5 consejos para elegir un buen hostal (y no quedarte ‘colgao’)

Siempre es complicado no sólo encontrar un vuelo barato sino también encontrar alojamiento a buen precio. Dar con un hostal adecuado a veces se convierte en una misión, aunque no imposible, sí complicada: hora de entrada y salida, amabilidad de los empleados, ruidos, localización… Son cosas que nos ha vuelto locos a más de uno, sobre todo a aquellos quienes preferimos gastar nuestro dinero más fuera del hostal que en él. Hoy en día con internet las cosas se han vuelto más fáciles. ¡Y menos mal! Pero aún así hay muchos factores a tener en cuenta.




Dejamos claro que nunca, ¡nunca!, nos ha gustado quedarnos en lugares demasiado multitudinarios como albergues  que, aunque mucho más baratos, son más incómodos (vigilando todo el rato la maleta de viaje y nuestras cosas personales, compartiendo baño con no sé cuantas personas, etc.). Por lo general optamos por hostales porque el principal ahorro es la preocupación. Aquí van algunas recomendaciones basadas en nuestra experiencia que seguro que os vendrán bien a la hora de elegir:

    1. Buscar, buscar y buscar. Encontrar un lugar adecuado no es cosa de reservar el primer hostal que nos parezca barato.  Debemos consultar varias páginas especializadas de búsqueda antes de seleccionar y hacer algunas comparaciones entre las mismas porque no en todas están las mismas ofertas ni los mismos hostales. Por lo que, ¡ala!, a buscar.

    2. Precio. De lo más importante. Hoy en día las páginas de búsqueda como Booking o Budget Places  y ahora también Tripadvisor, permite que ordenemos los resultados de búsqueda de lo más barato a lo más caro, lo que nos facilitará el trabajo un poco más. No os olvidéis de ir comparando entre las páginas porque, como ya os dijimos, no nos vamos a encontrar con los mismos chollos. Quizás al final tengamos suerte y todo, y en la primera web que consultemos está el hostal de nuestra vida. Pero en la vida real eso no suele ocurrir, por lo que mejor es ver los precios en varios sitios.

    3. Calidad del servicio. No todo es el precio, por lo que es recomendable que elijamos uno adecuado. ¿De qué sirve ahorrarnos cierto dinero si luego vamos a estar incómodos o molestos por la mala actitud del servicio, o por la suciedad o el ruido? Hoy en día tenemos la suerte de que hay varias páginas con opiniones de los viajeros sobre los hoteles y hostales: Tripadvisor, Booking, etc., donde cualquier persona deja su opinión sobre las instalaciones y que nos permite analizar si elegimos ese lugar como alojamiento para nuestras vacaciones o no (a nosotros nunca nos ha fallado, pero no es infalible).

    4. Localización. ¿Por qué es importante también ver donde está el hotel u hostal antes de reservar? Aunque estar en un lugar céntrico incrementa el precio, la localización también es muy relevante para la marcha del viaje. No es lo mismo estar en el centro que en las afueras, ni en un barrio tranquilo que en otro que no tanto, por lo que cuidado con los barrios conflictivos (donde obviamente encontraremos mejores precios). También debemos tener en cuenta si el transporte urbano pasa cerca de nuestro hostal (salvo que tengamos coche), porque de ello depende no gastar tanto en movernos ni perder el tiempo en ello. Si estamos entre dos hoteles, uno a las afueras más barato y otro más caro pero en un lugar más céntrico, debemos incluirle al de las afueras el coste de transporte porque al final nos podemos llevar una sorpresa con el gasto en bonos, etc. y nos puede costar hasta más barato el hostal más céntrico. Así que, ¡sacad la calculadora que hay mucho que deducir.




    5. Buscar con tiempo. Buscar un hostal con tiempo es importante para no gastar tanto dinero en el viaje, además para que no nos ‘roben’ la última habitación de ese hostal molón que tiene todas las comodidades en relación calidad-precio que pudiésemos desear. Ocurre casi igual que en las plazas de avión, para quedarnos con las mejores habitaciones y a un precio que solo podríamos soñar si reservamos pocos días antes. Además, recordad que reservar no es sinónimo de pagar la habitación (aunque en la mayoría de los casos con la reserva te exigen un mínimo de dinero como “consigna” en caso de que al final la canceles).

 
Bonus track. Pide recomendaciones a tus conocidos. ¿Qué mejor que un amigazo para recomendarnos un buen hostal? Si ya conocen vuestro destino no hay nada mejor que preguntarles a ellos sobre el lugar. Eso sí, ¡cuidado con los amigos trolls. ! Hay graciosillos que te dicen que está bien solo para echarse unas risas, no vayamos luego a ser víctimas de burla en el grupo.

Bonus track 2. Cuidado donde reservas. Hay que tener mucho cuidado con las páginas de búsqueda, porque no todos tiene la misma seriedad. Nosotros os hemos hablado de algunas de confianza que ya hemos usado y no nos han fallado. Si no, lo mejor es leer las condiciones de la web. Además, tampoco te olvides de mirar las propias condiciones de cada hotel cuando reservamos, no vayamos luego a tener problemas cuando lleguemos al destino por ir con el perro. Además cuando busquéis en páginas de reserva varias veces, intentad borrar vuestro historial del navegador o entrar de “modo incógnito”, porque si la web os detecta entrando otra vez buscando el mismo servicio por un sistema que usa os puede subir el precio de reserva con el fin de que penséis que está subiendo el precio y eso os anime a reservar cuanto antes (y a ellos a ganar un dinero extra).

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *