5 de los destinos más morbosos del mundo

Hemos hablado de algunos destinos turísticos de sol y playa, culturales y en menor medida de turismo de naturaleza. Pero hay muchos más estilos en los que regodearse cuando vayamos a viajar. Uno de los más comunes, aunque pensemos que no, es el ‘turismo negro’ o ‘turismo morboso’ como preferimos llamarlo nosotros.




Se centra en visitar lugares donde se han sufrido verdaderas catástrofes, sitios prohibidos para casi todos o que tienen fama por ser demasiado horripilantes. Aunque muchos pensarán que los más escalofriantes son de hace siglos muchos de ellos son del pasado siglo XX.

No estarán todos los que son pero os aseguramos que hablamos de algunas de las visitas que más suelen llamar la atención a los turistas más amantes de lo macabro o de lo diferente. Aquí va nuestra particular selección:

    1. Chernobyl. Muchos pensaréis que tenemos que ir escondidos a un lugar prohibido donde no dejan entrar a nadie y que tenemos que ir vestidos con trajes de plomo. Pero no. Chernobyl es uno de los mejores casos de lo poco que conocemos sobre la radiación. Así ocurren cosas tan curiosas como justo donde está la central nuclear hay menos radiactividad que en otros lugares a pesar de haber sido este el foco principal. Es más, la central nuclear de Chernobyl siguió manteniendo tres de sus cuatro reactores hasta el 2000 (el cuarto fue el que explotó). Hoy podemos visitar la zona a través de agencias de viaje. Aunque debemos respetar la ruta y no tocar nada del suelo, ya que está contaminado.  El precio para visitar la zona suele oscilar en torno a los 300€.
       


    2. Catacumbas de París. Unas antiguas canteras de piedra bajo París (algo más normal de lo que se piensa en ciudades de Europa) son el origen de estas catacumbas. Abandonas muchas desde la Edad Media empezaron a ser usadas para guardar cadáveres para evitar que se propagaran las epidemias. Así comienza a generarse su uso desde la segunda mitad del siglo XVIII. Aunque las catacumbas superan los 300 kilómetros de longitud solo puede ser visitado una parte de las mismas. Lo más impresionante no es ver las calaveras y resto de cuerpos apilados sino que en algunas zonas se han hecho verdaderas obras con los huesos mezclándose así el arte con algo tan horripilante como los restos humanos.
       


    3. Ciudad fantasma de Oradour. Existen muchas ciudades fantasmas aunque esta posiblemente sea una de las que tiene una de las historias más dramáticas. Mientras que la mayoría de lugares abandonados se deben a que la población las fueron vaciando por diferentes causas (pocos alimentos, fin de una actividad productiva, etc.) en este caso su abandono fue a causa de una matanza. Se trató de una masacre nazi en este pequeño enclave francés en junio de 1944, un año antes de acabar la guerra. En ella murieron asesinadas más de 600 personas (incluyendo mujeres y niños) y la mayoría de las casas fueron saqueadas y quemadas. Los que lograron escapar jamás volvieron al pueblo. Hoy en día podemos visitar las ruinas que nos transportarán a los años 40.
       


    4. Alcatraz. También conocida como La Roca, es la cárcel más famosa de la historia (hasta la fecha). Si no la conoces, una de dos, o has estado viviendo en Corea del Norte hasta hoy o bien has estado recluido muchos años. En esta prisión estuvo nada menos que Al Capone y otros matones famosos. Tiene la fama de ser una prisión de máxima seguridad donde nadie se fugó (aunque no se tiene seguro si lograron escaparse Frank Morris y los hermanos John y Clarence Anglin). Cerrada en 1964 por una serie de problemas en la construcción que no la hacía segura hoy puede visitarse la prisión. Es uno de los lugares más visitados en San Francisco (y no es para menos).
       


    5. Auschwitz. Aquí puede incluirse cualquier campo de concentración (mejor dicho, de extermino) nazi. Hemos escogido el de Auschwitz porque además de ser el más conocido también es el más grande. Es sin duda el símbolo del horror del holocausto. Por supuesto este espacio intenta educarnos sobre hasta dónde puede llegar la perversión del odio racial pero es verdad que mucha gente va más interesados por verlas instalaciones, los zapatos, maletas, gafas, etc., apiladas que para aprender algo sobre este terrible hecho. Recomendamos la visita al campo con intención de aprender algo más sobre hasta dónde nos puede llevar el odio.
       

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *