilla de jabón que no se puede verter. Además podemos aprovecharla para lavar nuestra ropa y que quede como los chorros de oro. Un 2 por 1, vamos.

    3. Saco de dormir. Si habéis visto nuestros vídeo-capítulos de nuestro Camino de Santiago observaréis que en la mayoría de los albergues os darán unas sábanas de usar y tirar la misma noche. Pero eso en realidad no sirve para taparse. Mejor llevar nuestro saco de dormir y así evitamos estar en contacto con el colchón. Un buen saco de dormir nos permitirá tener más comodidad y tendremos la seguridad de que no pasamos frío por la noche. Además, si lleváis una esterilla podréis un día quedaros a dormir al aire libre en medio de las bellas montañas gallegas.

    4. Chubasquero. No nos olvidemos que estamos en Galicia, así que la caída de lluvias puede estar garantizada en determinados momentos del año. En un lugar donde la media de las precipitaciones está en los 1180mm puede llover incluso en verano. Un chubasquero de los chinos va que chuta. Nosotros fuimos en septiembre de 2013 y no lo tuvimos que usar nunca, pero quizás fue porque tuvimos suerte.
       


    5. Protección solar. El clima es impredecible y puede que llueva como que haga sol. Nunca se sabe. No nos cuesta nada llevar un protector solar pequeñito para usarlo en caso de que haya un día espléndido y no queramos acabar rojos como cangrejos ni quemados, especialmente pasando todo el día al aire libre. Si vais en grupo poneos de acuerdo y llevad un solo bote. Que cada uno lleve el suyo no es necesario. También si pensáis que no es necesario lo podéis comprar en alguno de los pueblos que hay a lo largo del Camino de Santiago.
       


    6. Toallitas húmedas. Es que sirven para todo y no sólo para lo que todos sabemos. Recordad que cada día estaremos en un destino distinto y nunca se sabe si en el albergue que nos quedamos hay papel, si no es de vuestro agrado, etc. Este es más higiénico y más cómodo de llevar que un rollo de papel higiénico en la mochila. Además, como en el caso del protector solar, con un paquete basta. Tres e incluso cuatro de vosotros podréis usarlos durante todo el Camino de Santiago (si hacéis los últimos 200 o 100 kilómetros).
       


    7. Linterna. Nunca se sabe lo que puede pasar. Quizás un día se nos hace muy tarde en el camino (cosas más raras se han visto), o queremos empezar más temprano de las 8 porque queremos hacer más kilómetros, o bien para llegar antes a nuestro destino. Nada es más recomendable que una linterna. Eso sí, por experiencia personal os recomendamos que llevéis una algo potente porque si no tendréis problemas para ver en la oscuridad a medio alcance. En el club de linternas no recomendadas está la de manivela de Decathlón (desconocemos si hay una versión mejor ahora). Tenemos pruebas de que era un desastre.

    8. Vaselina. No seáis mal pensados, que la vaselina tiene muchos usos. En el caso del camino es recomendable llevar un bote para aplicárnoslo en los pies después de cada ruta. ¿Por qué? Porque después de un día de caminata esto nos ayudará a hidratar los pies después de haber estado todo el día caminando con un zapato cerrado. De esta forma evitaremos grietas en los pies, algo que puede hacerse bastante doloroso en el camino. Nos olvidemos que necesitamos tener los pies en las mejores condiciones es clave para terminar el camino. Lo mismo para los labios, que si no estamos acostumbrados a los cambios de temperatura, una buena vaselina ayuda para evitar grietas mayores.
       


    9. Pequeño botiquín. Nuestros pies se van a convertir en nuestros mejores aliados o en los peores enemigos durante todo el Camino de Santiago. Para cuidarlos lo mejor posible os recomendamos que llevéis un botiquín con lo básico: tiritas por si tenemos rozaduras, gasas, alcohol por si nos hacemos una herida, aspirinas, yodo y agujas esterilizadas (no, las de la abuela no) para reventarnos bolsas en los pies. Esto también nos servirá por si tenemos alguna caída. Con esto podremos evitar que una molestia tonta acabe con el sueño de terminar el Camino de Santiago.

    10. Alimentación y bebida básica. En muchas de las rutas el camino puede hacerse cuesta arriba. No sólo penséis en personas ya algo mayores. A cualquiera le puede dar un golpe de calor o una bajada de azúcar. El agua es algo clave para el Camino de Santiago. Si queréis otra opción es que vayáis comprando bebidas energéticas en algunos pueblos. Aunque mejor agua. Comida: llevad caramelos por si os da un bajón de azúcar, frutos secos que nos darán energía y plátano deshidratado que con su potasio nos ayudará a evitar calambres. ¿Para el almuerzo? Algo que sea fácil de llevar en la mochila. Nosotros llevamos unas latas de ensaladilla para comer y ya comprábamos algo más «contundente» para el almuerzo. La otra opción también es comer en alguno de los restaurantes que a lo largo del camino tienen el menú del caminante a 10€ con primer, segundo plato y postre. Pero si lo hacemos todos los días el gasto se dispara…

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.