Antigua Galería Nacional: la maestría frente a lo desconocido

Museos en Berlín tienes a la patada. Ya hemos hablado del Museo del muro al aire libre (pinturas totalmente gratuita) y cómo olvidarnos del Museo de la DDR. ¡Pues no os queda nada! Todavía tenemos algunos más que enseñaros, ya os decimos que (como muchos sabréis) hay una isla en la que solo encontramos museos… En esta caso vamos a hablar de la Antigua Galería Nacional,  que como bien indica su nombre es sustituida por otra más nueva (‘neue’ en alemán) y  que la verdad sí que es nueva, pues es un edificio completamente moderno y espectacular.




A pesar de que la otra es impresionante por su modernidad, la Antigua Galería Nacional es tan impresionante por su aspecto que imita a un templo griego y que sinceramente es más grande de lo que aparenta por fuera, aunque tampoco nos volvamos locos, que lo podemos visitar en una hora o menos si somos de los que miramos los cuadros a la carrera (vamos, de esos que se visitan todo el Prado en dos horas).

Para que no nos toméis por unos ignorantes encontraremos una interesante colección de cuadros del siglo XIX, siendo sobre todos de herencia prusiana (antes de la unificación de Alemania en 1870), encontrándonos cuadros estilísticamente muy interesantes aunque muy pocos conocidos para ser sinceros. A pesar de ello sí que encontraremos algunos autores de renombre como son los franceses Manet y Monet (no confundir) los pintores Caspar David Friedrich y Adolph von Menzel o Johann Gottfried Schadow, destacando sobre todo los estilos neoclásico, romántico, algo de impresionismo francés o del Biedermeier (estilo artístico originario de Austria), entre otros.

Si queréis ver cuadros de autores del siglo XX tendréis que molestaros y visitar la Nueva Galería Nacional, construido por el famoso arquitecto Ludwing Van der Rohe e inaugurado en 1968 y que parece que pudo haber sido terminado hace 5 años a causa del espectacular diseño que se usó para construirlo.

El edificio tiene todavía algunas marcas de la II Guerra Mundial a pesar de haber sido reconstruido tras acabar el conflicto. Así que no os extrañéis que en algunas salas hayan pequeñas grietas (que no ponen en peligro el edifico).

En conclusión, si os gusta mucho el arte (sobre todo las corrientes artísticas del siglo XIX) o si tenéis el Berlín Museum Pass considerad este lugar como de gran interés. Si no os gusta ni el arte ni queréis comprar el Museum Pass pero no queréis dejar de visitar algunos de los museos más importantes de Berlín, sinceramente este puede ser considerado como prescindible en favor de otros más interesantes por la fama de sus colecciones como son el Neues Museum (sí, hay muchos museos nuevos por ahí) y el Museo de Pérgamo.
 

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *