Muro de Berlín: el acoso y su derribo

Uno de nuestros más recientes viajes nos llevó a la capital alemana, Berlín. Quizás su principal atracción turística sea el muro construído en 1961, durante la Guerra Fría, a manos de la R.D.A. para separar a los ‘dos Alemanias’, la Alemania comunista (conocida como R.D.A. / República Democratica Alemana o Alemania del Este) y la capitalista (R.F.A. / República Federal Alemana o Alemania del Oeste). Su construcción fue un ‘jaleo’ para los que estaban en la parte capitalista del muro, porque se quedaron rodeados de un muro que solo les dejaba salir de la ciudad en avión. La buena noticia es que el muro fue derribado en 1989 y después de eso se vuelve a reunificar Alemania y muchas más cosas, como la llegada de Merkel a la política y todo ese rollo…




Nos olvidábamos de decir que para la parte comunista el muro se llamaba “Muro de Protección Antifascista”, y decían que era para protegerse de los fascistas y capitalistas (parece que comparaban las dos cosas). Más bien era para evitar que la gente de la Alemania del Este se escapara al lado capitalista, ya que desde que se fundó la R.D.A. fueron perdiendo población progresivamente hasta la construcción del muro. Aún así tras su construcción mucha gente intentó escapar hacia el lado capitalista, muriendo algunos en el intento, ya fuera por disparos acosadores de los soldados encargados de vigilar la frontera o bien ahogados en el río Spree mientras intentaban cruzarla.

Dejando a un lado la parte de historia, nosotros visitamos junto a nuestro amigo Cesáreo el pedazo del muro más grande que queda en pie (ya que gran parte se derribó para reunificar la ciudad) y que es conocido como el East Side Gallery, pues ha sido pintado sobre el obras de arte (sobre todo de famosos grafiteros) desde principios de los 90 hasta la actualidad. Las pinturas son curiosas, y muchas de ellas hacen crítica social (hacia el muro, derechos sociales, etc.), mientras que otras tocan temas políticos (famoso es el de dos tipos besándose, Leónidas Breznev y Erich Honecker, líder de la U.R.S.S. uno y del partido comunista de la R.D.A. el otro), aunque también hay algunos que no hay quien entienda lo que quieren decir, pero bueno… son bonitos.

No se preocupen por lo de ‘museo’, porque aunque se llame así no hay que pagar nada. Se puede disfrutar mientras se pasea tranquilamente (si hace frío pues hay que fastidiarse porque vamos a estar al aire libre y la ciudad es bastante… fresquita). Para llegar hasta allí nos bajamos en la estación de Ostbahnhof, que está muy bien comunicado porque hasta allí confluyen las líneas de S-Bahn S41, S42, S46 y 47, S4, S25 y S2. Una vez allí sólo hay que atravesar el puente por debajo y enfrente ya nos topamos con el muro (para ver la franja de Breznev y Hoinecker hay que caminar varios metros en direción al O2 World).

Podemos encontrarnos con otros pedazos del muro en algunos puntos más de la ciudad como en Postamer Platz, donde hay unos trozos que han sido ‘decoradas’ con chicles a lo largo de los años (algo verdaderamente desagradable y poco higiénico, aunque sea colorido), donde el Museo de la Topografía del Terror (antiguamente, el edificio de la Gestapo) o en las cercanías del Checkpoint Charlie, el paso fronterizo por donde se podía pasar de una parte a otra de las ‘dos Alemanias’, custodiados por las fuerzas americanas. De todas formas no es difícil perderse. Sólo hay que seguir el trazado sobre los actuales arcenes o aceras, que dibujan la circunscripción del antiguo muro.

Para acabar y con respecto a los recuerdos, ¡por favor!, no te creas que los souvenirs que venden en las tiendas son de verdad trozos del muro de Berlín. Nosotros, que visitamos muchas de ellas, calculamos que podríamos haber reconstruido la mitad del muro solo con los supuestos pedazos que nos encontramos.

Esperamos que te haya servido de ayuda y que sigas atento a otros post. ¡Gracias y hasta la próxima!

Autor entrada: Vacaciona2 - David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *