Museo Británico: de todo menos ‘británico’

Nuestra visita al Museo Británico se enmarca dentro del fin de semana fugaz a Londres en 2012, acompañados por Alicia, Silvia y Jonathan. No tuvimos que pagar entrada y no nos encontramos ninguna cola ni nada, aunque aquello es demasiado grande y había de gente un puñao. Lo primero que a muchos les llamará la atención es que lo llaman ‘Museo Británico’. Sin embargo no se van a encontrar nada británico en sus salas, sino que la mayoría de los objetos expuestos son de otros países del mundo.




Cualquiera que haya estado por Inglaterra nos dará la razón de que el Museo Británico debe ser visitado en un día como mínimo. Pero nosotros, muy a nuestro estilo, lo vimos en no más de 5 horas, con valentía. Aunque quizás de esa manera tan rápida se puede hacer muy cansino, a diferencia de irlo a ver dividiéndolo en dos días. Por suerte fuimos un viernes, que cierra a las 20:30, pues el resto de días se apresuran y echan el candado a las 17:30. Como ya dijimos antes la entrada es gratis aunque por supuesto, como en casi todos los sitios ‘gratis’, puedes dar la voluntad en una especie de hucha enorme donde al menos puedes contemplar exóticas monedas y billetes de varios países (que al cambio a la libra seguramente no serán más que peniques). Pero quedan muy bonitas en la hucha, eso sí que hay que decirlo.

Este se trata de uno de los museos más importantes del planeta y también el que más visitas recibe. Se inaugura en 1759 y la construcción actual es de la primera mitad del siglo XIX. Las primeras colecciones las dona Sir Hans Sloane, y desde ese momento empezarán a hacerse donaciones privadas hasta hoy en día, a lo que se sumarán las aportaciones públicas gracias a las excavaciones arqueológicas financiadas por el gobierno británico, etc.

Tiene una colección superior a los 8 millones de piezas (y subiendo) de historia, arqueología, arte, etc. Hasta hace algunas décadas también tenía una sección de arte natural (hoy en el Museo de Historia Natural, que también visitamos y ya os daremos esa ‘exclusiva’ próximamente), así como una de las más importantes bibliotecas del mundo, visitada por personajes como Marx, Oscar Wilde o H.G. Wells entre otros, pero que no obstante fue trasladada y hoy cuenta con su propio edificio.

De entre esas colecciones destacan por su interés e importancia tanto la de antigüedades egipcias y Oriente Medio (asirias, sirias, persas, etc.) como la griega. De las antigüedades egipcias destaca sin duda la piedra Rosetta, famosa por ser la piedra que permitió descifrar el significado de los petroglifos. En el caso de la colección de arte griego antiguo destacan los restos arqueológicos sacados del Partenón de Atenas y sobre todo el friso del templo de Atenea, conocido también como Mármoles de Elgin, que fue el embajador británico en Grecia durante el siglo XIX y que pidió llevarse algunos restos arqueológicos del país (con permiso del gobierno griego).

Esperamos que te haya servido de ayuda y que sigas atento a futuros post. ¡Gracias y hasta la próxima!
 

 

    • Web: The British Museum.
    • Precio: gratis.
    • Horario: 10 – 17:30 horas / 10 – 20:30 horas, los viernes.

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *