Oporto: la ciudad más sorprendente de Europa

Si visitáis Oporto rápidamente os daréis cuenta que es mucho más que la tierra del buen vino. Muchos habréis ido con la intención de volver “doblaos” a casa de tanto beber: del hotel a la bodega y de la bodega a al hotel. Sin embargo cuando uno llega y ve esos edificios y el movimiento que hay en la ciudad no puede evitar sacar un rato para visitar sus principales monumentos.




Oporto es bien merecida ciudad Patrimonio de la Humanidad desde 1996. Explota bastante bien el turismo. Es una de las principales capitales del turismo cultural de Portugal y no es para menos. Monumentos extraordinarios nos esperan en la ciudad como son:

    • Se do Porto. O lo que es lo mismo, la catedral de Oporto. El edificio es una mezcla de estilos artísticos que van desde el románico, pasando por el gótico y barroco. Como la fachada es de este último estilo en un comienzo nos parecerá que la catedral es más moderna de lo que es en realidad. Desde la plaza tendremos unas vistas impresionantes.

    • Puentes. Oporto es una ciudad de puentes. Encontramos de varias épocas y estilos diferentes que enriquecen la imagen de la ciudad. Sin embargo el más espectacular es el puente Dom Luis I, del siglo XIX. Para el proyecto incluso se rechazó una propuesta de la empresa de Eiffel. Finalmente se eligió el diseño del ingeniero alemán Théophile Seyrig. Hoy es uno de los símbolos de la ciudad.

    • Torre dos clerigos. Espectacular torre del siglo XVIII que junto con el puente de Dom Luis I es uno de los símbolos de la ciudad. Tras esta alta torre está una pequeña iglesia de la misma época construida por la Hermandad de los Clérigos Pobres (de ahí el nombre).

    • Palacio da bolsa. Oporto es conocida en Portugal como la capital económica del país. Es por ello que es la segunda ciudad más importante por detrás de Lisboa. Un edificio digno de visitar es el Palacio de la bolsa, donde podremos conocer algo más de la historia económica del país. Además disfrutaremos de la riquísima decoración del edificio.

    • Café Majéstic. Tomarse un café como si estuviéramos en el París de la Belle Époque a un precio muy aceptable es posible sin salir de Oporto. El Café Majestic nos transportará a una etapa donde los portuenses demostraban un riquísimo buen gusto.

    • Estación de Sao Bento. Es un destino imprescindible. En su interior encontraremos el hall decorado con azulejos que nos cuentan la historia de Portugal. No es el único edificio decorado de esta manera.

    • Librería Lello e Irmão. No muy lejos de la Torre dos Clérigos se encuentra una de las librerías más bonitas que podemos ver en el mundo. Fue fundada en 1869 y desde entonces es un destino obligatorio. Según los rumores sirvió como las escaleras sirvieron de inspiración a J.K. Rowling, escritora de Harry Potter, para imaginar las escaleras de Hogwarts para sus libros.

    • Otras cosas que ver. Sí, hay demasiadas. Además de los innumerables museos hay que visitar las Casas Consistoriales de Oporto, la Casa Da Musica, el muelle da Rivera, los jardines del Palacio de Cristal, el convento de San Francisco, Museu Serralves, el barrio do Barredo, etc.

 

 
Compartimos con vosotros una experiencia que vivimos cuando llegamos a Oporto en febrero de 2010 (no os riáis, porque fue uno de nuestros primeros viajes y no teníamos experiencia). Salimos desde Salamanca en autobús en la madrugada. Cuando llegamos no calculamos que era una hora menos, por lo que en vez de llegar a las 7 de la mañana estábamos en mitad de la ciudad a las 6, sin ningún local abierto en ninguna parte. Era de noche y encima había mucho frío. El frío era tan fuerte que intentamos (inútilmente) escondernos en una cabina de teléfono. Finalmente entramos en calor en un pequeño local que encontramos abierto en torno a las 7:30 de la mañana.

Nuestra perspectiva cambió rápido. Visitar la ciudad fue todo un acontecimiento y el transporte, sin ser una maravilla, es bueno gracias a su línea de tranvías (muy recomendado). No os olvidéis de comer una francesinha. Para los desayunos e incluso para comer algún día que otro os recomendamos comer en las cafeterías que hay por la ciudad que lograr cumplir a la perfección con las “tres B” (Bueno, Bonito y Barato).

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *