Rijksmuseum: lo más granadito de la pinacoteca flamenca

Hay que estar loco o ser muy estirado para no visitar los coffeshops y el Barrio Rojo de Amsterdam, que lleva a más de uno con su grupo de amigos a ir a Holanda únicamente para hacer este recorrido. Sin embargo la capital holandesa también tiene cabida para familias que quieran, obviamente, evitar este tipo de sitios con sus hijos (salvo que alguno de los lectores sea un “padre moderno” en este sentido). En Amsterdam también hay espacio para visitar interesantes museos, así como parques, zoos, etc.

A destacar entre sus museos (con permiso del Museo Van Gogh) está el Rijksmuseum (no os asustéis si no podéis pronunciarlo bien al principio porque eso es lo que tiene el holandés). En nuestro reportaje videográfico sólo podéis ver un pedazo del mismo porque estaba en obras cuando lo visitamos (en la semana santa de hace tres años, aunque a día de hoy ya están terminadas). Al menos es cierto que pudimos ver sus obras de arte más destacadas.

A pesar de que muchos pensaréis que solamente vais a ver cuadros, hay muchas más cosas de interés: maquetas de barcos antiguos, armas de la Edad Media y Edad Moderna (desde espadas a pistolas), una casa de muñecas XXL que en el vídeo luce como nada, una colección de vajillas y porcelanas de Delft (no nos seáis ordinarios y os pongáis a decir que en la casa de vuestra madre hay una parecida para el fin de año, que eso ya lo hicimos nosotros) y alguna que otra cosa más. Por supuesto, y como no podía ser de otra manera, también hay una tienda de souvenirs que permite que el museo os clave un precio astronómico hasta por un lápiz que os llevéis un bonito recuerdo de la visita.

En este museo, construido en 1876 por Petrus J.H. Cuypers (algo de historia tenía que caer), contiene una interesante colección de cuadros como la mal llamada La Ronda de Noche (en las imágenes explicamos por qué el nombre es incorrecto), La lechera y la popular Joven de la Perla de Johannes Vermeer (este último cuadro es de este autor y no de Van Gogh, como dice nuestra amiga Lindsay, cegada quizás por su orgullo de hija) o cuadros de Rembrandt, Frans Hals y Jan Steen que os dejarán maravillados.

El edificio, reformado como ya hemos dicho, es impresionantemente precioso y otra obra de arte más. Sin duda la decoración interior es la más bonita que hemos visto en un museo, aunque como hemos dicho, apenas pudimos ver partes del museo.

Otra parte que no os podéis perder es el parque externo o Museumplein, donde se encuentra uno de los letreros de la ciudad con el logo “Iamsterdam” donde seguro que querréis haceros una foto tirados en sus enormes letras. Además, desde esta plaza podéis visitar otros museos cercanos como es el Museo del Diamante (¡este es gratis!) o el de Van Gogh, entre otros.

Hasta la próxima, chicos.
 

 

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VACACIONA2 es responsable del tratamiento de datos con fines determinados, explícitos y legítimos. Además, serán tratados de forma lícita, leal y transparente. Conservaremos dichos datos durante nuestra relación y mientras nos obliguen las leyes. El usuario podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición y portabilidad enviándonos un email a hola@vacaciona2.com. Para ampliar información, visite nuestra página de política de privacidad.